Espectáculos

Reaparecen Príncipes Enrique y Andrés en entierro

Los Príncipes Enrique y Andrés, ambos apartados de sus funciones reales, reaparecieron en público durante el funeral de Felipe de Edimburgo

Reforma

sábado, 17 abril 2021 | 14:54

Inglaterra.- Encuentros y apariciones de algunos miembros de la familia real británica se dieron este sábado durante el entierro del Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo, el cual estuvo cubierto de sobriedad y protocolo.

Si bien el personaje central del funeral fue la Reina Isabel, las miradas estuvieron puestas en los Príncipes Enrique y Guillermo, cuyas relaciones son tensas, desde que Enrique decidió separarse de la familia real.

Ésta fue la primera aparición pública de Enrique, de 36 años, con la realeza desde que él y su esposa Meghan, que no viajó al Reino Unido por estar embarazada, abandonaron sus funciones reales y se fueron a vivir a California.

Enrique no caminó tras el féretro junto a su hermano, de 38 años. Entre ellos se situó su primo Peter Phillips, lo que alimentó las especulaciones sobre una persistente disputa.

Tampoco se sentaron juntos -sino en hileras de butacas opuestas-, durante el servicio oficiado en la Capilla gótica de San Jorge, adyacente al Castillo de Windsor, en la que apenas estuvieron presentes 30 invitados, los familiares más cercanos y algún allegado, a causa de la pandemia.

El Palacio de Buckingham rehusó ofrecer una explicación para justificar el orden dispuesto en el cortejo y un portavoz indicó que simplemente no hacen comentarios sobre percepciones de dramas.

Sin embargo, los dos salieron charlando al término de la ceremonia, acompañados por la esposa de Guillermo, Catalina, en una posible señal de reconciliación.

Según el diario Daily Telegraph, Guillermo, de 38 años, habló por teléfono con Enrique, de 36, a su llegada al Reino Unido el pasado domingo, si bien hasta hoy no habrían podido encontrarse en persona, pues Enrique ha tenido que guardar la obligatoria cuarentena en Frogmore Cottage, su antiguo hogar en Windsor.

El Príncipe Andrés, hijo del fallecido Duque de Edimburgo, -quien se había mantenido fuera de reflectores por haber sido relacionado con un empresario acusado de dirigir una red de prostitución-, también sorprendió con su aparición en el cortejo y en la ceremonia.

Luciendo sus medallas militares sobre trajes civiles, los cuatro hijos y varios de los nietos de la pareja real acompañaron a pie hasta allí al Land Rover verde, especialmente diseñado por Felipe para llevar su féretro, durante un breve cortejo fúnebre por los jardines del Castillo.

Sin embargo, la monarca, que el próximo miércoles cumple 95 años, se sentó sola en la Capilla para despedir a su esposo, sin que se le haya captado intercambio de palabras con alguno de los miembros distanciados.