Espectáculos

Reflexiona Emily Ratajkowski sobre explotación de su belleza

La top model Emily Ratajkowski está por publicar un libro de ensayos íntimos en el que desentraña la explotación de su cuerpo en el medio

Reforma

Reforma

lunes, 08 noviembre 2021 | 09:35

Ciudad de México.- Una mañana de septiembre en SoHo, la oficina de Inamorata, aireada y llena de luz, está llena de mujeres. Se sientan alrededor de mesas comunes, arrullando a un bebé.

Sylvester es el hijo de ocho meses de la fundadora y directora ejecutiva de la empresa de ropa, Emily Ratajkowski. Él y su mezcla de husky gigante, Colombo, eran los únicos niños alrededor.

 "Como ves, estás en mi espacio seguro", dice Ratajkowski, sentada en un sofá de terciopelo rosa frente a la habitación donde su equipo estaba atendiendo a su hijo.

"Teniendo tu propia compañía, eres tú quien decide cuáles son las imágenes de tu cuerpo que están saliendo al mundo".

El control es importante para la supermodelo. Desde 2013, cuando se hizo famosa por bailar semidesnuda en el video musical "Blurred Lines" de Robin Thicke, las imágenes de Ratajkowski se han difundido por Internet.

Desde la película Perdida, de David Fincher, hasta fotos de paparazzi, anuncios de moda y sus propias publicaciones en las redes sociales, su rostro es tan omnipresente que incluso sabe que abundan los tatuajes de ella.

En 2018, cuando estaba en el apogeo de una carrera como modelo que pensó que sería temporal (abandonó la UCLA en 2010 porque necesitaba dinero), su madre, Kathleen Balgley, una ex profesora de inglés, fue diagnosticada con amiloidosis, una acumulación anormal y crónica de proteínas en sus manos.

Por entonces, Ratajkowski dijo: "Sentí que realmente faltaba algo". Sola en Los Ángeles mientras su esposo, el productor de cine Sebastian Bear-McClard, trabajaba en Nueva York, Ratajkowski comenzó a escribir.

Los ensayos resultantes, recopilados en "My Body", que se publican mañana en EU, revelan a una persona cuya política y sentido de sí misma están muy en progreso.

"Fueron escritos para tratar de averiguar lo que yo creía", explica.

En el ensayo "Blurred Lines", Ratajkowski regresa al set de un video que fue criticado como degradante e incluso "violación", y considera la misoginia y su papel en él. En ese entonces tenía 21 años y la experiencia le pareció "empoderadora", escribe, una oportunidad de abrazar su sexualidad frente a la cámara y usarla en su beneficio.

Ahora, ya con 30 años, ve lo ingenua que era.

En otro ensayo, "Bc Hello Halle Berry", Ratajkowski tiene una crisis existencial acerca de que le paguen por publicar una foto de su trasero en unas vacaciones gratis en las Maldivas. Escribe: "Quería poder tener mi Instagram ajetreado, vendiendo bikinis y lo que sea, al mismo tiempo que me respeten por mis ideas y política Todo menos mi cuerpo".

Para ganarse ese respeto, Ratajkowski hizo su tarea. En diciembre de 2019 se puso en contacto con la autora Stephanie Danler ("Sweetbitter", "Stray") para pedirle consejo, y se hicieron amigas.

"Ella realmente se enseñó a sí misma a escribir ese libro", sostiene Danler. "Ella sólo leyó no ficción, libro tras libro, en una especie de programa de MFA hecho por ella misma".

Entre las influencias de Ratajkowski: "The Empathy Exams", de Leslie Jamison ("obviamente"); "The Reckonings", de Lacy Johnson ("uno de mis libros favoritos y nadie lo conoce, lo cual creo que es una locura"); "How to Write", de Alexander Chee; "Tres Mujeres", de Lisa Taddeo.

Sara Bershtel, su editora en Metropolitan Books, comparte que firmaron un acuerdo en el otoño de 2020, poco después de que la revista The Cut publicara "Buying Myself Back", un ensayo que se incluye en el libro.

En él, Ratajkowski relató momentos en los que vio fotos e imágenes de ella compradas, vendidas y compartidas sin su consentimiento, incluyendo un caso por un fotógrafo al que acusó de agresión sexual. Fue el artículo más leído de la revista del año.

"He aprendido que mi imagen, mi reflejo, no es mío", escribió.

El ensayo resultó en una gran cantidad de apoyo. Aun así, mientras se prepara para el lanzamiento de su libro, Ratajkowski insiste en que su nombre es una desventaja.

"He interiorizado la forma en que no me han tomado en serio y simplemente me han tratado como un cuerpo", comenta.

"Si eres una celebridad que quiere escribir un libro, lo que sucede es que se te abren muchas puertas, pero no de la manera correcta".

 En su libro, articula las presiones que ha sentido para ceder ante los hombres, como bailar en tanga desnuda para Thicke y Pharrell.

"Una conclusión que espero que la gente sepa sobre este libro es que no es sólo: 'Oh, me ha dolido tanto y otra historia de #MeToo'. Este es un libro sobre el capitalismo. Sólo tengo un activo específico con el que negocié, y creo que la mayoría de las mujeres lo tiene".

Y deja muy en claro que no planea dejar de modelar porque le gusta y porque quiere seguir ganando dinero.

DENUNCIA AGRESIÓN DE EX NOVIO

En su nuevo libro, Emily Ratajkowski dice que a los 15 años sufrió violencia sexual por parte de un novio, a quien se refiere como Owen.

"Eso fue sexo sin consentimiento. Yo ni siquiera había tenido relaciones antes. Era muy joven. En el caso de muchas mujeres que conozco, sus primeras experiencias sexuales rozaron en el no consentimiento", declaró la modelo en una entrevista reciente con The Sunday Times Magazine.

Agregó que su intención al escribir el libro no fue contar sólo sobre momentos traumáticos, pero que le resulta sanador compartir algunas de estas experiencias con sus lectores.

La estadounidense está casada desde 2018 con Sebastian Bear-McClard, un actor y productor de cine. Ambos tienen un hijo de ocho meses llamado Sylvester.

En "My Body", Ratajkowski también cuenta sobre su embarazo.

"Soy alguien que siempre está en busca del control, y de repente, no estaba en control de mi cuerpo. Cada día te sucede algo diferente y no sabes lo que está pasando", recuerda, de acuerdo con Daily Mail.