Espectáculos

Se pone Rossana de León en las enaguas de Lucha Villa

Rossana de León interpreta a la cantante chihuahuense en la serie "El Último Rey: El Hijo del Pueblo"

Reforma

miércoles, 25 mayo 2022 | 07:09

Monterrey, México.- Sus ojos, así como su timbre de voz le dieron el pase directo a Rossana de León para ponerse en las enaguas de Lucha Villa, quien impulsa la carrera de Vicente Fernández en la serie El Último Rey: El Hijo del Pueblo.

La tapatía de 32 años hizo un casting muy simple, le bastó enviar un video cantando como la estrella chihuahuense para que Juan Osorio le ofreciera el papel en la serie que produce.

"Yo sabía quién era Lucha Villa, la conocía como esa gran cantante de música regional, la ubicaba como una señora grande, nunca la había visto de joven. Me puse a investigar y dije: me parezco a ella, tenemos los ojos grandotes, muchas cosas similares en la manera de expresarnos", señaló Rossana.

En la segunda temporada de El Último Rey..., que se transmite por Las Estrellas a las 21:30 horas, el personaje de Lucha Villa, cuyo nombre real es Luz Elena Ruiz Bejarano, cobró importancia, al menos en los dos primeros capítulos que el público ya vio, porque gracias a ella "El Charro de Huentitán" llega a codearse con artistas de la época como José Alfredo Jiménez, Agustín Lara y Mario Moreno "Cantinflas".

"Entendí lo que Juan Osorio vio en mí. Que somos muy parecidas. Él me dijo que le gustó mucho mi video cantando. Fue padrísimo ponerme a investigar a la mujerzota que Lucha era fuera y dentro del escenario".

La bioserie basada en el libro de la escritora Olga Wornat muestra el impulso que la intérprete de "No Discutamos" le dio a Chente.

"Lucha cobijó la carrera de Vicente, lo metió al mundo del espectáculo. En esa época era muy importante conocer a los cantautores y escritores más reconocidos de ese tiempo. Lucha tenía la fama de amadrinar a la gente en la que ella confiaba y Vicente fue una de ellas. No tuvieron ningún romance, a él lo vio como un pupilo, aparte de que él era más chico que ella, lo vio como su aprendiz".

Pero así como lo apoyó, también se encargó de darle estirones de orejas.

Decepcionada de los realities

Apasionada de la música, Rossana ha encontrado en la actuación una manera de explotar su faceta como cantante porque aunque buscó varias oportunidades para incursionar en ella, las puertas se le cerraron.

Tras audicionar en los realities de TV Azteca La Academia y La Voz, la tapatía decidió aventar la toalla.

"Fue muy conflictivo el proceso de castings, se basan mucho en sentimentalismos, no tanto en las voces, es muy desgastante emocionalmente", expresó la artista.