Espectáculos

"Sé que no puedo complacer a todo el mundo": Daniel Craig

'Sin tiempo para morir', la última cinta sobre el agente 007 del actor británico

Excélsior

jueves, 30 septiembre 2021 | 23:30

Es como si Daniel Craig se resistiera a despedirse de James Bond. Se suponía que la quinta y última versión con Sin tiempo para morir (No Time To Die) iba a estrenarse en noviembre de 2019, con un anuncio oficial en el mismo lugar de Jamaica donde Ian Fleming había creado el famoso personaje del agente 007. Pero cuando cambiaron la fecha para abril de 2020, se convirtió en la primera víctima del cine por la pandemia, cuando empezaron a cerrar las salas. Para ese entonces esperaban estrenar en noviembre de 2020, pero los cines siguieron cerrados y recién en enero decidieron fijar el estreno internacional para octubre. La despedida tampoco será corta. Con una duración de 174 minutos, Sin tiempo para morir es la producción más larga en la historia de James Bond.

Los actores que interpretaron antes al agente 007 quedaron encasillados como James Bond, pero en tu caso seguiste filmando otro estilo de cine ¿Fue algo natural o te lo propusiste desde un principio?

Supongo que tuve suerte. Tuve suerte de contar con oportunidades diferentes, en el cine, porque siempre hubo bastante espacio entre las diferentes producciones de Bond y yo sólo quiero trabajar, pero también me siento agradecido por lo bien que todo viene funcionando en mi carrera.

Después de cinco versiones de James Bond, ¿la preparación física para interpretarlo fue siempre la misma?

Desde el principio de Bond traté de estar en forma, al menos tres meses antes de empezar el rodaje. Después, incluso cuando todavía no tenía en la mano un guion, yo seguía procesando todo en mi cabeza, porque siempre necesitaba estar en buen estado físico para las escenas de acción.

Ahora que finalmente se estrena Sin tiempo para morir, ¿se siente la presión de salir a promocionarla para superar el éxito de las anteriores versiones de James Bond?

Digamos que viví muchos momentos así. Y sé que no puedo complacer a todo el mundo. Eso lo tengo muy claro. Es imposible complacer a todos. Ahora, la gente es quien decide si le gusta, si no le gusta, si quieren discutir si es buena. Es lo bueno del cine. Para eso está, para crear discusiones, para crear debates, esperando que hablen bastante en internet.

En la nueva versión James Bond se retira del mundo del espionaje desde Spectre, ¿cómo Daniel Craig se ‘jubila’ de este personaje?

Sí, él vuelve a su hogar espiritual, en Jamaica, totalmente fuera de servicio. Pero Bond no es la clase de personaje que puede atarse de manos. Se mantiene ocupado, en forma. Es algo que tratamos de analizar bastante entre nosotros. Hay muchas coincidencias y es una buena forma de empezar cualquier historia en el cine, porque te permite salir a correr enseguida. De repente hay otro agente 00 y le piden como favor, sin trabajar oficialmente para la CIA, que salga a investigar... a Cuba.

¿La realidad del mundo siempre se ve reflejada en las historias de Bond como esta vez con Cuba o el tema del #MeToo con una nueva espía feminista?

Es imposible evitarlo. Si te fijas en las diferentes versiones de Bond, la forma en que él se viste muestra la época en que se filmó. Pero lo que pasa en el mundo también lo influencia. Tampoco hay que agregar demasiadas referencias actuales y es uno de los miedos que nosotros también tuvimos. Hubo muchos cuestionamientos del lado del #MeToo y no podemos resolverlo directamente con Bond, porque no se le puede cambiar la forma de pensar. Pero cuando pones en la historia a alguien como Lashana Lynch como un agente 00 y un personaje increíblemente fuerte llamándole la atención, para mí es la mejor forma de hacerlo. Tampoco significa que él vaya a cambiar, va a seguir siendo James Bond con todas sus fallas, pero al menos permitimos que el público lo juzgue. Y esta vez, tenemos a Ana de Armas y Naomie Harris como brillantes actrices, en roles bastante fuertes.

Con la gran despedida de Daniel Craig como James Bond se celebran también 25 producciones del agente 007. MGM sigue conservando los derechos en Estados Unidos, pero Universal Pictures se apoderó de la distribución en el resto del mundo, después que venció el contrato de Sony, con Spectre, en una guerra de derechos que también perdieron Warner y Fox. En la dirección, Sam Mendes ya había dicho que no volvería después de Spectre y se suponía que lo iba a reemplazar Danny Boyle, pero finalmente fue reemplazado por la visión más joven de Cary Joji Fukunaga, quien había sido descubierto por Gael García Bernal y Diego Luna en el rol de productores con la película Sin nombre, aunque después Cary se hizo más famoso dirigiendo para HBO la serie True Detective y ya lo habían considerado para dirigir Spectre, antes que Mendes. Daniel Craig ni siquiera iba a protagonizarla. Él mismo había dicho que prefería cortarse una mano, antes de volver como James Bond por las lesiones que había sufrido en las producciones anteriores (hasta su esposa Rachel Weisz le había pedido que no volviera), pero él terminó aceptando el gran final con la condición de evitar el rodaje de escenas peligrosas, además del ofrecimiento de 25 millones de dólares, 10 veces más de lo que había cobrado en Casino Royale.

Billie Eilish se convirtió en la cantante más jovencita de la serie de James Bond que además tuvo su propia nominación a un Grammy por haber estrenado antes que el cine. Entre los nuevos actores, al ser también el productor, Craig eligió a Ana de Armas, después de haber trabajado juntos en Knives Out, para convertirla en la primera chica Bond cubana, con el personaje de Paloma. Y como el infaltable villano, eligieron a Rami Malek.

¿Qué opinas de Rami Malek como el nuevo villano?

Rami estuvo estupendo. Tuvimos suerte de tener alguien como él. También fue uno de los primeros que habíamos mencionado desde un principio, cuestionando si aceptaría el desafío, mucho antes de saber la parte que le iba a tocar. Como idea era una genialidad.

¿Qué pasó con Danny Boyle que fue reemplazado por Cary Fukunaga?

Pasamos por todo un proceso, es una de las cosas que pasan mucho en el cine, pero con el cine de James Bond llama más la atención. Todo fue muy adulto y amigable. El nuevo director Cary Fukunaga también ya había hablado antes sobre la posibilidad de filmar una de estas producciones. Y él también es un visionario, con un estilo visual muy fuerte. Tener a alguien que entendía muy bien el lenguaje del cine era muy importante, no sólo para contar una historia, sino la forma que necesitaba sentirse y ver y la acción de James Bond. Cary también es muy joven y tiene toda la adrenalina. Siete meses después de empezar el rodaje, todavía conservaba la misma energía del principio. Tuvimos suerte de tenerlo, porque además es escritor y fue muy importante para nosotros, cuando llegamos a un punto donde nos pasábamos cambiando todo, constantemente.