Siempre he sido un peleador: Héctor Bonilla

El actor cumple 80 años; se encuentra trabajando en teatro y en medio de un tratamiento para enfrentar el cáncer de riñón que padece

Excélsior
jueves, 14 marzo 2019 | 14:26

Ciudad de México


"Siempre he sido un peleador”. La afirmación de Héctor Bonilla es contundente. Lo es porque hoy cumple 80 años de edad y porque recién inició el combate contra el cáncer que padece en el riñón derecho.


Breve y con seriedad, pero sin dejar a un lado la amabilidad que siempre le ha caracterizado, responde a Excélsior en entrevista sobre el balance de su vida, que justo este 14 de marzo tiene esta peculiaridad.


"Forzosamente, y no es por esta fecha, hay una revisión de qué hemos hecho y mirando hacia adelante pues qué podemos hacer. Así será".


"Evidentemente tengo una enfermedad terminal y estamos en un proceso de curación, que espero sea muy exitoso. Entonces bueno, pues hay la singularidad de, en esta ocasión, enfrentarla. Además, precisamente por este aniversario no soy un bebé, sino un anciano de 80 años”, expresó Bonilla.


Este año comenzó el tratamiento contra esta enfermedad en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.


"Me siento muy bien. Estamos en un proceso de curación y esto se va evaluando. De acuerdo con las personas que me atienden, respondí a lo que esperaban de mí en el primer mes.


"Es un mes de tratamiento y dos semanas de descanso. Así cuando menos me llevaré un año. No son quimioterapias, no las hay para un tratamiento de riñón. Se trata de cápsulas”, reveló.


La motivación para levantarse cada día es la misma para Héctor Bonilla. No se pelea con su edad. Se adapta como siempre lo ha hecho.


"Es la misma que tengo desde que me acuerdo. Es ir por mis objetivos concretos y pues siempre he sido un peleador, que es exactamente lo mismo.


"Nunca me estiré la cara, nunca traté de ser más joven. Tengo siete nietos, estoy feliz de tenerlos y la adecuación es de acuerdo a mi circunstancia física, sicológica, a lo que puedo desempeñar en mi trabajo y así estoy”, enfatizó.


El protagonista de la obra Los mosqueteros del rey, actualmente en temporada en el Teatro Xola Julio Prieto, en la que el actor comparte créditos con Alejandro Camacho, Patricio Castillo y Pablo Valentín, puede presumir de más de 50 años de trayectoria artística en la que constan hasta 140 obras de teatro, más de 45 películas, alrededor de 40 telenovelas y participaciones como actor de doblaje. “Estoy en un escenario, en el Teatro Xola desde noviembre y auguramos una larga temporada”.


Para celebrar su aniversario de vida, el actor pasará el día al lado de sus seres queridos: sus hijos. Sergio Bonilla, también actor; Fernando Bonilla, actor, productor y director; sus siete nietos, y su esposa, la actriz Sofía Álvarez.


"El mero día (hoy) cenaré con mis hijos, sus hijos, mi mujer y mi suegra, posteriormente me juntaré con el resto de mi familia un domingo a comer y ya”, dijo.


Bonilla tiene claro que hay una función pendiente de la obra Almacenados, que ofreció como festejo a la llegada del reciente gobierno de México.


"No depende de mí. Es una función que le ofrecimos al gobierno triunfador y no ha habido comunicación de parte de ellos, así que está latente”.


El protagonista de obras como El diluvio que viene (1977 y 1994), ¡Qué vivan los muertos! (2007), Yo soy mi propia esposa (2009), La fierecilla domada (2014) y Jugadores (2017), y de películas como Rojo amanecer (1989), El bulto (1991), Un padre no tan padre (2016) y el documental Porfirio Díaz: 100 años sin patria (2015), entre muchos otros títulos, señaló que tiene ofertas de series, cine y teatro para este año, pero aún no tiene definido cuáles podría realizar.


Bonilla recordó que fue en su etapa de secundaria cuando su profesora de literatura lo hizo subirse a la duela.


"La primera vez que me subí a un escenario fue en la secundaria 15 Albert Einstein, que fue lo que me decidió a ser actor. Casualmente no tenía ningún contacto con el teatro. Ahí descubrí que tenía determinadas facultades”, relató el egresado de la Escuela Nacional de Teatro del Instituto Nacional de Bellas Artes de México (INBA).


¿Pensó dedicarse a otra cosa? “Ni loco”, respondió vía telefónica el ganador del Premio Ariel como Mejor Actuación Masculina por Rojo amanecer.


"Tengo más de 50 años de trayectoria, no me he fijado bien. Soy un actor que se desenvuelve en las tres partes: cine, teatro y televisión. Las tres me apasionan”, concluyó.