Espectáculos

Tom Hanks la hace de vendedor de autos... ¡En la vida real!

El famoso actor subasta vehículos de su colección privada

Reforma

lunes, 23 agosto 2021 | 17:59

Durante cuatro décadas de actuación y docenas de roles, Tom Hanks nunca había interpretado a un vendedor de coches usados.

Sin embargo, la semana pasada se convirtió en uno de ellos al vender cuatro vehículos de su colección privada en una subasta de coches clásicos de la empresa británica Bonhams.

Los automóviles que la estrella de Forrest Gump puso a la venta, y que había guardado en su rancho de Ketchum, Idaho, alcanzaron más de medio millón de dólares, al menos el doble de lo esperado.

La pieza central era un exclusivo remolque Airstream del año 1992, que compró en los días previos a que las Airstreams se hicieran muy populares en todas sus formas y tamaños.

El precio de venta fue de 235 mil dólares, incluyendo las primas del comprador, especialmente notable porque la caravana tenía varias modificaciones.

"La conseguí en los días en que las películas se movían más lentamente", dijo el actor antes de la puja.

"En esa época se estaba rodando Sleepless in Seattle. Había pasado demasiado tiempo en remolques normales con una decoración fea y un mobiliario horriblemente incómodo, así que decidí comprar una Airstream nueva, sólo un cascarón vacío con un interior hecho a mi medida", relató Hanks.

El astro de Hollywood mandó a instalar una cocina, un cuarto de baño y modificó el acomodo de los muebles para poder sentarse, comer, ensayar y compartir con sus compañeros de reparto.

La Airstream viajó de Seattle a Beaufort, Carolina del Sur (para Forrest Gump), con paradas en Filadelfia (para filmar Filadelfia) y Nueva York (Sully: Hazaña en el Hudson), y muchos viajes a la zona de Los Ángeles, según platicó el también productor.

De acuerdo con el sitio de subastas Bonhams, el remolque incluía accesorios, muebles, así como platos, vasos, cafeteras, equipo de cocina, sillas y una mesa de madera. También un generador, tanques de propano y otras cosas.

Para aumentar su valor sentimental, Hanks autografió uno de los aires acondicionados.

Además del remolque, Hanks puso en el paquete una camioneta Ford F-450 Super Duty crew cab de 2011 en un paquete de acabado Lariat, el modelo tenía un valor por menos de 40 mil dólares, pero el comprador pagó más de 84 mil a pesar de su equipamiento ordinario.

Entusiasta de automóviles eléctricos, ofertó su Tesla Model S original de 2015, en una configuración de alto rendimiento conocida como P85, por algo más de 67 mil dólares.

Kelley fija su valor de mercado regular en 41.7 mil.

Quizás la venta más nostálgica de la colección del actor fue su Toyota FJ40 Land Cruiser, que tiene más de 40 años pero que fue completamente reconstruido por un antiguo actor de cine que ahora dirige Icon 4x4, que fabrica vehículos utilitarios en el Valle de San Fernando, en Los Ángeles.

El FJ40 fue en su día un clásico bastante olvidado al que sólo un puñado de coleccionistas de Toyota tenía cariño. Ahora, los clásicos más raros de Toyota, así como otros coches de fabricación japonesa, se han convertido en los favoritos de las subastas.

El coche de 1980 del artista se vendió por 122 mil dólares.

La aseguradora de automóviles Hagerty dijo que su guía de valor enumeraría un nivel "#1 Concours" comparable en 72 mil dólares, una gran diferencia.

Uno normal, si se encuentra entre el puñado de versiones de stock que aún existen, se vendería por más de 20.000 dólares. Nuevo, en su día, podría haber costado una cuarta parte de eso.

(Jerry Garrett / The New York Times Company)