Espectáculos

Voraz, paradójica y con acción: así es 'Venom: Carnage...'

En 'Venom: Carnage Liberado' Tom Hardy y Andy Serkis exploraron paradojas de la psique humana y lo aderezaron con acción superheróica

Reforma

miércoles, 06 octubre 2021 | 12:29

Ciudad de México.- Si Venom, de 2018, dejó una conclusión ampliamente aceptada, es que cuando alguien deja que Tom Hardy se suelte, suceden cosas buenas. 

No todo funcionó en la película, una historia más oscura y viscosa adyacente al "Spider-verso" de Sony Pictures.

Pero Venom, encabezada por Hardy como una especia de Dr. Jekyll y Mr. Hyde, logró liberarse de algunos de los ritmos prescritos de las cintas de superhéroes.

En su escena más comentada, el periodista Eddie Brock (Hardy) es abrumado por el simbionte alienígena que vive dentro de él.

Venom tiene un apetito voraz, por lo que Hardy improvisó que Brock, bajo el control de Venom, saltara a un tanque de langostas en un restaurante de mariscos.

 Lo que se suponía que iba a ser un decorado de fondo se reconstruyó para apoyarlo y generó el momento decisivo para una franquicia de cómics extraña y deformada.

"Ese tono fue lo que todos acordaron universalmente que era el epicentro de este mundo", dice Andy Serkis, director de la secuela, Venom: Carnage Liberado, que estrena este miércoles en cines. "Ese es precisamente el momento de prueba del que partimos".

La película extiende lo que podría ser la serie de superhéroes más extraña que existe. El conflicto dominante tiene menos que ver con salvar el mundo y más con una pareja muy rara unida en un solo cuerpo.

Y dado que los dos papeles principales son interpretados por el mismo actor, es una película de cómic centrada en la interpretación libre y despreocupada de un actor.

"Lo emocionante es poder ahondar en la psique humana y la paradoja de la condición humana e interpretarlas en un thriller de acción de superhéroes y farsa", dice Hardy.

A pesar de que las críticas no fueron muy buenas, la primera cinta fue un éxito de taquilla al recaudar 856 millones de dólares en todo el mundo.

 "Tuvimos que hacer un informe y prepararnos y decir: ¿Qué funcionó aquí? ¿Qué no funcionó? ¿Qué podemos hacer mejor?", dice Hardy.

En la primera película, el actor dijo que unos 30 minutos de escenas quedaron en la sala de montaje. 

Esta vez recurrió a Serkis, el actor y director conocido por su extenso trabajo en la interpretación con captura de movimiento, para que continuara la labor del director de la original, Ruben Fleischer.

A Hardy y a Kelly Marcel (coguionista de Venom) se les atribuye la historia de la película, además de que Hardy es también productor, una novedad para él en un largometraje.

"Poner tu sombrero en el ring es un paso lógico. Kelly y yo le preguntamos a Sony si nos darían la oportunidad de presentar una propuesta para la segunda película", explica Hardy. "Y ellos dijeron: 'Por supuesto'".

 ...Carnage Liberado da un giro gótico al llevar a Brock a la órbita de un asesino en serie, Cletus Kasaday (Woody Harrelson), quien atrae a su propio simbionte, Carnage, lo que le permite escapar de prisión.

La secuela también trata sobre Brock y Venom atravesando lo que Serkis llama "la comezón del séptimo año" en su relación, ya que ambos anhelan la independencia.

 En una escena ambientada para Louis Prima, Venom le prepara el desayuno a Hardy para animarlo.

 En el set, Hardy normalmente se retiraba a una esquina para grabar sus diálogos de Venom, que se ajustaban con un modulador de tono.

Luego, mientras interpretaba a Brock, los diálogos de Venom se reproducían a través de un auricular. Serkis dice que el sistema de Hardy resultaba "hipnótico" de mirar.

 Para Hardy, actuar contra sí mismo se ha vuelto un proceso familiar.

 "Me he acostumbrado a verme como un trozo de carne y a observarme desde afuera como, ¿qué quiero hacer con mi vehículo? Está bien, Tom no funciona correctamente. ¿Qué no funciona?", dice Hardy.

"Puede parecer esquizofrénico y aprecio parecer enojado cuando lo estoy haciendo. Ojalá también lo vean en la pantalla: la naturaleza frenética y maníaca de alguien lidiando con dos personalidades".