Estado

A cielo abierto, toneladas de residuos de aguas negras

Incumple JMAS con norma oficial sobre disposición final para derivados de las plantas tratadoras

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez
Carlos Sánchez / El Diario de Juárez / Completan el paisaje restos de basura y plagas causadas por las lluvias recientes
Carlos Sánchez / El Diario de Juárez / Al poniente de la carretera federal 45, son visibles cientos de montículos de color negro

Sandra Rodríguez
El Diario de Juárez

miércoles, 07 septiembre 2022 | 08:58

Ciudad Juárez.— En incumplimiento de la norma oficial sobre disposición final de lodos derivados de las plantas tratadoras, que establece “hasta” dos años para su almacenamiento, la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS) acumula por más tiempo cientos de toneladas de estos residuos en un predio ubicado al sur de esta frontera, expuso el titular, Sergio Nevárez.

“Claro que no se cumple (la norma)”, dijo Nevárez, director de la JMAS. “No tenemos dónde ponerla (la materia desechada). Apenas vamos a tratar de disminuirla. La nueva, ya tengo disposición, porque nadie quiere la vieja. Todo mundo quiere la nueva porque sale prácticamente viva la descarga, pueden utilizarla para hacer cosas orgánicas o generar gases o energía; la muerta es la bronca, la que está ahí acumulada (…) desde el 2000 se ha ido acumulando”, agregó.

Datos proporcionados por el vocero de la dependencia, Daniel Valles, indican que se trata de 280 toneladas diarias de lodos desechados por cinco plantas de tratamiento de la JMAS –ubicadas en distintos puntos del municipio- y que son trasladados en camiones de volteo al predio de 20 hectáreas que la descentralizada usa a un costado del Relleno Sanitario municipal.

Ninguna autoridad de Ecología respondió sobre riesgos de este almacenamiento, mientras que Francisco López, jefe de Plantas de Tratamiento de la JMAS, los descartó.

“En sí los lodos están estabilizados, no tienen un efecto nocivo o dañino para la gente si tienen contacto directo con él”, dijo.

“El suelo como tal no tiene recubrimiento artificial, se tomó ese lugar, el predio, debido a que es un suelo arcilloso, tiene una capa de 20 metros de arcilla, que eso hace que sea imposible la infiltración de cualquier lixiviado que se produzca por esos lodos”, agregó.

López señaló también que en 2021 se envió a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) un informe sobre la zona, y que están en espera de respuesta.

“Hay un estudio de impacto ambiental, o más bien un informe preventivo, porque ya la zona está impactada, se mandó a Profepa, estamos todavía a la espera de que (…) lo estén evaluando”, agregó.

El plazo para el almacenamiento de este tipo de residuos aparece en la Norma Oficial Mexicana NOM 004-SEMARNAT-2002, sobre “Lodos y biosólidos.-Especificaciones y límites máximos permisibles de contaminantes para su aprovechamiento y disposición final”.

En el punto 4.12, el texto establece que “los lodos y biosólidos que cumplan con lo establecido en la presente Norma Oficial Mexicana, pueden ser almacenados hasta por un periodo de dos años”.

También, que el predio en el que se almacenen debe ser habilitado para que no existan infiltraciones al subsuelo y contar con un sistema de recolección de lixiviados.

“No se está cumpliendo (la NOM), pero no hay penalización. La norma dice eso pero no hay ninguna penalización (…) Se sigue acumulando ahí, pero ya hay dos personas interesadas en quedarse con parte o la mayor parte. Y la otra la vamos a mover de ahí, vamos a buscar la manera de que alguien se la lleve a otro lugar a disponerla”, dijo Nevárez.

Ni en la delegación estatal de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) ni en Profepa hubo respuesta a diversas llamadas telefónicas.

A nivel municipal, el director de Ecología, César René Díaz, dijo desconocer la composición del material desechado, mientras que la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología (Sedue) del gobierno del estado reportó ayer haber iniciado una revisión con motivo de la consulta de este medio.

“Los inspectores llegaron ahí al lugar, estuvieron revisando los lodos y demás y ahí había unas personas y pidieron información y les dijeron que, en efecto era de la Junta de Aguas y los mandaron con otra dependencia donde está el encargado, que es el que les puede dar más información del lugar, qué es lo que se hace, qué es lo que se tira, cuantos años tienen ahí tirando”, dijo Saraí Favela, encargada de Ecología de la Sedue.

“Me dicen que hacia donde los mandaron ya ellos habían ido; entonces, posiblemente sí tengamos información o ya se haya inspeccionado ahí. Entonces nada más queremos corroborar esa parte, si ya se había revisado”, agregó.

‘Acumulados ahí mismo’

En medio del desierto del sur de esta frontera, al poniente de la carretera federal 45, los residuos son visibles en cientos de montículos de color negro que, de acuerdo con un empleado en el lugar –y que se dijo no autorizado para dar entrevistas- tienen que ser constantemente removidos con un trascabo con el fin de que sequen.

Completan el paisaje restos de basura, lo que después de las lluvias de la semana anterior parecía ser una plaga de mosquitos y un penetrante olor a drenaje.

“(Los lodos) son estabilizados mediante una digestión anaerobia para dar cumplimiento con la NOM-004-SEMARNAT-2002”, dijo Valles, que insistió en que se entregan al gobierno municipal para composta.

“El destino final es el mismo predio donde se han depositado y acumulado ahí mismo. Se ha donado por años a agricultores del Valle y desde hace unos años se hace composta que se dona al municipio para parques y jardines”, indicó el vocero.

Nevárez, sin embargo, explicó que esta entrega al gobierno local ha sido “mínima” en comparación con lo que ingresa diariamente.

“No tenemos uso. Apenas lo vamos a encontrar; tengo propuestas de dos personas que van a generar como un tipo de generador de energía con composta, entonces nos la van a recibir (…) Tendríamos que pagar por disponerla, por eso entonces está acumulada ahí”, dijo Nevárez.

Las reacciones..

• Daniel Valles, vocero de la Junta, dijo que en sí, no tienen un efecto nocivo o dañino para la gente si tienen contacto directo

• El director de Ecología Municipal, César René Díaz, dijo desconocer la composición del material desechado

• La Sedue Estatal reportó ayer haber iniciado una revisión con motivo de la consulta de este medio

280 toneladas diarias desechadas

5 plantas de tratamiento

20 hectáreas mide el predio donde se depositan

‘Hasta’ 2 años lo que dispone la NOM 004-SEMARNAT-2002 para su almacenamiento

Año 2000 Fecha desde la que se han ido acumulando

Advierte especialista riesgos

La acumulación de lodos derivados de las plantas tratadoras en un predio del sur de la ciudad representa un peligro ambiental, consideró el investigador de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), Juan Pedro Flores Margez.

“Es un problema ambiental, porque da malos olores (…) Hay vectores, que les llamamos así, los que trasmiten enfermedades, como mosquitos, roedores, perritos callejeros que se llevan a veces en sus patas o lo que sea muestras (…) Esos lodos pues cuando están apilados ahí se convierten en contaminantes para la salud pública y son un peligro”, dijo.

Flores Margez, investigador del Instituto de Ciencias Biomédicas y especializado en sistemas de producción agrícolas, agregó que trabajó hasta diciembre con la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS) en un proyecto piloto que buscaba convertir estos desechos en composta para el gobierno municipal.

“Definitivamente, son un problema de contaminación y se debe hacer algo con ellos”, dijo.

“Una opción es la composta y otra que hicimos fue hace dos años o tres, antes de la pandemia, aplicamos en suelos agrícolas del Valle de Juárez, como fertilizantes, y dio buenos resultados”, agregó.

En la JMAS, por separado, se informó que el proyecto del Valle se suspendió porque los agricultores estaban descargando a su vez los residuos en otros lugares, y que el de la entrega al municipio está detenido temporalmente por falta de material vegetativo –pastos y ramas- para la mezcla con los biosólidos.

Pero aun con el programa, se señaló en la JMAS, la entrada de desechos -280 toneladas diarias- es mucho mayor que la salida.

“Es mínimo en comparación a lo que se produce, en realidad la demanda que se puede tener de ese subproducto de las plantas es más bajo a la producción que tenemos (de lodos)”, dijo Francisco López, jefe de Plantas de Tratamiento de la JMAS.

En el informe final del proyecto “Programa Sustentable de Disposición de Lodos Residuales o Biosólidos en Suelos Agrícolas”, de 2018, Flores Margez y el resto del equipo de investigadores  advierten la necesidad de dar un uso acorde a la Norma Oficial Mexicana (NOM) a este tipo de desechos, como la elaboración de fertilizantes.

“Ya que los biosólidos almacenados en rellenos sanitarios emiten malos olores y existe inhalación de las partículas que se dispersan de los biosólidos secos y que durante tolvaneras y fuertes vientos en esta región rebasan las fronteras, ya que los vientos dominantes en son de oeste a éste generalmente y existe afectación tanto a los juarenses como a la población del área de Texas”, dice el texto

“Además, se reducirán considerablemente la dispersión de patógenos de los biosólidos almacenados por vectores como perros, gatos y otros animales que llegan a las casas, así como posible lixiviación de compuestos químicos a los acuíferos como el Bolsón del Hueco”, agrega.