Estado

Abandonó Federación programas para jornaleros: Seech

Desaparecieron el PAJA, con el cual se dejó de otorgar subsidios a los municipios y éstos a su vez cerraron los albergues

Jaime Armendáriz/El Diario
lunes, 08 julio 2019 | 13:02
Archivo/El Diario

Chihuahua.- El Gobierno Federal desapareció los programas para la atención de jornaleros agrícolas y ello impacta de forma negativa a la educación para los hijos de esos trabajadores, reclamó Servicios Educativos del Estado de Chihuahua (SEECH), que mantiene 29 centros educativos en 18 municipios para ese sector. 

Se trata del Programa de Atención a Jornaleros Agrícolas PAJA de la anterior SEDESOL, con el cual se dejó de otorgar subsidios a los municipios y éstos a su vez cerraron los albergues donde funcionaban las escuelas, incluso se les ha negado a los maestros el acceso hasta para sacar materiales didácticos.  

Así lo informó la Dirección de Atención a la Diversidad y Acciones Transversales de SEECH mediante información enviada a El Diario, tras la información de que los menores de edad jornaleros se encuentran en situaciones carentes y de vulnerabilidad. 

Respecto a los recursos federales de Secretaría del Bienestar, precisó la dependencia descentralizada estatal, la representación en Chihuahua acaba de anunciar que se podrá contar con un fondo de 75 millones para apoyar a los trabajadores agrícolas.  

En el estado se da atención en educación básica a niñas, niños y adolescentes, hijos e hijas de familias de esos trabajadores en 18 municipios, donde se ubican la mayor parte de campos agrícolas con producción a gran escala, como son: Ahumada, Cuauhtémoc, Guerrero, Namiquipa, Delicias, Meoqui, Camargo, Rosales, Saucillo, Jiménez, López, Ojinaga, Buenaventura, Galeana, Nuevo Casas Grandes, Casas Grandes, Janos y Ascensión.  

En total se cuenta con 29 centros educativos, los cuales ofrecen 59 servicios de preescolar, primaria y secundaria, con una plantilla de 48 docentes. Para este ciclo agrícola se proyecta atender hasta mil 400 menores en estos niveles educativos, aseguró SEECH.

Al respecto precisó que el ciclo escolar para la atención de ésta población se ha flexibilizado, con la intención de que nadie se quede sin escuela; inicia en marzo y culmina en noviembre, pero además se les recibe en cualquier momento. Esto provoca que se tenga mayor inscripción durante los meses de julio, agosto y septiembre, que son los meses de más afluencia de jornaleros migrantes en la entidad.  

La atención es obligación del Estado Mexicano, según se contempla en la Constitución, por lo cual el Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Educación y Deporte, por conducto de los Servicios Educativos del Estado de Chihuahua, desarrolló el servicio desde el año 2008 y en 2014 se integró con Educación Indígena y Educación Especial. 

“A ello se suman a las aportaciones en especie y recursos humanos que sustenta la administración estatal. Las escuelas para NNA migrantes han sido también beneficiarias de recursos de diferentes programas, como Escuelas de la Reforma, Escuelas de verano y otros”, especificó.

Por ejemplo, indica la autoridad, en el año 2018 se logró becar a 300 de estos alumnos por medio del Programa de Becas de la SEYD.

Asimismo desde el año 2017 se ha contado con el apoyo del Programa para la Atención de Jornaleros Agrícolas PROJAM, mesa interinstitucional que coordina la STYPS estatal.

Los jornaleros agrícolas migrantes que arriban a los campos agrícolas chihuahuense son en notoria mayoría personas que pertenecen a pueblos originarios. Se calcula que un 50 por ciento llegan de la sierra de Chihuahua y pertenecen a la etnia rarámuri; el otro 50 arriban de estados del sur del país como Guerrero, Oaxaca, Veracruz, Puebla y Estado de México; todos ellos hablantes de sus idiomas originarios.