Estado

Abren tianguis en Delicias, se olvidan del Covid-19

Retoman actividades después de dos meses

Érika González Lozano/el Diario

domingo, 21 junio 2020 | 13:02

Delicias.- En pleno pico de la pandemia y ante las carencias económicas de cientos de familias que dependen del comercio local, ayer reiniciaron las actividades del tianguis de la avenida Octava Sur, destacó la ausencia de medidas de prevención básicas, como el uso de cubre bocas y la sana distancia.

De acuerdo al sistema de semaforización se determinó que al entrar al color naranja, las actividades del comercio ambulante y tianguis podían reiniciar labores.

Se realizó un recorrido que comenzó en la avenida Plutarco Elías Calles, por la llamada “Curva” a espaldas del Conalep, a la venta se ofrecieron herramientas, juguetes, ropa, bolsas, accesorios, productos de decoración, muebles y cualquier cosa que se pueda vender

En pleno pico de la pandemia y ante las carencias económicas de cientos de familias que dependen del comercio local, ayer reiniciaron las actividades del tianguis de la avenida Octava Sur, destacó la ausencia de medidas de prevención básicas, como el uso de cubre bocas y la sana distancia.

De acuerdo al sistema de semaforización se determinó que al entrar al color naranja, las actividades del comercio ambulante y tianguis podían reiniciar labores.

Se realizó un recorrido que comenzó en la avenida Plutarco Elías Calles, por la llamada “Curva” a espaldas del Conalep, a la venta se ofrecieron herramientas, juguetes, ropa, bolsas, accesorios, productos de decoración, muebles y cualquier cosa que se pueda vender

Aunque solo una parte de los comerciantes se presentaron, las ventas no fueron lo que se esperaba, aún así el reinicio de actividades significó para muchos una forma de llevar el pan a la mesa.

Se observó que familias completas con pequeños de meses visitaron el tianguis, incluso sin respetar ninguna de las medidas de prevención, como los antes mencionados y por parte de los puestos de ventas no se encontró uno solo que proporcionará gel antibacterial ni cuidara la sana distancia entre su clientela.

“De aquí comemos, nos gusta ser autosuficientes”, dijo con la voz entrecortada María Elena Romero González de 67 años de edad, quien junto a su esposo Salvador Saldívar Loera de 71 años, acudieron ayer a vender diferentes productos a la “Octava” como muchos le reconocen.

Al igual que esta pareja de adultos mayores hay muchas personas que solamente sobreviven de las ventas en tianguis, como los que también se instalan en las colonias Lotes Urbanos, Obrera, Carmen Serdán, Hidalgo entro otros lugares, que ya tenían casi tres meses sin permiso de instalarse.

La gran mayoría está consciente de que se reinician las actividades cuando el pico de la pandemia está en ascenso, en el caso de Delicias y la región, muchos no temen a ser contagiados, mientras que otros tratan de apegarse a las medidas de protección, pero todos tienen la necesidad de llevar los alimentos a la familia.