Estado

Aclara miembro de etnia kiliwa confusión tras ser liberado

Fue detenido recientemente por presunta privación de la libertad de una mujer mayor; era su madre, quien padece esquizofrenia y tuvo una crisis

Luz del Carmen Sosa / El Diario de Juárez
Cortesía
Cortesía

De la Redacción
El Diario

sábado, 26 septiembre 2020 | 19:20

Ciudad Juárez— José Omar Gardeola Corea, miembro de la etnia Kiliwa del norte de Baja California, y quien recientemente fue arrestado por policías municipales junto a su esposa y un amigo, acudió a El Diario para informar que el arresto fue una confusión y 48 horas después están libres y sin cargos.

Aseguró que ninguna de las tres personas detenidas y consignadas ante el Ministerio Público cometió algún delito y la situación fue deriva del estado de salud mental de su madre y la llamada de una vecina al sistema de emergencia 911. 

“Mi madre padece esquizofrenia y en una crisis entró en pánico y empezó a pedir auxilio, los vecinos llamaron al 911. Yo estaba fuera y llegué en minutos, pero todo fue una terrible confusión”, aseguró.

Explicó que un amigo, también arrestado, llegó a vivir recientemente a su casa, donde también radica su madre de 80 años, originaria de Costa Rica.

El miércoles anterior acudió con su esposa al centro y recibió una llamada telefónica de su amigo para advertirle que su madre tenía una crisis, gritaba y pedía auxilio. Los vecinos, que ignoraban la estadía del amigo, lo desconocieron y asumieron que la mujer estaba en situación de riesgo y pidieron auxilio.

Durante la intervención, los agentes encontraron un arma de cacería, de la que posteriormente mostraron el permiso de porte, así como mariguana que el también chamán utiliza para atender sus problemas de salud. 

De acuerdo al comunicado de prensa emitido el miércoles 24 del mes en curso por la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) José Omar, su esposa y su amigo fueron detenidos y consignados “por su presunta responsabilidad en la comisión de los delitos contra la ley federal de armas de fuego y explosivos, privación ilegal de la libertad y delitos contra la salud”.

Según el boletín de prensa, “la intervención se dio luego de que agentes municipales que realizaban labores de prevención y vigilancia en la colonia Aztecas, escucharon a una mujer que gritaba solicitando auxilio. 

El vocero de la SSPM, Arturo Sandoval Figón, dijo que se tienen protocolos para informar a la comunidad de las acciones que realizan a favor de la ciudadanía y después de la detención se hace la puesta a disposición, por lo que corresponde al Ministerio Público determinar si existe o no algún delito, ya que en esta intervención hubo un señalamiento pleno de la víctima.

El entrevistado dijo que tras justificar la posesión del arma y la marihuana, él, su esposa y su amigo fueron puestos en libertad. Explicó que en el caso de su madre, será retornada a su lugar de origen y fue enviada a un albergue, ya que requiere supervisión permanente por su estado de salud mental, según lo dispuso la autoridad investigadora.

“Quiero que se haga pública mi versión porque mi imagen ha sido afectada. Yo soy una persona que trabaja a favor de la sociedad desde hace muchos años y no tengo antecedentes, esta fue una situación desafortunada pero agradezco a mis vecinos porque actuaron creyendo que protegían a mi madre”, dijo el ciudadano.

Agregó que su empresa se dedica a la venta de productos de higiene y ha decidido donar a la Fiscalía General del Estado material de limpieza, gel y desinfectante para que mantengan limpia el área de detenidos, la cual consideró un foco de infección ante la pandemia.

 “Los detenidos están hacinado, no les proporcionan gel, ni cubrebocas, tampoco desinfectan los espacios comunes y eso es un crimen porque atentan contra la vida de muchas personas detenidas en esos espacios tan reducidos”, puntualizó.