Estado

Acuerdo con Loera deja inconformidades

Reclaman que en la marcha rarámuri no se representó a las cuatro etnias que integran el Consejo Supremo de la Tarahumara

De la Redacción/El Diario

miércoles, 31 julio 2019 | 07:44

Cuauhtémoc.- Los acuerdos a los que llevó la Marcha rarámuri por comunidades indígenas de Huahuachique, Talayotes, Norogachi y Guachochi, dejaron un sentimiento de inconformidad para con algunos integrantes del Consejo Supremo de la Tarahumara quienes mencionaron que lo ofrecido por Juan Carlos Loera, representante del Gobierno federal en el estado es parte de su obligación.

La marcha rarámuri fue para algunos integrantes del consejo como Tomás Ruiz, una afrenta a la definición de acciones que se realizan a nombre de la comunidad indígena, ya que dicha marcha no integró una representación de las cuatro etnias que integra el Consejo Supremo de la Tarahumara.

Agregó que la presencia de organizaciones civiles como la UCD o Cosidac, viene a generar un ruido innecesario, pues pueden dar la impresión al delegado federal de que los rarámuris están representados por este tipo de organizaciones de las que señaló solamente buscan un beneficio que no atiende al que necesitan los indígenas.

Así mismo, señaló que los programas como “Sembrando vidas”, “Fomento a la Economía Nacional” y “Jóvenes Construyendo el Futuro” que se ofrecieron a los indígenas en la reunión realizada en San Ignacio de Arareco, es una responsabilidad del gobierno.

“No toma (Juan Carlos Loera) los principios de los usos y costumbres de ellos, la entrega de láminas y los apoyos en becas como la Benito Juárez, no le vemos un futuro porque esa inversión, se hubiera aplicado en proyectos de retención de agua, en repoblación de ganado criollo; no es un proyecto que saque a la población de siglos de pobreza en los que está sumido o al menos de los últimos 18 años para acá” mencionó. Finalmente comentó que el camino diplomático tendrá nuevamente una oportunidad con el Presidente Andrés Manuel López Obrador, para recordarle los proyectos que como comunidad indígena de Chihuahua se han planteado en los últimos años, no para dejar de recibir despensas, sino para recibir el apoyo que permita a las comunidades, salir adelante sin la intervención de los gobiernos con una intención electoral.