Estado

Acusan por negligencia al Hospital Infantil

Un menor de seis años fue ingresado al hospital para una operación que había sido señalada como sencilla, situación que se complicó luego de que sufrió una parálisis cerebral, por lo que ahora no puede caminar ni hablar

El Diario

Orlando Chávez/El Diario

sábado, 28 noviembre 2020 | 16:11

La vida de Jesús González, de apenas seis años, cambió para siempre debido a que por una complicación en una operación que había sido señalada como sencilla, sufrió de una parálisis cerebral, por lo que ahora no puede caminar ni hablar. “Él era un niño totalmente sano, que caminaba y que platicaba, pero ahora no puede hacer nada”, comentó Érika González, madre del menor, quien comentó que nadie del Hospital Infantil le ha dado una razón de lo que pasará con su hijo y ahora busca la manera de cómo sacarlo adelante, ya que también tiene que ocuparse de sus otros cuatro hijos. Por su parte la Secretaría de Salud no ha dado una respuesta.

Según narró la madre de Jesús, el pasado nueve de septiembre acudieron al Hospital Infantil debido a que a un problema que se hijo tenía en la rodilla, por lo que luego de un estudio le indicaron que tenía una infección que se podía tratar con una intervención sencilla, pero era necesario aplicarle anestesia. Expuso que luego de las explicaciones que le dieron no vio mayores problemas, por lo que fue programado para el día siguiente. Comentó que su hijo platicó incluso con el personal médico. Pero algo salió mal para Jesús, ya que luego de la intervención perdió la movilidad de su cuerpo y el habla, la explicación que le dieron fue que reaccionó mal a un medicamento o a la anestesia, pero no le dieron opciones para que empezara su recuperación. “Desde entonces no me han recibido, no he podido ver al director del hospital”, mencionó.

Añadió que regresó de nueva cuenta para preguntar por el tratamiento para apoyarlo, pero la respuesta fue que debía esperar a enero, ya que no había terapias debido a la pandemia del Covid 19. “No tengo nada, no puedo trabajar porque debo cuidarlo y estoy sola con mis otros hijos, él necesita alimentación especial”, expuso. Ayer fue solicitada una postura de la Secretaría de Salud sobre este caso, pero no hubo una respuesta sobre el apoyo que se le está dando a Jesús.

La situación de madre e hijo es crítica, ya que carecen de recursos para lo más esencial, por lo que ahora piden el apoyo de la sociedad. “Necesita comida y pañales, lo que nos puedan ayudar será mucho para nosotros”, dijo. Las personas interesadas en apoyarlos pueden comunicarse al número 614 109-46-39, con Érika González.