PUBLICIDAD

Estado

Adjudican a ‘limpia’ levantón de 4 policías

Se los llevaron de Conchos; los buscan por tierra y aire

El Diario

De la Redacción/El Diario

martes, 16 julio 2019 | 09:22

San Francisco de Conchos, Chih.- Un comando armado levantó a cuatro policías del municipio de San Francisco de Conchos, por lo que personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) y de la recientemente creada Guardia Nacional desplegó operativos en la zona para dar con el paradero de los agentes.

De la investigación del hecho delictivo surgieron versiones extraoficiales que adjudican lo ocurrido a una “limpia” que realiza un grupo criminal que busca el dominio de la región; sin embargo, la Fiscalía General del Estado negó tener definido un móvil o una hipótesis clara que explicara el “levantón” de los cuatro agentes.

Las dos patrullas que tripulaban los elementos fueron abandonadas en una brecha cercana a la presa La Boquilla, que conduce al Valle de Zaragoza, por lo que en ese municipio aledaño las fuerzas militares y agentes estatales comenzaron un operativo aire-tierra, que se extendió en todo el sur del estado.

El hecho ocurrió el domingo por la noche y ayer por la tarde se informó extraoficialmente que había pistas de que parte del equipo de los agentes, en concreto los teléfonos de celulares de dos de ellos, habían sido abandonados en Valle de Zaragoza, pero no había indicios sobre el destino de las víctimas de la privación de libertad.

Los agentes, identificados como Ángel Carrillo Rey, Ramón Horacio Galindo Castañón, Gustavo Ramírez Jiménez y Salvador Omar Araiza Lozoya, estaban comisionados en parejas; dos en la cabecera municipal de Conchos y otros dos en el seccional Boquilla, a unos cuantos kilómetros.

Elementos de la Guardia Nacional, estatales preventivos y ministeriales, comenzaron la búsqueda por tierra desde el domingo por la noche y ayer por la mañana se requirió apoyo aéreo, un helicóptero y una avioneta que realizaron recorridos regionales sin resultados.

El fiscal general del Estado, César Augusto Peniche, destacó que se sumaron más agentes al rastreo para localizar a los elementos.

El fiscal descartó que los elementos hubiesen recibido algún tipo de amenazas, que no hay antecedentes hasta el momento sobre eso. Indicó que en la carpeta de investigación se establece que los policías acudieron el domingo por la noche, entre las 22:30 y 22:45 horas, a un lago en la comunidad de El Tigre, para atender un reporte de riña, pero más tarde llegaron varias personas en diferentes vehículos y se los llevaron con todo y patrullas.

Posteriormente otra llamada de un ciudadano indicó el lugar donde estaban abandonadas las unidades, frente al restaurante El Mirador, ahí encontraron cargadores de las armas oficiales y el equipo táctico.

Pese a que había personas en la zona, no se proporcionaron datos sobre los vehículos que llegaron, el número de sujetos que los privaron de la libertad.

De acuerdo con personal investigador de la FGE desplegado en la región para atender el incidente, existen indicios de que las cuatro víctimas fueron llevadas al municipio de Zaragoza, a unas 2 horas por brecha de terracería del sitio del levantón; sin embargo, los grupos criminales que operan en la región suelen usar distractores y dejar pistas falsas para confundir a las autoridades.

Por ello el operativo no se limitó al Valle de Zaragoza, donde tiene sus límites la presa La Boquilla ubicada en Conchos, de donde eran originarios los elementos.

De las víctimas se investiga su entorno y si tuvieron problemas o relación con grupos delincuenciales, lo que hasta ayer no se había determinado. El alcalde Jaime Ramírez Carrasco, dijo que quienes se llevaron a los agentes se llevaron ocho armas de fuego, cuatro pistolas y cuatro fusiles de asalto.

Lo único que se localizó al momento son las dos patrullas en las que viajaban los polimunicipales, las unidades estaban abandonadas en en una brecha del seccional de La Boquilla, por lo que el operativo se intensificó para tratar de localizar a los agentes policiacos.

Ante lo ocurrido, el personal militar blindó el Palacio Municipal e implementó un operativo para resguardar algunas instalaciones.

En tanto, el alcalde pidió al Gobierno del Estado asumir el control de la seguridad de manera provisional, en vista de que el personal municipal es insuficiente para ello.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD