Estado

Alertan de huachicoleo fiscal en la región de Cuauhtémoc 

Expendedores denuncian la venta de gasolina de dudosa procedencia

Tomada de Internet / Foto ilustrativa

Manuel Quezada/El Diario

lunes, 28 junio 2021 | 12:39

Chihuahua.- Expendedores de combustibles denunciaron ayer la venta de gasolina de dudosa procedencia y con alta evasión fiscal en la región de Cuauhtémoc, con base a que hay quienes ofrecen instalar tanques en huertas y granjas y surtir periódicamente gasolina con precios de hasta cuatro pesos más barata que en el mercado.

Subrayaron que aun y cuando esos competidores importaran el combustible con precios referenciados en Houston, Texas y le sumaran los costos de introducción por ducto, rueda o ferrocarril, de los aditivos y de su estrategia comercial y utilidad, las diferencias son de entre 20 y 30 centavos por litro con otras empresas, quizá hasta un peso, “pero cuando son de cuatro pesos, algo no anda bien, está mal”.

Los expendedores que pidieron el anonimato por la inseguridad que priva en la entidad, advirtieron detrás de esa venta de gasolina de origen dudoso, debe haber mucha gente detrás.

Criticaron que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador diga que no ve reflejado el subsidio que se da por litro de gasolina y que los expendedores se lo roban, pero no se ve que hagan algo en contra de quienes verdaderamente incurren en huachicoleo fiscal ofreciendo combustible sin ninguna regulación.

Los expendedores de gasolina enfatizaron que mientras hay una fuerte presión de las autoridades hacia los negocios bien establecidos que cumplen con todos los permisos de la la Comisión Reguladora de Energía, Procuraduría Federal del Consumidor, Secretaría del Medio Ambiente, Hacienda y otras tantas, solapa la competencia desleal

Apuntó que los negocios establecidos se encuentran constantemente vigilados y hostigados, y hasta por la opinión pública, porque el gobierno federal se ha encargado de ponerlos como “los feos de película, como los malos, atacándolos que roban”.

Ejemplificaron que el presidente de México dice que otorgan dos pesos de estímulos al precio de la gasolina y no lo ve reflejado al consumidor y que “se lo están clavando los expendedores”, cuando en realidad el precio está ahora alto.

Lo que ayuda el subsidio es que el precio de la gasolina no suba dos pesos más y en realidad los expendedores no toman para sí esos dos pesos del estímulo fiscal, ya que se descuenta a la hora que se paga la importación ya que no se paga directamente el IEPS, sino que viene integrado en el precio.

Sin embargo, enfatizaron, ahora hay un fuerte huachicol fiscal a cargo de gente que vende producto ilegal y para muestra hay que darse una vuela a la región de Cuauhtémoc donde hasta se anuncia abiertamente la venta de producto tres a cuatro pesos por debajo del precio de mercado.

Las preguntas son ¿cómo le hacen?, ¿quién los revisa y regula? Enfatizaron los expendedores. 

Señalaron que se trata de gente que comercializa combustible, tráiler completo, ya que no venden galones, sino que ofrecen poner un tanque en las granjas, en los negocios para tener el combustible directo para tractores y camionetas.

Los distribuidores ofrecen poner el tanque, un llenado permanente a fin de que se despache constantemente, de cinco o 10 mil litros.

Aquí valdría preguntar quién regula eso y ve la seguridad, el daño al medio ambiente y lo fiscal.

“Ahí hay un robo en despoblado al fisco, porque no están pagando los impuestos correctamente”, recalcaron. Plantearon que si se importa gasolina hay que considerar que de puro IEPS son 5.14 pesos más el IVA sobre eso, unos 80 centavos más, y otro IVA sobre la venta de la gasolina, son más de siete pesos que se lleva de impuesto por cada litro de gasolina.

Pero eso no se paga porque se pasa hasta 10 tráiler con un solo pedimento y esos vienen al interior del estado compitiendo contra los establecidos con un combustible más barato, porque no pagan impuestos.

Observaron que no se explican cómo pasan por todo el trayecto de la carretera desde la frontera hasta la zona de Cuauhtémoc y cómo es que le hacen para comercializar, sin que nadie se los impida.

Finalmente expusieron que las autoridades no combaten de fondo este problema y mejor prefieren hostigar y tener bien “aporrilladlos” a quienes trabajan bien establecidos y hasta cerrar el negocio si no se cumple con algún requerimiento.