Estado

Apoyan desde hace 20 años a indígenas

Brinda atención médica, medicamento y servicios hospitalarios con la más alta tecnología y de manera gratuita

El Diario
El Diario

De la Redacción/El Diario

lunes, 05 octubre 2020 | 09:17

Chihuahua, Chih.- El Hospital Misión Tarahumara, ubicado en el ejido Samachique, municipio de Guachochi, cumple 20 años de servicio al pueblo indígena de la sierra de Chihuahua, donde ha atendido a miles de pobladores que no tienen acceso a los servicios públicos de salud.

Inaugurado el 8 de septiembre del 2000, la institución brinda atención médica, medicamento y servicios hospitalarios con la más alta tecnología y de manera gratuita durante las 24 horas del día y los 365 días del año a un promedio de 5 mil pacientes anualmente.

Este año, el Hospital Misión Tarahumara (HMT) cumple dos décadas de trabajo para contrarrestar la problemática de salud y la marginación de los tarahumaras, tepehuanes, pimas y guarojíos que viven en comunidades remotas de la región serrana del estado.

Su misión es brindar un excelente cuidado integral de salud al pueblo indígena de la sierra Tarahumara.

El hospital se ubica a 5 horas de distancia de la ciudad de Chihuahua, en el ejido Samachique, municipio de Guachochi y es operado por la Asociación Pro-Indígena, una asociación civil sin fines de lucro autorizada para expedir recibos deducibles de impuestos, debidamente registrada y avalada por instancias públicas y privadas que supervisan y garantizan que el hospital cumple su labor de manera confiable y transparente.

Nació por la necesidad de miles

El inicio del hospital se remonta a la grave necesidad y ausencia de un hospital que pudiera atender a la población indígena más cerca de sus comunidades.

Los principales problemas de salud en esta región son mortalidad materno-infantil, mortalidad infantil, tuberculosis, desnutrición severa y mortalidad por enfermedades prevenibles.

Estos graves padecimientos significaban que cuando llegaban a la ciudad de Chihuahua, en muchos casos ya era demasiado tarde para salvar sus vidas o las de sus hijos. Por ello, un grupo de personas, mexicanas y estadounidenses, la mayoría residentes de la ciudad de Chihuahua y miembros de iglesias Evangélicas, preocupadas por esta situación, lideradas por el Dr. Michael Berkeley, se avocaron a la consolidación de esta idea.

Originario de El Paso, Tx., cirujano ortopédico por las universidades Stanford y Baylor, el Dr. Michael Berkeley ya contaba con experiencia de trabajo en México y otros países como misionero voluntario atendiendo a personas en situación de extrema pobreza y vulnerabilidad.

Cabe señalar que su trayectoria médica y altruista, le han valido al Dr. Berkeley para hacerse acreedor de numerosos premios y reconocimientos a nivel nacional e internacional.

Los fundadores decidieron construir el hospital en un lugar estratégico, donde convergieran un gran número de comunidades, que permitiera atender el mayor número de indígenas para brindarles servicios médicos y atención de calidad, digna e integral.

Este lugar estratégico fue el ejido de Samachique, municipio de Guachochi, ya que ahí convergen 570 comunidades y 13 municipios serranos que viven en marginación y pobreza extrema.

Al constituirse la asociación civil y con una inversión inicial de 250 mil dólares de donantes estadounidenses, empieza la construcción y equipamiento del hospital en el mes de octubre de 1998. En esos tiempos, el Dr. Berkeley decía “me encanta traer tecnología de primer mundo a contextos de subdesarrollo”, para lo cual realizó más de 50 viajes en su vieja Suburban para remolcar a Chihuahua tráiler tras tráiler de equipo e insumos donados por médicos estadounidenses.

Simultáneamente, inicia la búsqueda de personal para trabajar en el hospital y la creación de los programas de desarrollo social para beneficio de la población indígena. También se construyeron casas para los empleados del hospital y 5 cuartos (kalikes en Tarahumara), para familiares de pacientes foráneos.

Apoyo de chihuahuenses y estadounidenses

El Dr. Mike Berkeley aprovechando sus raíces y contactos, constituyó legalmente una fundación en los Estados Unidos para reunir fondos para la operación del hospital. Esta asociación se denomina Mexico Medical Missions con autorización para expedir recibos deducibles en EE.UU.

En enero del 2000, ya casi terminado el edificio, inició el servicio médico de consulta con médico general.

En septiembre de ese mismo año, el hospital fue inaugurado por el entonces gobernador del estado, Patricio Martínez. Cuando le ofrecieron un recorrido por las instalaciones del hospital, el gobernador quedó sumamente sorprendido por la calidad de las instalaciones y el equipo médico con el que contaba.

Espera encontrar una pequeña estructura de adobe y en su lugar se encontró con instalaciones de vanguardia, equipadas con tecnología de punta y suministros modernos.

Comenta el Dr. Berkeley, “desde que iniciamos operaciones, hemos tenido la firme creencia que los indígenas de la sierra Tarahumara merecen un alto nivel de atención médica, brindada por médicos y personal de enfermería bien capacitados, con los equipos más modernos”.

Hoy en día, y tras 20 años de arduo trabajo, se puede caracterizar al Hospital Misión Tarahumara como un hospital de alta especialización y tecnología en la sierra Tarahumara. El hospital brinda atención médica, medicamento y servicios hospitalarios con la más alta tecnología durante las 24 horas del día y los 365 días del año a un promedio de 5 mil pacientes anualmente. Gracias a la participación de voluntarios, socios y aliados, el hospital opera con un presupuesto anual de alrededor de 5 millones de pesos, aunque el costo en el mercado de los servicios que ofrece en forma gratuita a sus beneficiarios asciende a un promedio de 22 millones de pesos por año.

El hospital ha permanecido por 20 años y alcanzado estos logros gracias a las fundaciones, asociaciones, gobiernos, iglesias, grupos y personas que le han otorgado su confianza y apoyo financiero para brindar al pueblo indígena una esperanza de vida al tener acceso a programas y servicios médicos de excelencia.