Estado
Masacre en Valle de Zaragoza

Atribuye fiscal al ‘ojo por ojo’ en 6 ejecutados

Asegura que matanza está relacionada con decapitados de Coronado el pasado 14 de febrero

De la Redacción/El Diario

miércoles, 14 abril 2021 | 10:39

Chihuahua.- Seis personas sin vida, dos de ellas decapitadas, fue el saldo de un enfrentamiento entre grupos antagónicos del crimen organizado que disputan el control del huachicol ocurrido en el municipio de Valle de Zaragoza, según información que maneja la Fiscalía General del Estado. 

Las víctimas fueron localizadas en las inmediaciones del entronque al poblado de Zapién, a unos minutos de la ciudad de Parral, cerca del kilómetro 150 de la vía corta Chihuahua- Parral. El fiscal, César Augusto Peniche Espejel, informó que este enfrentamiento sería en respuesta al ocurrido el pasado 14 de febrero en el municipio de Coronado en el cual cinco personas fueron asesinadas y tres de ellas decapitadas. 

Expuso que se trató de una incursión del grupo delictivo que opera en la región de Jiménez para concretar una agresión en contra de sus adversarios que operan en Parral, y que se disputan toda la región centro-sur del estado.

Peniche Espejel informó que las confrontaciones entre ambos grupos son constantes, y tendrían como precedente el hecho ocurrido en Coronado hace varias semanas, cuando tres sujetos fueron decapitados y sus cabezas dejadas en vehículos. 

Ante esto, mencionó que es necesaria la intervención de los grupos de inteligencia de la Federación por tratarse de hechos ligados al crimen organizado, al indicar que estaría de por medio el control del robo de combustible. Explicó que son pocas las carpetas de investigación que se han abierto por delincuencia organizada y cuando se logra la captura de algún criminal, queda en libertad al poco tiempo por falta de elementos. 

En el caso reportado ayer, las seis víctimas presentan heridas provocadas por proyectil de arma de fuego y fueron encontradas en la carretera vía corta a Parral, a dos kilómetros del entronque a Zapién, cerca de la ciudad de Parral. 

Las víctimas fueron identificadas como Ángel Francisco Quiñónez Morales, Jacinto García Uría, Rogelio Adán Vega Rodríguez, Trinidad Vizcarra García y Francisco Javier Quintero Iturrios, todo ellos originarios del estado de Sinaloa. 

Uno más fue identificado como Ignacio Santiago Benito, presuntamente originario de Veracruz. De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía, todos ellos pertenecían al mismo grupo delictivo. Peniche Espejel manifestó que por las características de los hechos, se encuadra en el contexto de la disputa de las dos organizaciones criminales que operan en aquella región y que atraviesan una serie de rutas y brechas de terracería que son utilizadas para el trasiego de droga y robo de combustible que llegan a Estados Unidos por el lado de Ojinaga y en algunos casos que se extienden hasta Juárez. 

El 'ojo por ojo' entre grupos criminales El 14 de febrero de este año fueron asesinados cinco sujetos, tres originarios de Sinaloa y dos del municipio de Parral, en una masacre de la circularon videos en redes sociales. 

El enfrentamiento fue entre dos grupos delictivos en la carretera entre Villa Coronado y el municipio de López. En las imágenes difundidas se pudo apreciar el armamento de alto calibre que fue utilizado por al menos uno de los grupos delictivos, así como el momento en que algunos de los integrantes de uno de ellos rematan y decapitan a sus rivales. 

Fueron más de 2 mil casquillos los que se recogieron en dos puntos distintos por parte de las autoridades, la mayoría de calibres 7.62 por 39 y .223. 

Según la información oficial de la Fiscalía del Estado, al llegar los agentes estatales se encontraron con tres vehículos que presentaban múltiples perforaciones por disparos, siendo los siguientes: una camioneta Toyota Rav4 de color negro, un auto Chevrolet Aveo gris, y una camioneta Chevrolet Tahoe también gris. 

De igual forma se localizaron cinco cuerpos sin vida por disparos de arma de fuego, cuatro de ellos tirados sobre la cinta asfáltica y uno más en la terracería, de los cuales tres estaban decapitados. 

Al continuar su recorrido, antes de llegar al poblado de Villa Coronado se encontraron dos vehículos abandonados, una Ford F-150 de color gris y una Toyota Tacoma de color blanco, ambas con impactos de arma de fuego.