Estado
Migrante arrojó piedra a oficiales

Aumenta tensión entre venezolanos y la migra

Agentes de Border Patrol disparan balas de goma contra extranjeros que se manifestaban en el bordo del río Bravo

El Diario
El Diario

Staff
El Diario de Juárez

martes, 01 noviembre 2022 | 12:17

Ciudad Juárez.- Una escena de tensión se vivió el lunes al mediodía en el lecho del río que divide a México y Estados Unidos, en una muestra de la crisis migratoria no resuelta.

Agentes de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos (USBP) del Sector El Paso dispararon ayer al mediodía balas de goma hacia un grupo de migrantes venezolanos que cruzaron el río Grande –conocido como Bravo del lado mexicano– con banderas de EU, México y Venezuela, para manifestarse contra las políticas migratorias del gobierno de Joe Biden.

De acuerdo con la Border Patrol, sus agentes se vieron obligados a actuar con medidas de control de multitudes, lanzando bolas de gas pimienta “de fuerza menos letal” luego que uno de los manifestantes agredió a un agente estadounidense con un astabandera. Fue así, asegura la USBP, que la multitud se dispersó y regresó a México.

Versiones de los venezolanos, empero, acusan a un migrante hondureño de haber lanzado una piedra a los patrulleros fronterizos, quienes repelieron a los protestantes.

Guiados por el artista mexicano con ciudadanía estadounidense Roberto Márquez “Robenz”, un grupo de migrantes que desde hace días permanecen en el campamento venezolano instalado en el bordo del río comenzó una marcha pacífica sobre el bulevar Bernardo Norzagaray. 

Mujeres y niños encabezaron la caminata, mientras que hombres y mujeres cargaban sobre sus hombros una bandera de Estados Unidos de casi 50 metros de ancho que ellos mismos cosieron durante dos días con la leyenda “We the migrants built America” (“Nosotros los migrantes construimos Estados Unidos”). 

Con consignas como “Abajo el Título 42”, “Queremos trabajar, queremos trabajar” y “Déjenos entrar, déjenos entrar”, los sudamericanos llegaron hasta el parque Las Tortugas, en donde el primero en cruzar el río internacional fue “Robenz”, con una bandera estadounidense y un niño cargado. 

“Abajo el Título 42, abajo, queremos ingresar, por los niños, por los derechos humanos, queremos un mejor futuro, los buenos somos más, señores”, gritaba uno de los venezolanos mientras sostenía parte de la bandera del país al que buscan ingresar en busca de trabajo. 

“Queremos entrar, queremos entrar, queremos entrar”, comenzaron a aplaudir los manifestantes mientras un grupo de ellos cruzaba el río con las banderas y los niños cargados sobre sus hombros, y una parte decidió seguir la caminata desde el lado mexicano. 

En menos de tres minutos una unidad de la Patrulla Fronteriza se acercó al lugar, y mientras ellos comenzaron a caminar al grito de “queremos trabajar, queremos trabajar”, cerca de 15 unidades de las autoridades estadounidenses arribaron al lugar, por lo que “Robenz” y uno de los migrantes se acercaron a los agentes con una bandera de Venezuela. 

“Iban a decirles de qué trataba la protesta, que era pacífica, para que nos dejaran entrar”, narró uno de los migrantes mientras un helicóptero sobrevolaba el río. 

La detención de los dos hombres provocó que los migrantes pidieran su liberación. Los agentes les pidieron que se hincaran, pero al descubrir que también iban a ser detenidos, comenzaron a correr hacia México. 

“Cuando detuvieron al mexicano y al venezolano todos nos fuimos hasta allá, no para pasar ilegalmente, sino para hablar con ellos, pero una mujer (de la Patrulla Fronteriza) sacó un arma, luego nos dijeron que nos sentáramos”, narró Beatriz Cambero, una migrante venezolana de 23 años de edad, quien formaba parte del grupo. 

“Cuando nos tenían hincados allá, agachados, nos dijeron que nos iban a trasladar de 15 en 15, nosotros nos asustamos y nos vinimos hacia atrás, empezamos a gritar que no nos íbamos a subir a ningún vehículo y sacaron todos las pistolas, querían como que agarrarnos. A una niña como de 13, 14 años la querían agarrar y ella se soltó y se arrastró, ahí empezamos a gritar y a gritar hasta que ya cuando cruzamos al río empezaron a lanzar todas esas (balas de goma)”, agregó. 

Eli Alfonso Segura recibió dos disparos, en la espalda y el cuello, cuando regresaba a México con la bandera de Venezuela, por lo que reclamó a las autoridades estadounidenses que hayan atacado por la espalda a un hombre sin armas. 

“Cruzamos para allá, para dar un mensaje y nos han atacado, nos han agredido. Uno como en defensa se queda parado, gritando, y ya nos disparan; no tenemos armas, estamos desarmados y nos aplastan con su fuerza”, narró Segura quien se describió como un hombre humilde y trabajador. 

“Fui una de las últimas personas que cruzaron y cuando llegué al río yo me caí, tenía mi bandera y estaba peleando porque no me quitaran la bandera, y ya cuando estaba dentro del río me dispararon y me dispararon una vez y otra vez y otra vez. Como cobardes nos maltratan, porque somos un pueblo desarmado, humilde, trabajador”, narró el venezolano. 

Los venezolanos acusaron a un migrante hondureño de aventar una piedra contra los agentes migratorios, por lo que buscaron entregar al hondureño pero se retiró del bordo del río. 

Ya cuando todos estaban del lado mexicano, los agentes migratorios dispararon nuevamente las balas de goma a los migrantes, aparentemente tras otra piedra lanzada hacia ellos, por lo que los migrantes que conforman el campamento pidieron a sus compañeros que mantuvieran la calma. 

“Estábamos pacíficamente, sólo íbamos pasando por ahí para izar nuestras banderas, para mandarle un mensaje a los políticos de allá, de ese país, para que nos escuchen, para que nos den la ayuda porque estamos atrancados acá. Lo que hicieron fue un atropello humano, una violencia humana fue lo que hicieron con nosotros, reclamó Daniel Segura, un venezolano de 32 años. 

Tras la protesta, la pastora Claudia Gutiérrez, de la iglesia Casa de Dios y Puertas del Cielo, hizo un llamado a los migrantes para pedirles que continúen en la ciudad esperando una oportunidad de ingresar al vecino país sin volver a cruzar la frontera. 

Paso a paso

• Con una megabandera de EU creada con el artista “Robenz”, cerca de un centenar de venezolanos comenzaron una marcha pacífica.

• Caminaron sobre el bulevar Bernardo Norzagaray hasta el parque Las Tortugas. 

• Guiados por el artista, los manifestantes cruzaron el río para continuar su protesta de lado estadounidense.

• Cerca de 15 unidades de la Patrulla Fronteriza los abordaron y detuvieron a “Robenz” y a un venezolano. Esto provocó el reclamo del resto de los migrantes. 

• Una agente de la Patrulla Fronteriza sacó su arma de cargo. Los oficiales intentaron detener a una adolescente, quien logró escapar. 

• Un hondureño aventó una piedra hacia los agentes estadounidenses. Los venezolanos trataron de detenerlo para entregarlo a la Patrulla Fronteriza pero se aventó al río y cruzó a México corriendo.

• Un grupo de estadounidenses persiguió a los migrantes con pistolas de balas de goma. 

• Desde el bordo mexicano un migrante aventó una piedra hacia los agentes. Los elementos volvieron a disparar hacia México. 

• Los venezolanos reclamaron el uso de las armas con balas de plástico y aseguraron que mantendrán un campamento pacífico en espera de ingresar a Estados Unidos.