Estado
En el 2021

Aumentaron choques ocasionados por ebrios

Los responsables tienen poco interés en atender su dependencia del alcohol

Cortesía / Auto involucrado en un percance vial

Mayra Selene González / El Diario de Juárez

viernes, 07 enero 2022 | 05:00

Ciudad Juárez.— Aunque la cantidad de choques ocurridos durante el 2021 disminuyó en un 7 por ciento en comparación con el 2020, los provocados por ebrios incrementaron en un 10 por ciento durante el año que acaba de terminar, de acuerdo con las cifras proporcionadas por la Coordinación de Seguridad Vial.

Uno de los principales problemas que ocasiona esta situación es que la mayoría de las personas que cometen este tipo de faltas tiene poco interés en atender su dependencia del alcohol, y sólo acuden a las pláticas de concientización para cumplir con el trámite y recuperar su vehículo, mencionó Gabriela Carzoli, responsable de la Unidad Altavista del Centro de Atención Primaria para las Adicciones (CAPA).

Mientras que en 2020, Seguridad atendió cuatro mil 18 choques, de los que mil 81 fueron provocados por guiadores ebrios, en 2021 se atendieron tres mil 748, de los que mil 190 fueron provocados por ebrios, refirió la corporación.

CAPA es la institución encargada de dar las pláticas a los conductores ebrios que son remitidos al Centro de Recuperación Cívica Total (Cerecito), donde se ha detectado que la mayoría de ellos es reincidente: tienen dos, tres e incluso el cuarto proceso, con lo que están en riesgo de perder el derecho a la licencia de conducir, indicó la responsable.

“La justificación de ellos es que se les hizo fácil, que no midieron las consecuencias, es poca la cultura que tienen respecto a los riesgos de manejar alcoholizado y minimizan el riesgo, vienen y toman un curso, ellos creen que toman la plática, los sensibilizan y se van, no entienden que cada vez que reinciden hay consecuencias más graves”, mencionó.

Indicó que los conductores detenidos acuden a una plática informativa con Trabajo Social y Psicología e incluso entran a una sesión de Alcohólicos Anónimos donde se les explican los riesgos; pero cuando son reincidentes, los conductores prácticamente acuden sólo para cumplir con el proceso debido a que cada día que pasa se incrementa el costo del corralón donde está su vehículo.

“Minimizan mucho la parte de la consciencia social, de la responsabilidad social, es más que nada cumplir con un proceso administrativo para que obviamente no haya cargos económicos”, comentó.

El proceso para los reincidentes consiste en una terapia de cuatro sesiones, pero de cada 10 de ellos es difícil encontrar al menos dos que quieran continuar con las 12 sesiones para tomar una terapia completa que lo ayude a enfrentar su problema, refirió.

En la mayoría de ellos se ha detectado que padecen algún problema de depresión; sin embargo, para que el tratamiento tuviera éxito, el usuario debe reconocer que quiere un cambio, indicó.

“De hecho todos ellos traen trastornos duales, hay una codependencia al alcohol, aquí lo malo es que ellos no lo ven como un problema, dicen que no pueden dejarlo”, detalló. 

La responsable de este programa consideró el problema como grave debido a que se trata de una adicción aceptada, que cobra la vida de terceras personas. 

‘No mides las consecuencias’

“Nosotros sí nos damos cuenta de la gravedad del problema del alcohol. Por ejemplo, yo cuando iba con mi amigo nos metíamos en problemas pero sin siquiera darnos cuenta que teníamos problemas, cuando íbamos alcoholizados íbamos jugando carreras a veces, éramos dos derrapando el carro, o sea, nosotros poníamos en peligro la vida de otras personas pero nosotros no nos dábamos cuenta”, comentó Ulises.

Dijo que es hasta que pasa el estado de ebriedad cuando se percatan de todo lo ocurrido.

“Cuando ya pasa la cruda y despiertas de la borrachera viene la cruda moral, el daño de qué habrás hecho y dices, ‘¿en qué momento llegué a cometer esto?’, no estaba dentro de mis planes hacer alguna tontería. Sin embargo, el alcohol nos gana, está fuera de nuestro alcance”, agregó.