Estado

Bajo nuevo esquema, casi 500 venezolanos fueron admitidos

Hay miles aprobados en solo dos semanas que inició el programa de patrocinador

Cortesía
Cortesía

The Washington Post

viernes, 04 noviembre 2022 | 21:50

Casi 7 mil migrantes venezolanos han sido autorizados a viajar a Estados Unidos desde que la administración Biden creó recientemente un programa para inmigrantes con patrocinadores estadounidenses para solicitarlos, y ya han llegado más de 490, dijeron el jueves funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Las autoridades lanzaron el programa hace dos semanas para frenar un número récord de venezolanos que llegan a la frontera entre Estados Unidos y México, luego de huir de la pobreza y el gobierno autoritario en su tierra natal. Millones han huido de Venezuela, según las Naciones Unidas, y decenas de miles han viajado al sur de la frontera de Estados Unidos pidiendo permiso para entrar.

El gobierno de Biden dijo a mediados de octubre que aceptaría a 24 mil venezolanos con patrocinadores estadounidenses que puedan albergarlos y apoyarlos económicamente.

Desde entonces, las autoridades dijeron que la cantidad de venezolanos detenidos que cruzan ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México se ha reducido de un promedio de 1 mil 100 por día a unos 300 por día.

“Hace dos semanas, el DHS anunció un nuevo proceso para los ciudadanos venezolanos que mejora la seguridad de nuestra frontera y brinda un medio legal para que los venezolanos elegibles vengan a los Estados Unidos”, dijo el portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, Luis Miranda, en un comunicado. “Los datos iniciales muestran que cuando existe una forma lícita y ordenada, las personas son menos proclives a poner la vida en manos de los contrabandistas”.

Los funcionarios federales crearon el programa para disuadir a los adultos y niños migrantes de realizar la peligrosa travesía a través de la jungla y varios países hasta la frontera entre Estados Unidos y México, y para reducir la presión sobre los funcionarios en las ciudades fronterizas y en D.C. y Nueva York, donde los refugios se han esforzado por hacer espacio para los recién llegados.

Pero no está claro qué sucederá cuando se llenen los 24 mil cupos, una pequeña fracción de los casi 190 mil venezolanos detenidos en la frontera sur el año fiscal pasado, algunos más de una vez.

Los venezolanos son parte de un número récord de 2.3 millones de detenciones en la frontera el año pasado, lo que exacerba la disputa partidista de larga data sobre la aplicación de la ley de inmigración.

Los gobernadores republicanos en Texas, Florida y Arizona han transportado a miles de migrantes desde la frontera a ciudades del norte como Washington y Nueva York, donde el alcalde demócrata Eric Adams declaró un “estado de emergencia para solicitantes de asilo” en octubre después de que la población en refugios alcanzara un máximo récord.

Días después, el Departamento de Seguridad Nacional anunció que el gobierno de Estados Unidos admitiría venezolanos en “libertad condicional” durante dos años y les permitiría obtener permisos de trabajo y solicitar asilo u otro estatus legal permanente. Podrían enfrentar la deportación si pierden sus casos de inmigración, dijeron las autoridades.

Cualquiera que cruce la frontera ilegalmente después del 19 de octubre es descalificado del programa y será expulsado a México u otro país o deportado, dijeron funcionarios del DHS. Cualquier persona que ingrese ilegalmente a México o Panamá tampoco será elegible para libertad condicional.

La esperanza muere

Docenas de venezolanos angustiados que regresaron recientemente de Estados Unidos acamparon frente a la Embajada de Venezuela en la Ciudad de México esta semana, tratando de regresar a la patria de la que huyeron.

Por la noche duermen en la acera, arropados en mantas sobre colchones azules proporcionados por la embajada. Al amanecer, el personal de la embajada los arrastra al otro lado de la calle para dejar espacio a otros venezolanos que hacen fila para renovar sus pasaportes.

Josué Cardozo, de 28 años, dijo que salió de Venezuela hace más de un mes y viajó por varios países para llegar a la frontera de Estados Unidos. Dijo que esquivó a los contrabandistas y vio morir a otros migrantes en el viaje a través del Tapón de Darién entre Colombia y Panamá.

Pero cuando cruzó a Texas, dijo, los oficiales federales de Estados Unidos lo detuvieron, lo transportaron a California y luego lo llevaron a él y a otros venezolanos a una estación de autobuses en Tijuana.

“No sabíamos a dónde nos llevaban”, dijo Cardozo, quien solo habla español. “Estaba mirando por la ventana y de repente veo este cartel que dice ‘Bienvenido a México’”.

"Gasté todos mis ahorros y vi el infierno para encontrar la libertad en los Estados Unidos”, dijo Cardozo, y agregó que se arrodilló en el baño de la estación de autobuses y lloró. “Solo quería trabajar y tener la oportunidad de una vida mejor. Pero, literalmente, sentí como si Joe Biden me hubiera agarrado el corazón y me lo hubiera sacado del pecho”.

Ahora él y otros están tratando de juntar $200 para un vuelo de regreso a Venezuela.

“El peor dolor es sentir que ningún país te quiere”, dijo Biliyoel Urdaneta, de 34 años, en una entrevista afuera de la embajada.

Urdaneta dijo que las autoridades mexicanas en la extensa ciudad fronteriza de Ciudad Juárez le impidieron cruzar a El Paso, Texas, en septiembre. Había perdido su teléfono en la jungla en el viaje hacia el norte, y ahora no está seguro de cómo llegará a Caracas y luego a su hogar en la ciudad de Maracaibo, a casi 500 millas al oeste de la capital.

Dijo que no tenía a nadie en los Estados Unidos que pudiera patrocinarlo.

Deportar venezolanos es difícil porque el gobierno venezolano a menudo se niega a permitir vuelos de deportación al país. El presidente Biden reconoció el desafío en septiembre y dijo que “no era racional” deportar a nadie a regímenes autoritarios como Nicaragua, Cuba y Venezuela.

Pero Urdaneta dijo que eso es efectivamente lo que le está pasando a él ya otros venezolanos.

“Biden dijo que entendía nuestro problema, que Venezuela es una dictadura de la que la gente trata de huir”, dijo Urdaneta. “Ahora nos da esta sorpresa. ¿Qué le digo a mi familia? ¿Que nuestro futuro se acabó? ¿Que no habrá comida en la mesa?”.

Los funcionarios de Seguridad Nacional dijeron que tienen la esperanza de que el nuevo programa centre a los migrantes en caminos más seguros y legales, y dijeron que existe la posibilidad de aumentar el límite de 24 mil si el sistema funciona.

Las autoridades dijeron que han emitido más de 6 mil 800 autorizaciones de viaje como parte del nuevo programa. De los casi 500 arribos hasta el momento, más de la mitad esperaban su aprobación en México.

El programa sigue el modelo de un esfuerzo similar para los ucranianos, que comenzaron a volar a México después de la invasión rusa en febrero en busca de reunirse con amigos o familiares en los Estados Unidos. Desde que comenzó ese programa, el  gobierno de Estados Unidos ha recibido más de 160 mil solicitudes para patrocinar a ciudadanos ucranianos, según el Departamento de Seguridad Nacional.

Unos 112 mil ucranianos han sido aprobados y más de 77 mil ya han llegado a través del programa, llamado “Unidos por Ucrania”.

Otros 111 mil ucranianos han llegado fuera del programa desde finales de marzo, según el departamento.