Estado

Bebé indígena muere calcinado dentro de casa para perros

La madre se encontraba alcoholizada

De la Redacción

miércoles, 03 febrero 2021 | 16:10

San Francisco del Oro. – Un niño de escasos dos años de edad fue localizado ayer por la mañana en completo estado de calcinación, dentro de una casa para perros en la comunidad de Mateo y de acuerdo con la Fiscalía General del Estado, su madre se encontraba bajo los efectos del alcohol acompañada de su pareja al momento de la tragedia.

El menor fue identificado con el nombre de Julio César Cruz, quien vivía junto a sus tres hermanos, su madre y sus padrastro. Se desconocen hasta el momento las circunstancias de la muerte, ya que un vecino de dicho sector fue quien realizó el llamado a las autoridades, mismas que se trasladaron de inmediato al lugar de los hechos.

Este reporte se generó alrededor de las 9:00 horas cuando el citado vecino descubrió el cuerpo de la criatura completamente calcinado, en una estructura de madera habilitada para resguardar perros, cubierto con leña y cobijas que aparentemente tenían el objetivo de ocultar el cadáver. También en el lugar se localizó el cadáver de un canino de igual manera incinerado.

Cuando arribaron los elementos de la FGE, se encontraban en el lugar el padrastro y la madre del menor, así como los tres hermanos. Sobre la progenitora, según expresaron los agentes investigadores, la noche anterior, ésta se encontraba injiriendo bebidas embriagantes a lado de su pareja sentimental en el momento en que se produjo el incendio y la lamentable pérdida.

Cabe señalar que el niño, así como sus familiares, pertenecen a una etnia indígena y debido a esto, los adultos, es decir la madre, el padrastro y su hermana mayor, fueron trasladados en calidad de presentados a las instalaciones de Fiscalía para rendir su declaración ante un intérprete de su lengua, para que así se esclarezcan los hechos que ocasionaron la muerte del pequeño de dos años.

En virtud de lo acontecido, la Fiscalía General del Estado emitió un comunicado en el que dio a conocer que un grupo multidisciplinario, compuesto por agentes y personal de Servicios Periciales, lleva a cabo los trabajos de investigación en torno a la localización del cuerpo sin vida del niño Julio César. Por otro lado, dos de los hermanos de la víctima son menores de edad y debido a ello tuvieron que ser resguardados en las instalaciones del DIF en San Francisco del Oro.