Estado

Buscan disminuir violencia entre jóvenes juarenses

El programa 'Del Barrio a la Comunidad’ trabaja con personas de entre 12 y 29 años

Cortesía / Se brinda apoyo por medio de talleres

Hérika Martinez/ El Diario de Juárez

sábado, 05 septiembre 2020 | 13:03

Ciudad Juárez.- A través del programa Del Barrio a la Comunidad, activistas buscan mediar conflictos entre jóvenes, con el fin de disminuir la violencia en Ciudad Juárez y ofrecerles talleres y una nueva opción de vida. 

“Los jóvenes con los que trabajamos son jóvenes entre 12 y 29 años, que no trabajan ni estudian, el 90% pertenece a algún barrio o pandilla, el 84% consume o consumió algún tipo de droga y el 27% ha estado preso por narcomenudeo, robo, tráfico de personas, tiroteos, riñas o violencia doméstica”, informó Tony Briones, coordinador del programa que busca disminuir la violencia en Juárez.

Del Barrio a la Comunidad está financiado desde 2014 por el Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana (Ficosec) y está basado en el modelo “Cure Violence”, implementado en 25 ciudades de Estados Unidos, Honduras, Guatemala, Colombia, Argentina, El Salvador, Puerto Rico, Siria, Iraq, Kenia y Sudáfrica. 

El modelo consta de la identificación de personas o grupos en mayor riesgo de violencia o delincuencia, de potenciales conflictos o eventos por escalar y la agrupación de beneficiarios por horario. 

Después sigue la mediación en el noroeste y suroeste de la ciudad, que consiste en el mediar conflictos entre personas o grupos, intervenir e interrumpir conflictos y en capacitar y formar a los jóvenes en oficios y realizar actividades culturales para reducir el riesgo. 

Luego continúa la educación comunitaria, en la que se trabaja en promover actividades de rehabilitación y cuidado de espacios públicos, en campañas comunitarias de prevención de violencia, en diagnosticar causas de la violencia y redes de contención y en promover el cambio de comportamiento de la comunidad hacia los jóvenes.

Con estas tres etapas se busca la contención y reducción de la violencia, pero continúa el monitoreo y seguimiento de los jóvenes.

Se realiza también un diagnóstico, de entrevistas individuales de trayectoria de vida, la identificación de conductas de riesgo (violentas o delictivas) y la valoración diagnóstica para indicar tratamiento personalizado.

Como parte del tratamiento se lleva a cabo un proyecto de vida atendiendo las dimensiones familiar, laboral, educativa y personal. Con apoyo psicológico y talleres formativos como pintura, música, corte de cabello y serigrafía. 

El 73%  tiene o tuvo algún familiar directo perteneciente a alguna pandilla y el 52% tiene algún familiar que ha estado preso alguna vez. 

De los 3 mil 773 conflictos detectados de 2015 a 2019, se logró la mediación efectiva de 3 mil 520, lo que correspondió al 94 por ciento.

En 2015 Del Barrio a la Comunidad logró mediar 401 conflictos, en 2016 la cifra ascendió a 648, en 2017 se incrementó el número a mil 65, en 2018 sumaron 803 mediaciones y en 2019 sumaron 856 hasta diciembre.

El programa también ha reflejado una disminución en homicidios dolosos en las zonas de implementación, “sí aportamos algo para que esto no siga pasando”, destacó Briones. 

“Hemos reducido las riñas de los jóvenes, así como construido lazos de amistad entre ellos, así como generado fortaleza en los vínculos vecinales y familiares, lo que ha permitido la inclusión de los jóvenes en espacios familiares y vecinales”, dijo el activista.