Estado

Buscan la preservación de especies en Santa Gertrudis

Se trata del bisonte, el ciervo rojo y el borrego cimarrón

El Diario de Delicias

jueves, 15 julio 2021 | 16:01

Actualmente el Campo Militar número 42-A General de División Francisco Villa, Santa Gertrudis, está al cuidado de tres especies animales, siendo dos de ellas las que se encuentran en peligro de extinción, se trata del borrego cimarrón y el bisonte, además de contar con siervos rojos, los cuales cada uno de ellos tiene que ser cuidado de diferente manera.

El subteniente médico veterinario Wilber Jacinto Pineda, explicó que fue en el año 2016 cuando se dio inicio al cuidado del borrego cimarrón siendo en un principio dos machos y ocho hembras, pero actualmente ya se tienen contabilizados 46 animales de esta especie, misma que se encuentra en estado de extinción, este ejemplar es pequeño que puede llegar a pesar un poco más de 70 Kg.

Dijo que en dicho criadero se encuentran dos tropas y un oficial que se encargan de estar cuidando a estos animales 24 horas los 365 días del año, expresó que estos borregos están siendo preparados para poder dejarlos en algún momento en libertad, estos se alimentan de pastos concentrados y arbustos, pero todos los días se les deja comida para que puedan estar bien, luego de comer lo que se les brinda suelen subir algunos cerros para posteriormente perderse entre la naturaleza.

Al ser animales en peligro de extensión se les da un cuidado extremo, es decir, si se observa algún ejemplar que tenga algún problema rápidamente se le da asistencia pre hospitalaria con el fin de evitar que pueda morir, cabe destacar que en el campo militar existen médicos veterinarios, los cuales se encargan de atender a los tres tipos de animales que cuida el criadero.

Otra de las especies que se encuentran en el lugar y que de igual manera está en peligro de extinción es el Bisonte Americano, Carolina Méndez Salazar, soldado veterinaria y remonta, mencionó que el lugar tiene en este momento 28 ejemplares, de los cuales 20 permanecen en la naturaleza y el resto son cuidados por los elementos del lugar.

Este tipo de bisontes suelen ser animales muy grandes llegando a pesar las hembras de 450 a 600 kg y los machos de mil 350 a mil 450 kg, lo que los convierte en animales peligrosos, la veterinaria Méndez, refirió que son temperamentales, es decir, si no sienten peligro son tranquilos pero si se creen en riesgo pueden ser muy agresivos, son alimentados con alfalfa, rastrojo y maíz molido con semilla de algodón.

En los meses de agosto-septiembre suelen ser los periodos de apareamiento y esta especie ha de parir solamente una cría por año, a comparación de otros animales la hembra realiza todo el proceso de parto completamente sola ya que puede ser peligroso que una persona intente ayudarla, debido a que suele ser muy agresiva al cuidar a su cría, en cuestión de atención también se aplica una asistencia pre hospitalaria y de igual manera son ejemplares que se cuidan mucho.

Actualmente se cuenta con un corral para el confinamiento de los bisontes, mismos que son exhibidos durante las diferentes visitas que se reciben en el criadero por parte de escuelas públicas, universidades, empresas civiles con fines agropecuarios y recorridos de supervisión por funcionarios de la Sedena, mientras que el resto del hato se encuentra en libertad en las diferentes estancias que conforman el programa de producción bovino.

Finalmente el criadero militar se encarga del cuidado de ciervos rojos, esta especie es natal de europea pero actualmente se cuenta con veinticuatro corrales de una hectárea cada uno, de los cuales 10 tienen alfalfa y 14 son empleados para el confinamiento y alimentación del ganado a base de suplementación con pacas de alfalfa y forraje de avena en épocas de climas extremosos, cuando el ganado requiere cuidados especiales, así como una sala de manejo tipo neozelandés y un sistema de riego de agua rodada con siete hidrantes.

Esto lo dio a conocer Daniel Iván Servando Gándara, quien es cabo de Caballería y se encarga de cuidar al ciervo rojo, actualmente hay un poco más de 200 ejemplares los cuales son comercializados en diferentes partes del estado, cabe destacar que el alimento que ingieren es procesado dentro del campo militar, siendo la alfalfa y el grano lo que más comen.

El cabo Servando indicó que el tiempo de apareamiento del ciervo es entre julio, agosto y septiembre volviéndose más agresivos, esto casi similar a como se comporta el bisonte, pero la diferencia es que el personal tiene que estar en todo momento vigilando que la hembra pueda tener un parto natural.