Estado

Buscan más cuerpos en tiro de mina

En el lugar han sido localizados en total 18 cadáveres en menos de un año

De la Redacción/El Diario
miércoles, 13 noviembre 2019 | 11:48

Chihuahua.- La identidad de los restos óseos de cuatro personas que fueron localizados en un tiro de mina en la comunidad de Santo Domingo, no se ha podido establecer y podría ser que correspondan a más víctimas, informó el fiscal César Augusto Peniche Espejel; en el mismo sitio han sido localizados en total 18 cadáveres en menos de un año.

Las identidades de las últimas víctimas encontradas se podrá establecer una vez que se concluya con los exámanes foreneses que se habrán de realizar.

Por tal motivo, hasta el momento no se tiene certeza de que algunos de los restos puedan pertenencer a Luis Martín Perea López, padre de Ivannia Perea Prieto quien también fue localizada sin vida en una de estas formaciones el pasado mes de agosto, luego de haber sido privados de la libertad a finales de julio del presente año.

Los cuerpos fueron localizados mediante un rastreo que la Comisión de Búsqueda de Personas Ausentes realizó el pasado sábado en la zona de Santo Domingo, municipio de Aquiles Serdán, con el apoyo de rescatistas de la Cruz Roja que descendieron más de 200 metros en un tiro de mina, punto en el que se encontraron los restos humanos.

Peniche Espejel afirmó que ahora inicia el proceso forense para poder obtener las muestras de ADN y cotejarlas con las que se tienen y que pertenecen a familiares de personas ausentes para poder establecer su identidad.

Cabe señalar que, por las condiciones en las que se encuentran, los resultados tardarán varios días en darse a conocer y por lo tanto no se puede afirmar que Perea López pueda encontrarse entre esos restos.

Además de los restos óseos, en el lugar se localizaron también prendas de vestir, así como casquillos percutidos calibre .9 y .40 milímetros. Por el momento, y ante las condiciones de los restos, se desconoce la identidad de las víctimas.

Asimismo, el fiscal expuso que derivado de las investigaciones que se han realizado se ha podido establecer que la zona de Santo Domingo es utilizada como un punto en el que se abandonan cadáveres y que los rastreos en ese sector se van a mantener.

Tiradero de cadáveres en la mina San Antonio Viejo

Apenas el pasado 17 de agosto fueron localizados los restos de otros cinco cuerpos humanos, entre ellos el de Ivannia Perea y otras personas hasta la fecha no identificadas oficialmente.

En esa fecha los elementos de la Fiscalía y de la Comisión Estatal de Búsqueda lograron recuperar dos cuerpos en avanzado estado de descomposición y diversos restos humanos de otros tres cadáveres.

Inicialmente se manejó la versión de que estaban los cuerpos del padre y la joven, quienes fueron levantados afuera de su domicilio en la colonia Jardines Universidad el pasado 25 de julio.

Para la extracción fue necesario el apoyo de la Escuela de Rescate de la Cruz Roja, quienes en compañía de agentes del Ministerio Público adscritos a la Fiscalía Zona Centro, así como policías investigadores, especialistas en Peritaje Estratégico y antropólogos de la Comisión, realizaron varios descensos para procesar la escena.

El rescate se realizó a una profundidad de más de 200 metros bajo la superficie, donde fueron localizados los restos.

Los cuerpos fueron embalados y trasladados al área de Servicios Periciales, donde se efectuarán los análisis necesarios para poder determinar su identidad, así como la causa de muerte.

Aquiles Serdán, entre los primeros de fosas clandestinas

El tiro de la mina San Antonio Viejo se ubica entre las comunidades de San Antonio y Santo Domingo, en el municipio de Aquiles Serdán, vecino de la capital.

El camino de unos 8 kilómetros de terraceria es de poco tránsito y difícil acceso, debido a que sólo circulan algunos empleados de las empresas mineras instaladas en el lugar en camiones de trabajo.

Dicho tiro tiene 800 metros de profundidad, en 16 niveles de 50 metros cada uno, de acuerdo con trabajadores dedicados a la exploración minera. Se encuentra cerrado y ha dejado de producir desde hace años.

Inicialmente dicho tiro había sido bloqueado con varillas de acero por parte de la empresa Minerales, propietaria de la concesión, sin embargo ese material fue robado desde hace mucho tiempo para ser vendido como fierro viejo en las chatarreras.

Posteriormente la empresa bloqueó el tiro con concreto, pero se han hecho agujeros en el lugar por parte de los criminales que han tomado el sitio como cementerio clandestino.

Los cadáveres que se han encontrado terminan en un bloqueo que tiene el tiro entre los niveles 4 y 5, es decir a más de 200 metros bajo la superficie, de los 800 que tiene en total para llegar hasta el fondo al que antiguamente, cuando estaba en operación la mina, se bajaba en canastillas de hierro.

Hasta la fecha en ese lugar han sido encontrados 18 cadáveres, desde diciembre del año pasado y hasta el pasado fin de semana. De épocas anteriores no existen registros.

A finales del mes de agosto la Secretaría de Gobernación presentó el Registro Nacional de Fosas Clandestinas  y Fosas Comunes, elaborado por la Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración. En dicho reporte se estableció que habían sido exhumados 68 cuerpos y restos óseos de fosas localizadas en nueve municipios de Chihuahua.

De las exhumaciones realizadas, 28 víctimas fueron recuperadas en Ciudad Juárez y 14 en Aquiles Serdán, hasta entonces, por lo que sumados los recientes hallazgos serían 18 cadáveres o partes de sus restos encontrados en el municipio vecino de la capital.

El Registro Nacional de Fosas Clandestinas reveló que en todo el país fueron ubicados 352 sitios de inhumaciones clandestinas, 594 fosas clandestinas de las cuales exhumaron 706 cuerpos.