Estado

Carece Iglesia de espacios para alojar a más migrantes: obispo

Desde la semana pasada, decenas de migrantes arribaron a la Catedral para pedir que se les dejara dormir en el atrio del templo

El Diario de Juárez

Verónica Domínguez/El Diario

lunes, 22 julio 2019 | 08:55

Ciudad Juárez.- La Iglesia Católica carece de espacios para recibir a los migrantes que continúan llegando a la frontera, declaró ayer el obispo de la Diócesis de Ciudad Juárez, José Guadalupe Torres, en entrevista.

Desde la semana pasada, decenas de migrantes arribaron a la Catedral para pedir que se les dejara dormir en el atrio del templo.

“El espacio se les ofrece, pero la capacidad no alcanza para todos los migrantes que siguen llegando del sur, pero sobre todo son los que son deportados 80 ó 100 cada día. La Casa del Migrante junto con tres parroquias está atendiendo a migrantes; no alcanza, las autoridades están haciendo su parte, poniendo de su empeño. Por otra parte, no sé si estas personas tengan el deseo de ingresar a un albergue o prefieren como opción quedarse en la calle, lo cual no es correcto”, dijo el obispo.

Por su parte Eduardo Hayen, párroco de la Catedral, confirmó que sólo puede recibir a 20 extranjeros en ese lugar para pernoctar.

“Ellos buscan lugares para no pasar la noche en la calle, y por eso piden ayuda en la Catedral para que los dejen dormir en el atrio, quieren un lugar seguro para resguardarse de los peligros de la calle”, expuso Hayen.

Añadió que el servicio es limitado debido a que no cuentan con las instalaciones adecuadas y tampoco tienen para alimentarlos.

“También es una llamada de atención para el Instituto Nacional de Migración (Inami) que les dicen: váyanse a Catedral, como si fuera un lugar que está preparado para recibir migrantes, pero no, no tenemos cómo”, enfatizó Hayen.

El párroco exhortó a la comunidad para que ayude a los peregrinos o migrantes que deambulan por la zona Centro.

Agregó que fueron cuatro días de la semana pasada que recibieron migrantes originarios de Honduras, Guatemala y Cuba, que se quedaron una sola noche debido a que su propósito fue regresar a su país.

“Desde que empezó la crisis y empezaron las caravanas se agravó la situación, y sobre todo ahora que los están deportando, antes ya llegaban desde el sur, pero ahora están llegando más todavía, antes querían pasar a Estados Unidos, pero ahora quieren pasar a sus casas”, enfatizó Hayen.

Comentó que como parte del servicio comunitario a los migrantes se les proporciona el teléfono para que les hablen a sus familias de manera gratuita y les ayudan para recibir el dinero de sus familiares para que puedan retornar a sus países.

“En una emergencia que no quieran estar en la calle les prestamos el atrio, les abrimos el baño a una cierta hora de la noche y en lo que podamos ayudar, no podemos hacer de la Catedral un campo de migrantes, de refugiados migrantes porque no tenemos las condiciones para esto”, destacó el párroco.