Estado

Cártel de Sinaloa, detrás de ejecución de policías

Buscan operar el robo de combustible en la zona: FGE

De la Redacción/El Diario
jueves, 18 julio 2019 | 12:39

Chihuahua.- Luego de ser hallados los cuerpos sin vida de los cuatro policías de San Francisco de Conchos que fueron levantados por un comando armado, la Fiscalía General del Estado (FGE) adjudicó el hecho al Cártel de Sinaloa relacionado con el robo de combustible.

“Fue una amenaza del Cártel de Sinaloa dirigida a Seguridad Pública Municipal, para la libre operación en el robo de combustible en la zona que ese grupo se disputa con “La Línea”, informaron investigadores de la Fiscalía.

Por su parte el fiscal del Estado, César Peniche, atribuyó los asesinatos de los policías a un grupo delincuencial que opera en la zona de Parral.

Mediante un comunicado informó que los “análisis de inteligencia” que se realizan, determinaron que los hechos obedecen a actos de intimidación que células criminales realizan en contra de las corporaciones policiacas por la disputa del control y sustracción ilegal de hidrocarburos. Peniche Espejel mencionó que no hay antecedentes de amenazas que hubiesen sufrido los policías municipales o la corporación.

Resaltó que el municipio se encuentra en una zona donde operan los cárteles de Sinaloa y La Línea, y aunque hasta el martes desconocía qué grupo podría haber tenido responsabilidad en la desaparición forzada de los agentes, confirmó que se le atribuye al Cártel de Sinaloa.

A 48 horas de haber sido sometidos y secuestrados por un grupo de hombres fuertemente armados en las inmediaciones de la comunidad El Tigre a la orilla del lago Toronto, cuatro agentes de la Policía Municipal de San Francisco de Conchos fueron encontrados muertos la madrugada de ayer en una brecha conocida como “Las Torres”, en el vecino municipio de Valle de Zaragoza.

Los cuerpos presentaban heridas producidas por armas de fuego. Tras el hecho, el municipio se quedó prácticamente sin vigilancia al desertar un elemento y el resto se negó a patrullar por falta de equipo y apoyo. Fueron elementos de la FGE y la Comisión Estatal de Seguridad (CES), quienes ubicaron los cadáveres de los agentes Ángel Carrillo Rey, Ramón Horacio Galindo Castañón, Gustavo Ramírez Jiménez y Salvador Omar Araiza Lozoya, mismos que desaparecieron estando en servicio minutos antes de las 23 horas del pasado domingo; los dos primeros adscritos a la DSPM y los dos restantes a la Policía Seccional de La Boquilla.

A temprana hora de ayer, el alcalde de Conchos, Jaime Ramírez Carrasco, se reunió con familiares de los agentes para darles la trágica noticia; ofrecer el pésame y organizar un despliegue blindado en el que dos familiares de cada uno de los elementos fueran llevados hasta el Semefo de Parral para identificar los cuerpos.

Sin embargo, al medio día de ayer, el traslado de los familiares se canceló debido al riesgo latente de un ataque.

Finalmente fue en las instalaciones del Ministerio Público de Camargo en donde los allegados fueron concentrados y vía fotos y enlaces de video los familiares llevaron a cabo el proceso de reconocimiento de los policías asesinados. Únicamente vehículos y personal de una agencia funeraria se desplazaron hasta Parral por los cuerpos.

En tanto, el municipio de San Francisco de Conchos quedó durante la mañana de ayer prácticamente sin vigilancia y escaso armamento.

Luego de que un policía desertara, quedaron en activo seis y un tránsito, los cuales se negaron a salir a patrullar argumentando falta de equipo y apoyo logístico.

El alcalde Ramírez Carrasco insistió a la FGE para que fuera asignado un grupo especial que se hiciera cargo de la situación y a la Sedena que regresara personal para patrullar y cuidar puntos estratégicos.

Asimismo, el edil informó que no fueron encontradas las cuatro armas largas e igual número de pistolas en el lugar de la ejecución por lo que el estado de fuerza estaba disminuido y replegado. La propuesta del Ayuntamiento fue llevar a cabo las honras fúnebres en un solo lugar.

Al final, tres de los agentes caídos fueron velados en la funeraria Perches de Camargo, y el cuarto del grupo, en el velatorio del seccional La Boquilla, a cargo de la misma agencia.