Estado
Tragedia en Ahumada

Causó la muerte de 10 un viejo tráiler

Unidad accidentada era modelo 2007; conductor dio positivo a drogas

Carlos Sánchez/El Diario

Herika Martínez/ El Diario de Juárez

viernes, 09 septiembre 2022 | 08:00

Ahumada.- El chofer del tráiler que volcó la tarde del miércoles sobre los puestos de burritos y quesadillas en Ahumada conducía en estado de intoxicación, informó personal de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Una persona más falleció ayer y el saldo se elevó a diez muertos y 15 heridos, se dio a conocer.

Se dijo que Saúl A. D. de 44 años, quien conducía el tráiler de la empresa Grupo Transporte S.A. de C.V. –marca Navistar International modelo 2007, con padrón vehicular de Querétaro–, de Ciudad Juárez hacia Chihuahua, dio positivo a metanfetaminas y anfetaminas, además de que manejaba a exceso de velocidad dentro de la comunidad que es conocida por la venta de burritos y quesadillas.

“El chofer venía a muy alta velocidad, dicen los rumores que a más de 100 (kilómetros por hora). Dicen que el trailero venía muy intoxicado; se veía mal, como desorientado”, dijo Abel Vega Alvídrez, de 27 años, el hijo mayor de Abel Vega, una de las diez víctimas mortales del accidente en los puestos de la Unión de Vendedores Benito Juárez.

La hipótesis de la Subsecretaría de Transporte del estado de Chihuahua es que el conductor se quedó dormido, informó su titular, Luis Manuel Aguirre, quien también dio a conocer que viajaba cargado de “motores chatarra, chatarra de fierro; es decir, bastante peso en la caja, y al parecer con la frenada el peso volcó al tracto”.

“Al chofer no lo dejaron irse, quién sabe por qué venía así, no sabemos, puede que desde allá le hayan fallado los frenos, no sabemos. Los rumores dicen que venía intoxicado, se veía muy paniquiado, muy distanciado… desorientado. Puedo pensar que por el mismo golpe, por pensar en toda la gran tragedia que causó, o también porque andaba intoxicado, bajo las drogas”, comentó Vega Alvídrez sobre el hombre que conducía el tractocamión con las placas 889EH1 de Querétaro.

De acuerdo con la información de los Centros de Integración Juvenil (CIJ), las anfetaminas, a las que según la FGE dio positivo el chofer, “actúan como estimulantes al liberar epinefrina y norepinefrina de las glándulas adrenales y el sistema nervioso central… por lo tanto el individuo se encuentra más atento y puede resistir el sueño y sufre menos la sensación general de fatiga”.

La metanfetamina es una droga estimulante que puede ser tomada o aspirada, y hasta por ocho horas puede causar falsa sensación de euforia y energía, paranoia, irritabilidad y aumento de actividad física y mental.

Aunque pobladores de la comunidad conocida como “Villa Ahumada” dijeron ayer que el conductor arribó de Ciudad Juárez a una alta velocidad y tocando el claxon porque al parecer se había quedado sin frenos, personal de la FGE explicó que las marcas que dejó sobre el pavimento al derrapar indican que sí tenía frenos.

Los integrantes de la Unión de Vendedores Benito Juárez, la cual fue conformada hace más de 50 años y cuenta actualmente con 60 trabajadores en dos turnos, se reunieron ayer en el sitio ubicado sobre la carretera principal de ciudad Ahumada, en donde limpiaron el lugar y revisaron los daños que sufrieron sus carritos de ventas.

Los vendedores también colocaron dos moños negros, así como un altar con las fotos de sus compañeros que perdieron la vida, junto a las que pusieron veladoras, vasos de agua y flores.

Informaron que además de Abel Vega, quien era conocido como “Tortugo”, también murieron Carlos Sánchez “Calín”, quien se dedicaba a la venta de burritos, quesadillas y asaderos; Omar Vega, “La Piña”, y Edgar Orozco, a quien conocían como “Gago”, quienes trabajaban limpiando los vidrios de los vehículos que se detenían a consumir alimentos; además de un hombre, quien hace aproximadamente dos semanas había llegado de Veracruz a vender chapulines y charales.

Pedro Tejada, director de Protección Civil del municipio de Ahumada, acudió ayer hasta la Unión de Vendedores Benito Juárez para realizar “el dictamen estructural, las condiciones y lo que va a requerir para hacerse la reparación” del sitio en el que volcó el tráiler y arrastró a varios vehículos.

Dijo que al recibir el reporte del accidente acudió una unidad de Rescate y una ambulancia y al evaluar la escena decidieron pedir apoyo, por lo llegó personal del ejido Benito Juárez, así como Cruz Roja, Rescate y Bomberos y URGE de Ciudad Juárez.

En total fueron nueve ambulancias y cuatro vehículos de rescate de Benito Juárez, Ahumada y Ciudad Juárez los que participaron en el traslado y logística de apoyo en la escena del accidente.

“Cuando llegaron de Ciudad Juárez, como es una hora y media de camino, los heridos ya estaban en el Centro de Salud, los fallecidos ya estaban afuera, entonces únicamente nos apoyaron en cuestiones de logística para el derrame del combustible y la estructura de los carros, el traslado de los heridos”, informó.

‘ALGO ME AVENTÓ Y FUE LO QUE ME SALVÓ’

Manuel Escobedo, de 50 años, era uno de los cerca de 30 vendedores que habían entrado a trabajar a las 4:00 de la tarde, unas dos horas y media antes del accidente que terminó con la vida de diez personas a 125 kilómetros de Ciudad Juárez.

Él estaba vendiendo quesadillas en su carrito llamado “El Choche”, cuando escuchó el ruido y pudo correr, narró ayer, agradecido por poder seguir vivo, junto a su esposa y sus tres hijos.

“Estaba un carro rojo estacionado, y en cuando le pegó el tráiler se vino ladeando. Fue cuando yo corrí, cuando venía metiendo los carros para adentro del paradero. Venía entrando el tráiler… alcancé a correr, porque lo vi cuando iba entrando y corrí, pero caminé tres metros y algo me aventó y fue lo que me salvó, yo creo, no sé”, relató.

Dijo que él fue trasladado en un vehículo particular al Seguro Social pero no había personal que lo atendiera, por lo que lo llevaron al Centro de Salud de Ahumada, en donde le dieron 12 puntadas en la cabeza y le pusieron un collarín.

Ayer, con dolor en la espalda, la cabeza y el cuello, decidió levantarse de su cama para ir a ver cómo había quedado su carrito, el cual encontró destrozado, por lo que agradeció haber podido salvar su vida, ya que él estaba vendiendo en la parte que impactó el tráiler.

“Estuvo terrible, lo que nunca, tengo tantos años trabajando aquí y nunca había pasado eso, nunca… está feo. Lo más triste, los compañeros de trabajo. Éramos como una familia, yo le doy gracias a Dios que le estoy contando lo que le estoy contando. Mire mi carrito cómo quedó”, lamentó con la voz entrecortada quien desde hace 17 años trabaja como vendedor en ese sitio.

Dijo que sus tres compañeros que murieron estaban enfrente de él. Pero “a ellos sí los agarró desprevenidos, yo alcancé a correr. Los tanques del gas se desprendieron, pero comenzaron a cerrarlos rápido, si no esto hubiera sido una desgracia

más grande”, señaló.

Manuel Martínez, quien tiene cerca de 30 años vendiendo quesadillas en el mismo punto, también sobrevivió al accidente, gracias a que pudo darse cuenta y correr a tiempo.

“Yo estaba como a la mitad de donde sucedió la tragedia. Yo nomás oí un golpe de repente y ya vi que venía el tráiler arrastrándose y yo alcancé a correr. Escuché el golpe y salí corriendo. Gracias a Dios que casi no había gente, era un día de mitad de semana, pero había como 30 vendedores”, relató después de poner una veladora a sus compañeros que perdieron la vida.

“Gracias a Dios que me dio otra oportunidad”, dijo al pedir la ayuda de las autoridades para seguir trabajando, debido a que muchos de ellos perdieron sus carritos, puestos e incluso su mercancía.

PIDEN MAYOR SEGURIDAD VIAL

Gardea destacó la necesidad de contar con mayor seguridad vial en las entradas al poblado, como retenes y topes para que los vehículos que van de paso no circulen por sus calles a alta velocidad, con lo que coincidieron sus compañeros.

“Necesitamos un poco más control en las entradas, que refuercen la seguridad en las entradas, para que no entren los vehículos tan fuerte. Hay versiones que dicen que el tráiler venía pitando desde la entrada, que venía muy rápido. Dicen que al golpear el primer vehículo perdió el control, no pudo controlarlo, y al tratar de controlarlo se metió”, externó Javier Estrada Mireles, presidente de la Unión de Vendedores Benito Juárez.

El representante de los vendedores también pidió a las autoridades el apoyo para que puedan volver a trabajar en el sitio del que dependen económicamente 60 familias.

“Apenas nos estábamos recuperando, fueron dos años de pan y agua, estuvo muy triste esa situación de la pandemia, pero gracias a Dios que no hubo pérdidas humanas, y aquí en segundos se perdieron vidas y eso es lo más lamentable para nosotros”, dijo.

“Está consternado todo el pueblo por estos acontecimientos, de aquí se benefician muchas familias, entonces ahorita hay un pesar en todo el pueblo. Ojalá y recibamos apoyo del Gobierno del Estado, apoyo municipal y si es federal qué bueno, porque sí lo requerimos para echar a jalar nuestro negocio, ya que ahorita se nos quedó, no total la pérdida, pero sí con grandes daños. Y requerimos el apoyo inmediato, porque sabemos que el seguro paga, pero es tardado,entoncessínosotrosqueremos una mejor solución, ya si el Gobierno se encarga de cobrar la aseguranza que la cobre. Pero lo que nos interesa es ya empezar a laborar”, explicó Estrada Mireles.