Estado

Celebran aniversario sacerdotal póstumo de padres asesinados en Cerocahui

Cumplirían 50 y 51 años de sacerdocio

Compañía de Jesús en México
Compañía de Jesús en México

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

viernes, 16 septiembre 2022 | 14:35

La iglesia jesuita y la comunidad de Cerocahui, celebraron este viernes 16 de septiembre 50 años de sacerdocio del padre Javier Campos Morales y 51 del padre Joaquín Mora Salazar, quienes fueron asesinados el 20 de junio en la sierra Tarahumara de Chihuahua.

Ambos jesuitas fueron asesinados a balazos frente al altar de la Parroquia San Francisco Javier, por José Noriel Portillo Gil, alias “El Chueco”, integrante del grupo delictivo “Los Salazar”, del Cártel de Sinaloa, quien la mañana del mismo lunes privó de la libertad a dos habitantes de Cerocahui, municipio de Urique, con quienes había tenido un altercado el fin de semana debido a un partido de béisbol.

Hoy, con danzas rarámuri, flores y una celebración religiosa, habitantes de la comunidad del municipio de Urique, religiosas e indígenas celebraron la vida religiosa “del padre Gallo”, como llamaba la comunidad de cariño al padre Javier, y “el padre Morita”, como llamaban al padre Joaquín.

El padre Javier nació el 13 de febrero de 1943 en la Ciudad de México, era el superior de los jesuitas de la Tarahumara y era el párroco de la parroquia de San Francisco, en donde tenía 50 años, por lo que conocía la cosmovisión rarámuri, con quienes disfrutaba sus danzas.

El Padre Joaquín nació el 28 de agosto de 1941 en Monterrey, Nuevo León, tenía 22 años en la sierra, “era un hombre amable, sencillo”, describieron los jesuitas.