Estado

Celebrarán la vida mañana con caravana en Juárez

La Asociación de Padres de Niños con Cáncer y Leucemia ha apoyado a varios menores sin recursos

El Diario

Luis Carlos Cano/El Diario

lunes, 11 enero 2021 | 17:50

Ciudad Juárez.- Andrea y Leonardo son niños que a su corta edad se han enfrentado a situaciones tan difíciles como padecer cáncer; igual le ocurrió a Gael, quien a los 18 años también tuvo que luchar contra este mal. Pero ahora, después de cirugías y tratamientos por varios meses, a los tres los une algo en común: vencieron la enfermedad.

A los niños les dieron inicialmente un diagnóstico equivocado que pudo agravar su salud, y aunque al muchacho no le pasó esa situación, los tres recibieron sus tratamientos y la asistencia de una de las organizaciones altruistas que trabajan por la población infantil y juvenil, la Asociación de Padres de Niños con Cáncer y Leucemia (Apanical).

Fue en esta institución en donde, bajo la coordinación del médico Rubén Ornelas Ramos, Andrea, Leonardo y Gael fueron atendidos contra el cáncer y lograron vencerlo, como lo hicieron otros menores a fines del año pasado. Por eso, el próximo martes 12 lo festejarán con una caravana por las calles cercanas a la Apanical, en la que estarán acompañados por personal de la institución, sus familiares y amigos.

Como les ha ocurrido a muchas personas cuando algún pariente se enferma, los padres de Andrea tuvieron que enfrentarse a las equivocaciones sobre el estado de salud de su hija; empezó con un dolor en el estómago y así estuvo durante dos meses, pues el medico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) le decía a la mamá que la niña estaba estreñida.

Sin embargo, dice la señora Amelia Palacios, un sábado empezó con dolor de cabeza intenso, además del dolor de estómago; se desvaneció y la llevaron a urgencias en el IMSS, en donde el pediatra la auscultó y les dijo que no sabía por qué estaba inconsciente, y mientras le administraban un medicamento, la niña sigue quejándose de dolor, por lo que otro pediatra les dice que eso no era normal.

Luego de eso le hicieron una tomografía, tras de lo cual el neurólogo le dijo que la niña estaba grave, que tenía líquido en la cabeza y eso provocaba el dolor.

Asimismo, le comentó que no sabían si era maligno y que era necesaria una cirugía para sacar el líquido, pero debían hacerla en un hospital privado porque en el Seguro Social no hay válvula, ni cómo operarla.

“La saqué inconsciente del Seguro y con ayuda de toda la familia pagamos la operación en Star Medica, en donde el neurólogo nos dijo que Andrea tenía un tumor canceroso, pero no la podían intervenir porque estaba en una parte difícil y podía quedar ciega o en terapia intensiva; la única solución era la quimioterapia”, expresó la mamá de la niña.

“Cuando supe eso, sentí que mi vida se venía abajo, además de que el tratamiento era muy caro, pero no sabían cuántas quimioterapia necesitaba Andrea; me dijo que solo un oncólogo lo podría saber, por lo que después de que se recuperó de la cirugía le hicieron una biopsia y encontraron que el tumor era cáncer grado cuatro”, dijo la señora.

Luego de eso le recomendaron acudir a la Asociación de Padres de Niños con Cáncer y Leucemia, donde empezaron a atender a la niña, quien después de la primera quimioterapia le dijo a la mamá que durante el tratamiento apareció Frozen, y desde entonces Andrea decía que iba a la Apanical "a ver a Frozen".

“Andrea es un milagro de Dios, porque el tumor desapareció con las radiaciones. Hoy puedo decir que los milagros sí existen y que gracias al doctor Ornelas y al demás personal de la Apanical mi hija está viva conmigo”, dice Amelia, al comentar que el tumor ha desaparecido.

El caso de Leonardo no es muy distinto al de Andrea, pues él siempre fue un niño sano y alegre, dice su mamá, la señora Claudia Correa, quien explica que el 9 de enero del 2020 notaron que en el lado izquierdo del cuello tenía una bola.

La familia buscó la atención médica rápido y lo llevaron con un pediatra en la vecina ciudad El Paso, Texas, pero le dieron un diagnóstico equivocado diciendo que era tuberculosis.