Estado
Gabriela y Maribel

Celos, droga y rivalidades motivaron los feminicidios

Los imputados, varios de ellos hoy testigos protegidos, narraron en su audiencia de ayer los crímenes en detalle

Tomada de Internet / Gabriela Janeth y Maribel

Staff
El Diario de Juárez

lunes, 16 enero 2023 | 14:21

Ciudad Juárez.- Celos, drogas y rivalidades entre grupos delictivos están detrás del feminicidio de las dos mujeres reportadas como desaparecidas y localizadas sin vida en el fraccionamiento Parajes del Sur, trascendió ayer en la audiencia de control de detención y formulación de imputación por feminicidio agravado.

Los acusados fueron Brayan G. M., alias “Nano”, de 21 años; Omar Antonio R. R., alias “Moco”, de 24; Heriberto M. L., “Mostris”, de 21; Brenda Janeth Z. M., de 18, y Vanesa A. D. de 26 años, quienes de ser encontrados culpables podrían enfrentar una penalidad mínima de 60 años hasta 160 años máxima por la gravedad de los hechos, expuso el Ministerio Público (MP) al solicitar la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa contra estas personas.  

Las víctimas son Maribel G. T. y Gabriela Janeth L.P., quien estaba embarazada; ambas mujeres estaban reportadas como desaparecidas por sus familiares y fueron vistas con vida por última vez el 4 de enero del 2023. La causa de muerte fue asfixia por estrangulamiento y ambas presentaban golpes en el rostro, según la necropsia de ley.  

Los cargos se encuentran contemplados en el artículo 126 Bis del Código Penal del Estado, expuso el representante social. 

En audiencia inicial el MP, adscrito a la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género y a la Familia (FEM), informó que dos personas que presenciaron los hechos se acogieron a la figura de testigo protegido y aportaron evidencias en contra de los detenidos. 

En este caso hay otras personas evadidas y que cuentan con orden de aprehensión, se dio a conocer.

Luego de ser declarada legal la detención por medio de órdenes de aprehensión, el MP procedió a dar lectura a los datos de prueba que le fueron proveídos previamente a la defensa de los cinco acusados. 

Según la narrativa de hechos de los acusados, el pasado 4 de enero se reunieron en la vivienda marcada con el número 3470-162 de la calle Villa Gesell, que fue invadida hace aproximadamente seis meses por Brayan G. M., así como Omar Antonio, Heriberto y la novia de uno de ellos que es testigo protegido. A la vivienda llegó Maribel y ésta se retiró al saber que acudiría un hombre con el que estuvo relacionada. 

Posteriormente llegó María Janeth M., de 41 años, actualmente prófuga, su hija Brenda Janeth y el novio de ésta, quien también es testigo protegido, así como una amiga de ella de nombre Vanesa. 

María Janeth reclamó a Brayan su supuesta relación con Maribel, y éste le dijo que sólo eran amigos. Más noche regresó Maribel acompañada por Gabriela Janeth y estuvieron tomando cerveza. 

Los testigos narran que tres de los hombres se introdujeron al baño para fumar ‘cristal’, mientras que Maribel le dijo a Gabriela que quería ir al baño y fueron juntas. Brenda las encontró en el sanitario donde también estaba su novio y empezaron a discutir.

La madre de la mujer se involucró en la pelea y empezaron a golpear a las dos amigas, a las que introdujeron a una de las recámaras. Todos los asistentes se fueron a la recámara y presenciaron el hecho sin intervenir. María Janeth ordenó a su hija grabar la agresión con su teléfono celular para tener las imágenes como evidencia y entregarlas a “alguien más arriba”. Brenda empezó a grabar con su teléfono celular y les exigió información sobre integrantes del grupo Mexicles, al asegurar que ellos eran Artistas Asesinos y “Doblados”. También las cuestionaron sobre las identidades de dos policías, al parecer familiares de una de las víctimas.

En un intento de defensa, Maribel respondió que no sabían con quién se estaban metiendo; sin embargo, la madre de Janeth empezó a golpearla y ordenó a su pareja sentimental que arrancara un cable del calentón y le exigió que las ahorcara, lo que hizo enseguida. 

Las mujeres murieron y sólo quedaron en la habitación María Janeth y Brayan; ambos se quedaron dormidos en la recámara con los cadáveres. La mujer amagó a las demás personas de que no se fueran. 

Poco después de las 6 de la mañana, la mujer despertó y ordenó que inhumaran los cuerpos en el patio de la casa, por lo que dos de los amigos de su novio cavaron la fosa. Su hija se retiró de la casa junto con su novio en la camioneta de la madre.

Los cuerpos los colocaron dentro de dos cobertores y les echaron tierra. Brenda dijo que cuando ella llegó a su casa se quedó dormida con su novio y poco después de las 10 de la mañana llegó su madre y los amenazó para que no dijeran nada. La mujer se bañó y tomó las llaves de su camioneta y se fue.

Buscan a las mujeres

La familia de Gabriela, madre de tres hijos, empezó a buscarla esa misma noche y acudieron a la casa de la amiga donde ella dijo que iba a estar; la mujer dijo que no la había visto. Entre las amigas compartían una aplicación para rastrear sus teléfonos celulares. Otra de ellas dijo que sabía que Maribel y Gabriela andaban juntas, que por la noche se comunicó con Gabriela y ésta le envió un breve video del sitio donde estaban, le recomendó que pusiera a cargar su teléfono y luego se quedó dormida.

Cuando el padre de Gabriela preguntó por ella rastrearon los movimientos del celular que arrojaban la calle Villa Gesell. Acudieron al lugar y un vecino dijo haberlas visto en una casa azul que era un “picadero”, fueron a tocar pero nadie les abrió y luego observaron a hombres que empezaron a tomarles fotos, por lo que se retiraron del lugar.

La familia de Gabriela, quien tenía varias semanas de embarazo, informó que la mujer no trabajaba, ya que era apoyada económicamente por su pareja sentimental, un hombre que identificaron como Roberto, alias “El Chino”, quien supuestamente pertenece al grupo delictivo Los Mexicles y está detenido en el Cereso 3. 

Una de las testigos aseguró que la víctima llevaba mujeres al penal para que visitaran reos.

Durante la audiencia el juez apercibió a los acusados de no dormirse y les pidió que se sentaran bien. 

El MP presentó, además de las declaraciones de los detenidos, los testigos y los familiares y amigos de las víctimas, las necropsias. Ambas mujeres (SIEC 89/2023/37 y 90/2023/37) fallecieron por asfixia por estrangulamiento y presentaron golpes en el rostro; al momento del hallazgo tenían cinco días de haber fallecido, estimándose los primeros minutos del día 5 de enero la hora de su muerte violenta. 

El juez les hizo saber a los acusados su derecho, contenido en los artículos 309 y 313 del Código Nacional de Procedimientos Penales, de resolver su situación legal en un plazo de tres días para dictar auto de vinculación a proceso o no o solicitar la duplicidad del plazo a 144 horas, por lo que los detenidos solicitaron la ampliación, fijando el juez la continuación de la audiencia para el jueves 19 de enero del 2023 a las 11:00 horas.

¿Qué dice la ley?

Artículo 126 BIS.- A quien prive de la vida a una mujer por razones de género estaría cometiendo el delito de Feminicidio, se le impondrá de treinta a sesenta años de prisión y la reparación integral del daño

II. Antes o después a la privación de la vida, a la víctima se le hayan infligido lesiones, mutilaciones o cualquier otro acto que atente contra la dignidad humana

Además se aumentará de uno a veinte años la pena de prisión impuesta, cuando concurra cualquiera de las siguientes circunstancias:

I. Si fuere cometido por dos o más personas

III. Cuando la víctima estuviere embarazada

IV. Exista o haya existido entre el activo y la víctima una relación amistada

VI. La víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida

VIII. El cuerpo de la víctima sea enterrado u ocultado

----------------------------------------------------------------------------------------------------

Nota de la Redacción

Por un error involuntario ayer fue mencionado Cristian Alexis como cómplice de las cinco personas detenidas, cuando se trata de un caso distinto. El acusado fue detenido por un hecho similar.