Estado

Chihuahua, el segundo estado con más ejecutados en un año

En el primer año del mandato de AMLO se reportaron 15 mil 225 homicidios dolosos en el país

Reforma
miércoles, 04 diciembre 2019 | 06:39
Staff/El Diario de Juárez

Ciudad de México— Durante el primer año de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador se registraron 15 mil 225 ejecuciones en el país.
De acuerdo con el Ejecutómetro de Reforma, 12 mil 903 víctimas son hombres, mil 331 son mujeres y 991 no especificados.
La entidad con el mayor número de crímenes ocurridos en este periodo es Guanajuato, con 2 mil 587 casos.
En segundo lugar se ubica Chihuahua, con mil 243 casos, seguido de Michoacán, con mil 241. En Jalisco se contabilizan mil 115, y Veracruz, 893.
Entre los casos más impactantes de este año se encuentra el asesinato de 22 personas durante enfrentamientos armados en Villa Unión, Coahuila, ocurrido el pasado sábado 30 de noviembre.
Otro es el ocurrido el 5 de noviembre, cuando nueve integrantes de la familia LeBarón -tres mujeres y seis menores de edad- murieron tras ser atacados por integrantes de la delincuencia organizada en Bavispe, Sonora.
En octubre, 13 policías estatales fueron emboscados y asesinados en Aguililla, Michoacán, mientras que en Iguala, Guerrero, 14 civiles y un militar murieron en un enfrentamiento y nueve más en otro tiroteo en Zitlala.
En septiembre fueron hallados 10 cadáveres abandonados en una finca de Tlajomulco, Jalisco.
En agosto, una pugna entre bandas del crimen dejó 19 muertos en Uruapan, Michoacán, mientras que nueve más murieron en un enfrentamiento en Tepalcatepec.
También en este mes, un ataque al bar "Caballo Blanco" en Coatzacoalcos, Veracruz, dejó 28 personas muertas.
En junio, 10 cuerpos fueron encontrados en aguas negras de Tlajomulco, Jalisco, y 12 más fueron hallados en Tlaquepaque.
Nueve sicarios y un policía muertos fue el saldo de un enfrentamiento en Múzquiz, Coahuila, en el mes de mayo, mientras que en Uruapan se contabilizaron 10 muertos tras un enfrentamiento.
En ese mismo mes fueron encontrados 30 cuerpos en una finca de El Campanario, en Zapopan, 15 más fueron recuperados de dos fosas clandestinas en el Municipio de Xalisco, Nayarit, y 10 en Manzanillo, Colima.
Durante una fiesta familiar en el mes de abril en Minatitlán, Veracruz, 14 personas fueron ejecutadas, mientras que en Saltillo, Coahuila murieron nueve civiles armados tras una balacera.
Un ataque en un centro nocturno de Salamanca, Guanajuato, dejó 15 muertos, mientras que de un canal de Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco, fueron extraídos los restos de 15 personas.
En un rancho de Miguel Alemán, Tamaulipas, fueron hallados 24 cuerpos durante el mes de enero, mientras que en Chilapa, Guerrero, se registraron 10 muertos tras un enfrentamiento.
En diciembre del año pasado, cuando inició el Gobierno de López Obrador, seis policías de Jalisco murieron acribillados por un comando en La Huerta.
Además, siete hombres fueron abatidos en un presunto enfrentamiento entre grupos criminales en plena autopista Puebla-Orizaba; junto a los cuerpos fueron dejados "narcomensajes" firmados por el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG).