Estado

Chihuahua, en etapa crítica por escasez de agua

La sobreexplotación y déficit en las principales cuencas del estado sigue en aumento: académicos

El Diario

De la Redacción/El Diario

miércoles, 26 agosto 2020 | 17:30

Chihuahua atraviesa una etapa crítica en la escasez de agua, ya que el panorama de sobreexplotación y déficit en las principales cuencas del estado sigue en aumento, sin que las políticas públicas planteadas en esta administración se hayan llevado a cabo a cabalidad, como el Plan Hídrico presentado por el gobierno de Chihuahua, con lo que han prevalecido medidas a corto plazo para resolver la falta de agua para su uso en la agricultura, la minería, la industria y el uso domiciliario. 

Situación que debe revertirse dando prioridad a el reabastecimiento de los mantos y no al llevar agua de un lugar al otro o buscarla a mayor profundidad, consideraron expertos y académicos en el informe “Problemáticas del Agua y Medidas Sustentables en Estados Desérticos de México, caso Chihuahua”. 

D i c h o estudio y consideraciones se llevó a cabo por varios académicos y expertos en el tema, como parte de una colaboración entre El Colegio de Chihuahua, Colech, y el Instituto Tecnológico de Sonora, estado colindante con Chihuahua y donde también se enfrenta esta problemática. 

Según los datos extraídos de la propia información brindada por la Conagua, al 2018, en Chihuahua existen un total de 16 acuíferos sobreexplotados, esto representa que no tienen disponibilidad de agua y por el contrario presentan un déficit de la misma.

Se trata del de Asención, Baja Babícora, Buenaventura, Cuauhtémoc, Casas Grandes, El Sauz-Encinillas, Palomas-Guadalupe, Victoria, Laguna la Vieja, Flores Magón-Villa, Ahumada, Chihuahua-Sacramento, Meoqui-Delicias, Jiménez Camargo, Valle de Juárez y Los Juncos. 

“En el estado de Chihuahua, el acuífero con un mayor défcit corresponde a Los Juncos, con un valor de -470.71 hm3 , lo cual es extremadamente preocupante, en este caso, el acumulativo del défcit estatal es de -1,636.92 hm3 , con 15 acuíferos clasificados como sobreexplotados. 

Para este estado, el volumen concesionado REPDA total es del orden de 5,229.20 hm3 (Conagua, 2018c), de los cuales 3,391.1 hm3 son de acuíferos sobreexplotados, es decir, 64.8% de sus concesiones son en acuíferos que requieren una especial atención, con el fin de que sigan brindando este recurso, sin comprometer su equilibrio hidrológico, que para el estado de Chihuahua cruza de norte a sur por la región central”, explican los académicos Esmeralda Cervantes Rendón y Germán Eduardo Dévora Isiordia. 

Ante este panorama, por su parte la doctora en Ciencias Económicas y profesora investigadora del Colech, Sarahí Sánchez, en su apartado Análisis del Manejo del Agua desde una Perspectiva Económica para los Seis Municipios más Poblados del Estado de Chihuahua, apunta a la necesidad de revertir esta afectación debido a su intrínseca relación con las actividades económicas del estado, cuya mayor densidad poblacional se encuentra concentrada en ciudades ubicadas en zonas áridas. 

Esto es, poca agua, muchas personas y actividades económicas que necesitan el recurso, pero con poca planeación en materia de previsión hídrica. 

“Una medida que se ha tomado para arreglar el problema de la escasez del recurso en el corto plazo ha sido la importación del recurso de otros acuíferos; pero en el mediano y largo plazo provoca escasez tanto en el lugar de recepción como el de origen, debido a que es una medida no sustentable; por ejemplo, para suministrar del recurso a la ciudad de Chihuahua, en el 2014 se importó el recurso del Río Conchos y de la Cuenca Cerrada, del primero se extrajo 102.1 hm3 / año y la recarga fue de tan sólo 56.6 hm3 /año y del segundo se extrajo 90.3 hm3 /año, mientras tenía una recarga de 62.4 hm3 /año, lo que muestra déficit en los dos acuíferos”, apunta Sánchez. 

Ante ello considera que: “Una acción necesaria es la recarga los acuíferos existentes y que disminuya la extracción que existe en el Estado y asegurar la futura oferta del agua en la región; se debe impulsar el uso de tecnología que ayude a recargar los mantos por medio del agua de lluvia, se debe invertir en formular planes sustentables del manejo, operación y uso de este recurso, todo ello debido a que la dotación de éste implica bienestar social y económico”. 

Para ello dentro del documento se ofrecen también alternativas que se centran en la sustentabilidad hídrica y energética, ya que actualmente existen tecnologías que permiten el mayor aprovechamiento del recurso, sobre todo en la agricultura, que en Chihuahua tiene el primer sitio en consumo del líquido.