Estado

Comunidades ódami enfrentan crisis humanitaria desde hace años

Con autoridades de tres niveles realizaron una audiencia pública en Gpe. y Calvo

Archivo/El Diario

De la Redacción

domingo, 20 octubre 2019 | 12:40

Chihuahua.- “Desde hace tres años, las comunidades ódami enfrentan una crisis humanitaria, se ha intentado despojarlos de sus tierras y del territorio en el que realizan actividades agropastoriles, les han robado el ganado, les han cercado sus comunidades y en el caso de Mesa Colorada les han cortado el abasto de agua”, por lo que el día de ayer se realizó una audiencia pública con autoridades de los tres niveles de gobierno en el municipio de Guadalupe y Calvo con el fin de exponer estas problemáticas de las que son víctimas, en casos incluso por particulares, informó la ONG Alianza Sierra Madre. 

El día de ayer se llevó a cabo la audiencia pública en el Rancho Cordón de la Cruz, municipio Guadalupe y Calvo, Chihuahua, con la presencia de pueblos indígenas y autoridades de alto nivel de los gobiernos federal, estatal y municipal, a fin de que se conozcan y se atiendan las graves violaciones a los derechos humanos que desde hace tres años enfrentan las comunidades indígenas ódami. 

Fueron los propios representantes de las comunidades Cordón de la Cruz, Tepozán y Mesa Colorada hicieron la solicitud de la audiencia, como un llamado urgente a las autoridades, a la cual se sumaron habitantes mestizos del rancho El Susepe, así como indígenas rarámuri de la comunidad de Tuáripa. 

Las comunidades indígenas afectadas han habitado estos territorios de manera ancestral, sin embargo, las denuncias apuntan contra dos personas identificadas como Aurelio y Cornelio Alderete Arciniega, mestizos de Baborigame, quienes, destacaron los afectados, se asumen como dueños de las tierras desde que presentaron una solicitud de enajenación de terrenos nacionales a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu). 

“Con este pretexto, los mestizos ejercen violencia hacia las comunidades indígenas, hechos que han sido denunciados en la Fiscalía del Estado de Chihuahua, sin embargo, esta búsqueda de justicia ha implicado diversas represalias, como amenazas, robos y lesiones. Los daños a su integridad física y a su patrimonio, han impedido a las comunidades acceder a sus bienes naturales y realizar diversas actividades productivas, lo cual ha afectado su salud, economía y bienestar”, destacó la ONG. Las comunidades indígenas que han sido víctimas de los señores Alderete Arciniega, denunciaron las graves violaciones a sus derechos humanos. Cornelio Alderete estuvo presente en la audiencia y en todo momento trató de justificar sus acciones, sin embargo el representante de la Sedatu dejó en claro que legalmente no es dueño de las tierras en donde viven las comunidades, que solamente está en trámite la solicitud de terrenos nacionales y que el dictamen correspondiente lo emitirá la Sedatu en máximo 3 meses. El funcionario federal señaló que este dictamen se hará alineado conforme a los derechos de los pueblos indígenas, es decir, aún y cuando hubiese alguna fracción de terrenos nacionales, les corresponde titularse a las comunidades indígenas que los tienen en posesión. La Alianza Sierra Madre pidió que las problemáticas presentadas y denuncias se resuelvan conforme a los derechos de los pueblos indígenas contenidos en la legislación nacional y convenios y tratados internacionales, como reconocer el derecho de propiedad y posesión de las tierras que tradicionalmente ocupan. Siendo así señalaron que el artículo 14 del Convenio 169 establece que: “Los gobiernos deberán tomar las medidas que sean necesarias para determinar las tierras que los pueblos interesados ocupan tradicionalmente y garantizar la protección efectiva de sus derechos de propiedad y posesión”.