Estado

Contaminó Guardia Nacional escena del crimen

Elementos se llevaron dos casquillos que presuntamente detonaron en contra de los civiles

De la Redacción/ El Diario

martes, 29 septiembre 2020 | 08:32

Chihuahua– La Fiscalía General del Estado (FGE) precisó que hubo contaminación en la escena del crimen de Jessica Estrella Silva Zamarripa y Jaime Torres Esquivel, ocurrido el pasado 8 de septiembre en ciudad Delicias; debido a que los elementos de la Guardia Nacional (GN) que tripulaban las unidades  GN -332343 y GN-332340 se llevaron dos casquillos de los fusiles de alto poder que presuntamente detonaron en contra de los civiles.

Los peritos y ministerios públicos adscritos a la FGE, sin embargo, lograron localizar y asegurar como evidencia en el lugar del ataque un casquillo calibre .308, el cual presuntamente los agresores no pudieron llevarse porque no lo encontraron.

La autoridad investigadora estatal reportó ayer a El Diario que la camioneta que tripulaban las víctimas recibió tres impactos de bala.

En el caso de Jessica, quien perdió la vida en el lugar, y su esposo, que logró sobrevivir, recibieron un impacto por la espada cada uno, respectivamente.

Según las primeras diligencias que obran dentro del expediente, los trece efectivos involucrados habrían ordenado retirarse de la escena del crimen a los policías municipales de Ciudad Delicias que acudieron atender inicialmente el suceso.

Ésta y una serie de contradicciones con la versión oficial recabó el agente del Ministerio Público en la investigación que se sigue por homicidio y lesiones dolosas del ataque.

El Diario logró obtener información de manera extraoficial donde se contrapone a la versión oficial de que se trató de un “desgraciado accidente”.

Fue el pasado 8 de septiembre alrededor de las 22:30 horas, cuando se reportó a los números de emergencia de la Policía preventiva de Ciudad Delicias, el incidente.

En el mismo se alertó de la agresión a balazos de la pareja de agricultores en la avenida Tecnológico por la zona del campo de aviación; hubo varios testigos, puesto que iban a bordo de varios vehículos, luego de que habían rescatado horas antes la presa “La Boquilla” de la Guardia Nacional.

En el momento que la Policía preventiva recibió el aviso y la primera patrulla se trasladó hasta el lugar, los agentes policiacos localizaron a los dos agricultores originarios del seccional de Lázaro Cárdenas, heridos por arma de fuego dentro de la camioneta que tripulaban.

Los disparos por la espalda acabaron con la vida de Jessica y dejaron malherido a su pareja, Jaime Torres.

Fue así como los policías preventivos al cuestionar inicialmente a los efectivos de la GN sobre lo que había sucedido, únicamente recibieron como respuesta que “Se nos cerró” (sic), en relación con el vehículo de las víctimas, quienes al parecer ejercían presión para liberar a los tres productores de La Cruz, que habían sido detenidos por los elementos federales cinco horas antes, alrededor de las 17:30 horas en la zona de Las Pilas, tras el conflicto por la recuperación de la presa “La Boquilla”.

Hasta ese momento, según las diligencias, los trece efectivos nunca dijeron a los municipales que les habían disparado, ni que habían escuchado detonaciones de armas de fuego.

Lo más delicado, fue que los elementos de la Guardia Nacional habrían dado la orden a la patrulla de retirarse del lugar pese al grave estado de las víctimas.

Los agentes preventivos hicieron caso de la instrucción y se movieron del sitio, pero al avisar lo sucedido a la DSPM por radio, los superiores de inmediato les dieron la contraorden de regresar al lugar y así lo hicieron.

Los trece efectivos acto seguido abordaron las dos unidades que tripulaban y se retiraron del lugar, sin dejar un solo elemento para continuar con el procedimiento. Se resguardaron en las instalaciones militares de Delicias.