Estado

'Cuando pensaron que habían terminado con su vida la arrojaron entre la basura'

Colectivos y feministas hicieron un escrito a la gobernadora y los fiscales para exigir justicia por la violación que sufrió una mujer en Samalayuca

Staff
El Diario de Juárez

sábado, 14 mayo 2022 | 14:14

Ciudad Juárez- La mañana de este sábado, colectivos y feministas independientes dirigieron un escrito a la gobernadora del estado y a los fiscales para exigir justicia por la violación tumultuaria que sufrió una mujer en el poblado de Samalayuca, a quien dejaron por muerta, de la cual señala como responsables a tres empleados de la Termoeléctrica de la Comisión Federal de Electricidad y a otro más que actuó como cómplice.

“…Cynthia es madre y jefa de familia, habitante del desierto, mujer de arena. El viernes 22 de abril, con engaños, asistió a lo que ella pensó que era una fiesta del pueblo, pero esta no fue como son las fiestas de pueblo, en esta fiesta, el festín era Cynthia. Fue violada de forma tumultuaria por trabajadores de la CFE de Samalayuca en las instalaciones del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM). Uno la llevó a las oficinas del sindicato y tres ya la esperaban. La violación fue premeditada, las acciones bárbaras que ejecutaron sobre el cuerpo de Cynthia estaban planeadas…Cuando pensaron que habían terminado con su vida, sacaron su cuerpo del SUTERM y la arrojaron entre la basura de una casa destruida, donde permaneció inconsciente hasta el sábado por la noche, hasta que estuvo en condiciones de pedir auxilio”, narra el escrito.

La carta está dirigida a la gobernadora María Eugenia Campos Galván, a Roberto Javier Fierro Duarte, fiscal General del Estado de Chihuahua, a  Jesús Manuel Carrasco Chacón, fiscal de Distrito Zona Norte y a  Diana Esther Morales Rincón de la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres  y Familias Víctimas del delito por Razones  de Género Zona Norte.

“Los gritos de Cynthia rompieron la noche para que quienes escucharan sus alaridos llegaran a rescatarla de entre los desperdicios. Entre lágrimas e impotencia le despejaran un poco el dolor de la infamia. 21 Días han pasado y su cuerpo no puede sanar, su alma está destrozada, sus hijos están solos, una comunidad está dividida y los violadores están libres”, continúa la narración.

Menciona que Cynthia puede identificar con exactitud a los tres trabajadores de la  CFE de Samalayuca que la violaron, y al cómplice, que con engaños la condujo hacia la violación.

“Mientras Cynthia luchaba por sobrevivir el SUTERM gestionó permisos, periodos vacacionales y permutas para los violadores para que salieran tranquilamente del poblado y evadir la justicia. El SUTERM es el operador de la violación brutal y tumultuaria de Cynthia y es el protector de los violadores”, señala.

Las firmantes, mencionaron que exigen justicia para Cynthia, la encarcelación inmediata de los violadores y de su cómplice, castigo de las personas que revictimizan a Cynthia y el  enjuiciamiento de todos los que resulten responsables.

También exigen  un proceso justo con perspectiva de género y la reparación de los daños, con la participación de peritos calificados que puedan cuantificar correctamente los daños físicos, psicológicos, emocionales, económicos de ella y su familia. 

“Nos sumamos también a la demanda por una pensión vitalicia para Cynthia, aunque entendemos que nada de lo que se le otorgue logrará reparar el daño que le causó una violación tumultuaria”, menciona.

La carta es firmada por los grupos Apostasía Cd. Juárez, Fuerza Feminista Fronteriza, Maternaje Feminista, Mujeres en Rebelión, Mujeres que Luchan y las firmas individuales de Leticia Ruiz Arroyo, Hatzuhuich Zihuatonalli, Verónica Gamboa C. Marz Hernández Flores, Jessica Marín, Etzane Peña Corina Gallegos Z., María Castro y Gema Ochoa.