Estado

Cuauhtémoc: cada vez más menonitas evitan la quema de esquilmos

Reintegrar los restos sin arado garantiza una mayor permanencia de la riqueza de la superficie

De la Redacción/El Diario
sábado, 09 noviembre 2019 | 15:35
El Diario

Cuauhtémoc.- Cada año se reporta una menor cantidad de dióxido de carbono derivado de la quema de esquilmo, gracias a una corriente que se ha planteado al interior de la comunidad menonita: los beneficios de la reintegración al suelo.

Cornelio Reimer, productor de maíz opositor a la práctica de la quema de la planta del maíz luego de que se extrae la mazorca (esquilmo), habló al respecto y ha demostrado que, además del cuidado del medio ambiente, con esta antigua práctica se abona a que la riqueza de la tierra se preserve por mayor tiempo y a la larga demande menos fertilizantes para garantizar la producción de maíz.

Al dejar que el esquilmo se reintegre de manera natural y sin el uso del arado se garantiza que las bacterias que se encuentran encima de la superficie cultivable y aquellas que se encuentran en la tierra se mantengan en su hábitat y no mueran, a la vez que la descomposición del esquilmo favorece a una mayor vida biológica que beneficie al próximo ciclo de cultivo.

Esta práctica no es aceptada por todos los menonitas, ya que la facilidad de quemar el esquilmo para posteriormente con el arado dejar “limpio” el terreno es una práctica arraigada entre algunos sectores de la comunidad.

El año pasado solo dos días de la temporada invernal presentaron un exceso de partículas por millón, y para el presente año se habla de 5 mil hectáreas que pasaron del maíz a la manzana, cuestión que estiman reduzca los niveles de contaminación en la región.

La conciencia sobre utilizar métodos que garanticen la fertilidad del suelo será una tarea que poco a poco vaya animando a más productores de maíz a adoptar esta técnica de integración del esquilmo al suelo.