Estado

Cuauhtémoc: contemplan campamento de la Guardia Nacional cerca de aeropuerto

Empresarios menonitas buscan la adquisición de otros terrenos para permitir la llegada de aviones tipo Hércules

De la Redacción/El Diario
sábado, 06 julio 2019 | 15:15
El Diario

Cuauhtémoc.- Empresarios de la comunidad menonita que integran el proyecto de la aeropista Manitoba analizan la viabilidad económica de comprar terrenos del campo ubicado en la parte posterior del aeropuerto para permitir la llegada de aviones tipo Hércules y obtener con esto la anuencia de poder recibir vuelos comerciales.

El municipio de Cuauhtémoc presenta el llamado “turismo de negocios”, que atrae una derrama econòmica importante para el sector hotelero y de servicios local, derivado de la compra y venta de maquinaria que se da en el interior del país, la petición de subprocesos en la industria metalmecánica, así como la proveeduría de insumos para la industria metalmecánica y agroindustrial local.

Lo anterior tuvo, con la instalación de la aeropista Manitoba, ubicada en el kilómetro 28 del llamado Corredor Comercial Manitoba, una nueva oportunidad para la atracción de vuelos particulares y de los llamados taxis aéreos, que permiten una mayor atracción de inversionistas.

Sin embargo, derivado de la última visita de empresarios menonitas a Aeronáutica Civil federal, se estimó que para la atracción de vuelos comerciale, es necesaria una dimensión mayor de la pista, que inicialmente contemplaba, un agregado en forma de “Y” para aviones más grandes; sin embargo, se analiza el adquirir terrenos junto a la aeropista para evitar esta desviación y permitir una ampliación de la misma.

Asimismo se planteó la posibilidad de entregar terrenos a la nueva Guardia Nacional para instalarse en Cuauhtémoc, permitiendo por un lado la llegada de insumos vía aérea para esta nueva figura policial en el país, y brindar a la vez una tranquilidad a quienes lleguen a este aeropuerto.

En la gestión que el Gobierno municipal realiza en torno al proyecto se recibió la propuesta de un nuevo aeropuerto, sin embargo la existencia de estudios de vientos y de ubicación que ya existe en la aeropista Manitoba podrán obviarse y con esto recibir recursos de manera más rápida para el proyecto.

Esta definición estará determinada, por un lado, en lo que el Gobierno federal defina en cuanto al apoyo del proyecto la factibilidad para instalar la Guardia Nacional en este lugar, y por los empresarios menonitas que definan con inversión propia el crecimiento de este proyecto de infraestructura que busca además potenciar el turismo de placer para la zona serrana del estado y la comercial y de negocios para la economía local.