Estado

Cuenta su experiencia tras contagiarse de COVID

Manuel Alejandro llevó el virus a su casa y todos salieron positivos

Jorge Luis Salayandia Paez

viernes, 16 abril 2021 | 21:44

Hidalgo del Parral.- Ante las deficiencias de los servicios médicos de gobierno, optamos por atendernos con nuestros propios medios.  

En octubre de año pasado se presentó un repunte de casos positivos y a pesar de las insistencias que realizan en el radio, televisión y periódico, la gente es omisa para cuidarse.  

Manuel Alejandro, de 38 años de edad, sin ninguna enfermedad considerada de riesgo para los positivos al COVID señala que repentinamente empezó a presentar síntomas como falta de olfato y de sabor y al realizarse la prueba del hisopo, resultó positivo.  

Ahí enfrentó la primera dificultad debido a la incertidumbre para definir cual prueba para detectar el virus es la idónea pero además, el referente económico por el costo que representa.  

Manuel Alejandro es propietario de una carnicería en el centro de la ciudad y sin tener una referencia exacta de donde fue contagiado, señala que eso, finalmente ya es lo de menos.  

Aseguró que acudió al IMSS y en ese momento, había protocolos más relajados que los actuales.  

La encargada de ventanilla me preguntó que síntomas estaba presentando y al decírselo me indicó que aún no son suficientes para considéralo positivo y que la recomendación era que se aislara en su casa y esperara unos días más para regresar al hospital.  

Decidió realizarse una prueba en un laboratorio particular y el resultado al paso de varias horas fue positivo.  

A los días, la esposa, dos hijos y su padre también.  

Manuel Alejandro recibió indicaciones de control sanitario para evitar propagar el virus ponderando el aislamiento y el constante uso de cubrebocas.  

Los síntomas fueron más amplios al paso de los días ya que llegó el insomnio, adormecimientos en los brazos, dolores musculares, irritabilidad, fiebre, náuseas, diarrea y excesivo cansancio.  

Lo más grave fue cuando bajó la oxigenación y a pesar de ya haber adquirido un aparato digital para el monitoreo, las lecturas máximas llegaban a 80.  

Requirió el uso de oxigeno medicinal y ahí encontró otra grave dificultad. Conseguir un tanque y abastecerlo.  

El tanque fue prestado por un familiar y el surtirlo tiene un costo de 1500 pesos cada 7 días.  

La familia contagiada enfrentó sintomatología asimilada, aunque en menor magnitud.  

La familia aprendió el manejo del oxígeno y hasta a inyectarse por la necesidad de realizarlo frecuentemente.  

El tratamiento duró para la familia casi 15 días ya que en la siguiente prueba ya resultaron negativos, sin embargo, Manuel Alejandro requirió casi un mes para salir delante de la crisis.  

Finalmente, luego de que todos los contagiados salieron negativos llegó la etapa de los malestares post-covid.  

Insomnio, confusión, dolores musculares y cansancio fueron la constante durante al menos un mes y medio más.  

Manuel Alejandro señala que luego de esta crisis tan severa en lo económico, laboral y familiar fue recomendado para que se tomara una radiografía y así, definir las lesiones que pudo haber dejado el virus en su cuerpo.  

Las placas indicaron que en el 20% de sus pulmones había manchas blancas y que esas eran las secuelas del COVI 19 en el organismo, existiendo incertidumbres en la ciencia médica sobre la forma en la que se irán sanando.  

Hoy, a más de cuatro meses de lo ocurrido, decidió contar su historia para que otros contagiados tomen en cuenta que es muy importante acatar las medidas de sanidad y prevenir estas crisis tan complejas de superar.