Estado

Deberá CEDH intervenir en queja vs Corral sobre casa

Hija de la afectada tuvo que ir a la Ciudad de México para ser atendida en caso de compraventa de vivienda

El Diario de Juárez / Yolanda Agüero Miranda

El Diario de Juárez

jueves, 29 abril 2021 | 06:45

Ciudad Juárez— Fue necesario viajar a la Ciudad de México y acudir ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para que este organismo pida a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) que finalmente atienda su caso, dijo Yolanda Agüero Miranda, hija de Esperanza Miranda, la mujer de 95 años de edad quien en 2017 vendió su casa al gobernador del estado, Javier Corral Jurado.

Lo anterior ante la negativa de la CEDH de atender la queja que realizó en 2018 en la que solicita una audiencia con el mandatario para mostrar que su madre no estaba en condiciones mentales de realizar la venta de su propiedad.

En el oficio que mostró, con numeral CJJJA151/2018, con fecha del 22 de junio de 2018 Yolanda hizo la petición de que este organismo interviniera en la solicitud que realizó el 12 de diciembre de 2017.

Sin embargo, dijo que el 20 de diciembre de 2018, una persona que se identificó como Carlos Rivera, visitador general de la CEDH, acudió al actual domicilio de su madre y en una hoja membretada con los logotipos, le pidió que firmara un escrito –realizado con pluma– en el que ella acepta que ese organismo ya no dará seguimiento a su caso. 

La canalizan a Chihuahua

En entrevista telefónica desde la capital, dijo que fue recibida en la CNDH y que nuevamente la canalizaron a la ciudad de Chihuahua como requisito para que el organismo pueda intervenir.

Dijo que en el oficio que le entregaron, se le indica que tendrá que dirigirse al Órgano de Control Interno de la CEDH.

Yolanda Miranda ha insistido en que su madre, quien estaba a punto de cumplir los 90 años de edad cuando vendió su casa al gobernador, no tenía la capacidad mental para hacer la transacción debido a su edad, a que presentaba depresión debido a la muerte de uno de sus hijos y no lo consultó con su familia.

Además de que el mandatario se aprovechó de la adicción que ella tiene al juego de casino, lo cual fue comprobado a través de una psicóloga.

La propiedad ubicada en las calles Costa Rica e Ignacio de la Peña, con una valor de un millón 800 mil pesos, fue vendida en un millón 200 mil en tres pagos.

redaccion@redaccion.diario.com.mx