Estado

Dedica paramédico homenaje a compañero caído por Covid

Le será entregado hoy homenaje como Ciudadano Distinguido

Guadalupe Lagunas Márquez/El Diario

miércoles, 11 noviembre 2020 | 15:41

Nuevo Casas Grandes.- Francisco Javier García Urquiza, un joven altruista que siempre se ha enfocado en ayudar a los demás, su mayor sueño desde pequeño es servir a la sociedad en este caso, como paramédico. Desde su infancia le emocionaba ver las ambulancias. 

Fue en el 2005 cuando ingresó a la escuela de técnicos de emergencias médicas por un año consecutivo, acudiendo los fines de semana y al finalizar el curso, ingresó al área de ambulancias, y a partir de este momento inicia su labor como paramédico.

Uno de los primeros logros fue dos años después de ser paramédico, siendo uno de los jefes de transportes, en el cual su función es el cuidado y ordenamiento de su equipo de trabajo, mientras en el 2009 logra ser coordinador de socorros hasta el 2011.

Señala García Urquiza que ha dejado hasta el momento gran satisfacción el poder servir en esta noble función.

Una de las etapas que más causó polémica fue en el 2011 en el que se desató la “narco guerra”, donde él expresa que era difícil coordinar la labor de los paramédicos, ya que ponía en riesgo su vida y la de sus compañeros, “era el miedo acudir a un lugar y no saber con quién nos íbamos a topar, si íbamos a poder ayudar a un herido o no” expresa García Urquiza.

A mediados del 2011 obtiene su plaza de maestro en Ciudad Juárez pero a pesar de no estar al frente del personal de la Cruz Roja, seguía apoyando los fines de semana en esta gran labor, así como entre semana con apoyo vía telefónica.

Fue en el 2015 cuando se reintegra al equipo paramédicos y para el 2016 vuelve el nombramiento de jefe se socorros y actualmente sigue siendo el coordinador de esta área.

Su motivo para seguir en esta profesión dijo que es el apoyo incondicional de la familia, ya que cuando más siente rendirse, ellos son la fuerza para continuar y dejar en un futuro algo bueno para su hija.

Actualmente se encuentra un grupo reducido de paramédicos, ya que son 38 el total de servidores, pero activos solamente son 11, siendo uno menos con la pérdida de su compañero y amigo Carlos García de la O, quien falleció el pasado 23 de octubre a consecuencia del Covid-19.

El mayor miedo que ha enfrentado durante toda su trayectoria como paramédico es la pandemia que estamos atravesando, ya que es un enemigo que no se ve, es un virus del que se sabe hasta que ya es tarde. “Estamos contra algo invisible que no sabemos donde esta”, expresó García Urquiza.

Uno de los sentimientos más sensibles que se le han presentado durante su carrera, es dejar a su familia en fechas especiales tales como navidad, año nuevo, aniversarios, fechas en la que la familia se reúne para convivir y pasar un rato agradable, en el cual él no puede presenciar ese sentimiento debido a que su vocación lo llama, y primero debe de cumplir con sus responsabilidades y después las celebraciones. 

Francisco García, sin duda alguna es una se las personas dignas de recibir reconocimientos tal como es el de Ciudadano Distinguido, ya que sin importar si será o no recompensado por sus acciones, su labor altruista lo empuja a servir a quien más lo necesita, y aún cuando no esté en sus horas de trabajo, el amor al prójimo hace que siempre esté para los demás.

“Me siento muy orgulloso ser parte de esta propuesta, gane o no para mí no es importante, lo importante es que alguien esta valorando tu trabajo”, expresó Francisco García.

Y es que fue a raíz de ser nombrado como Ciudadano Distinguido pudo observar el gran logro y trabajo que ha hecho durante estos años. 

Dijo que ha recibido felicitaciones de parte de amigos y seres queridos al enterarse de la noticia, lo que provoca satisfacción al darse cuenta que no está solo en esta trayectoria.

El homenaje que se le rendirá el día de hoy, a las 10:00 de la mañana en el Centro de Convenciones,  lo dedica principalmente al héroe que perdió la vida: Carlos García de la O, gran amigo, compañero y persona, a la familia, por los valores que fueron inculcados desde su infancia y a sus compañeros de trabajo, que manifiesta “son su segunda familia” y por ultimo a la sociedad, a quienes agradece permitir dejar entrar a sus vidas a través de la salud.