Estado

Denuncian niveles alarmantes de frustración y depresión en jóvenes de Cuauhtémoc

Están sobreexpuestos a la frustración por cuestiones materiales que no en todos los casos pueden tener

El Diario

De la Redacción/El Diario

jueves, 28 noviembre 2019 | 16:21

Cuauhtémoc.- Durante la finalización del curso de prevención de suicidio que Coifac lleva a cabo, diferentes directores de secundarias de la ciudad alertaron por varios índices de depresión y frustración que manifiestan jóvenes, con una incapacidad en varios casos para poder atenderlos de manera personal.

El Centro de Orientación e Intervención Familiar (Coifac) presentó este jueves la conclusión del programa “Qué onda con tus emociones, qué tal tus sentimientos”, mismo que busca reducir los niveles de ansiedad entre los jóvenes y establecer mejores fuentes de comunicación y atención entre padres e hijos.

En este programa se llevaron a cabo actividades en primarias, secundarias y preparatorias con la intención de que a través de actividades diversas se puedan reducir los niveles de ansiedad, a la vez que se generen esquemas de comunicación para que los menores no vean el suicidio como una forma de solucionar sus problemas.

Directores de secundarias en Cuauhtémoc alertaron por este problema que consideran grave a consecuencia de la desatención que los nuevos padres de familia tienen con sus hijos por motivos laborales, además de la frustración que se genera por la sobreexposición que en internet se plasma en estilos de vida que muchas familias no pueden ofrecer a sus hijos.

A través de programas como este los directores destacaron que se empieza a observar un manejo cada vez más maduro de las emociones en sus estudiantes, los cuales progresivamente empiezan a mostrar menores niveles de ansiedad y depresión, ya que reciben herramientas para poderlos externar.

Uno de los directores de una secundaria en Cuauhtémoc mencionó que esta consecuencia social de desatención de los padres, y del desarrollo de una vida consumista, mantiene a los maestros frustrados por la poca atención que pueden ofrecer, derivado de la falta de sicólogos que puedan atender los casos que se presentan en las escuelas.

Otros directores externaron la carga emocional y sicológica que sufren los maestros por los problemas de los estudiantes, que tampoco está siendo atendida mediante un esquema formal, afectando con esto también la salud mental de los maestros.

Por lo anterior, además de brindar el servicio de atención sicológica, este tipo de talleres que se llevan a cabo en un periodo del ciclo escolar permite a los padres de familia conocer mejor a sus hijos y establecer mejores canales de comunicación para evitar el suicidio, y se han contemplado como una alternativa para poner fin a los problemas existenciales de los jóvenes.