Estado

Desborda turismo centros vacacionales

Se reactiva economía de la sierra con visitantes nacionales y extranjeros

Francisco López/El Diario
Francisco López/El Diario
Francisco López/El Diario
Francisco López/El Diario
Francisco López/El Diario

César Lozano/ El Diario

sábado, 03 abril 2021 | 11:02

Creel, Bocoyna.- Los centros vacacionales del estado fueron prácticamente desbordados ante la cantidad de turistas locales, nacionales y extranjeros que visitaron lugares turísticos aprovechando las vacaciones de Semana Santa.

Luego de un año perdido en materia económica y turística a nivel estatal, en los principales destinos de la entidad, principalmente de la sierra, comenzó la recuperación económica con la presencia de miles de turistas.

Ayer se pudieron observar cientos de visitantes que arribaron a lugares como Creel, El Divisadero, el teléferico y el lago de Arareco, entre otros. Jorge Barud, presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles del Estado de Chihuahua, comentó que hasta marzo a nivel general en la capital chihuahuense y otras regiones, la ocupación hotelera es de 33 por ciento, tendencia que esperan vaya en incremento conforme avance la vacunación contra el Covid entre la población.

Barud, al igual que Laura Barragán, gerente general del Parque de Turismo Barrancas del Cobre, comentó que el turismo local comenzó a levantar la economía del sector turístico en Creel, donde a partir de este viernes se ha notado el arribo de turistas nacionales y extranjeros.

“Básicamente iniciamos nuestras actividades con la visita a gran escala de residentes chihuahuenses, eso fue algo excepcional porque entre los mismos chihuahuenses nos echamos la mano para levantarnos y reactivar todo esto.

“La siguiente ola que viene son visitantes del resto del país, y desde hace un par de semana observamos la llegada de visitantes asiáticos y europeos, pero siguen siendo los menos”, dijo.

Barragán comentó que desde el año pasado, la administración del parque entró en una etapa de descapitalización, pero la pronta respuesta de los visitantes chihuahuenses de regiones como Juárez, la capital, Cuauhtémoc y Delicias, pudieron cubrir de manera permanente los costos de nómina y del riguroso mantenimiento del parque, el cual debe de sostener sus altos estándares de seguridad.

La gerente comentó que a la fecha han recibido a un 60 por ciento de los visitantes en comparación del total que llegaría en un año normal durante el primer trimestre, es decir, en 2021 van 30 mil, pero en 2019 ya habían registrado 50 mil visitas a principios de abril.

Durante un recorrido por la zona, se documentó la presencia de visitantes nacionales de Ciudad de México, Jalisco, Sonora, Baja California y Nuevo León, además de extranjeros provenientes de Francia, Brasil, Alemania y Estados Unidos.

“Poquito, pero es una bendición”

Manuel Osuna, comerciante de artesanías y geodas en El Divisadero, un tanto decepcionado comentó que el pasado jueves, sólo dos camiones de turistas llegaron y pudo vender alrededor de mil pesos, siendo que en cualquier jueves santo de un año normal, hubieran llegado hasta 25 mil pesos.

Como Manuel, diversos comerciantes de artesanías y prestadores de servicios turísticos refirieron que la recuperación económica resulta lenta, pero se consideran afortunados en tener ingresos, luego de que el año pasado se suspendió por la pandemia.

“Andamos, yo creo al menos del 50 por ciento, pero eso es bueno – corrige- bueno… económicamente no, pero por la situación del Covid está muy bien, porque gracias a Dios que tenemos abiertos los lugares”, comentó Pedro Palma, operador turístico de la ciudad de Chihuahua quien comenzó a trasladar personas a la región serrana.

“Está muy sobado, no como otros años, están muy bajas las ventas. En otros años ya para estas fechas no cabía la gente, había una filota para el teleférico y en la autopista no cabían los carros”, dijo Armando, vendedor de artesanía y secundó su otro comerciante que le acompañaba, de nombre Abel.

Juana, rarámuri de El Divisadero, dijo que se siente agradecida de por fin volver a trabajar, porque el año pasado no levantaron frijol en su parcela y sólo estaban viviendo de apoyos, pero ahora ya puede ofertar sus productos artesanales a los visitantes.

En los hoteles, establecimientos y parques turísticos, el protocolo de salubridad se sigue de manera estricta, según se pudo constatar, y los visitantes han comprendido la nueva normalidad del turismo, de la industria sin chimenea en medio de la pandemia y la necesidad de normalizar el cuidado de quienes dependen de un ingreso y de quienes buscan regresar sanos a casa.