Estado
Sistema de salud en el estado

Desde la omisión hasta lo inhumano

Sufren pacientes y familias por negligencias en Pensiones, Hospital General y Central

El Diario de Chihuahua / Derechohabientes de Pensiones esperan afuera por información sobre familiares

De la Redacción/ El Diario de Chihuahua

lunes, 11 enero 2021 | 10:20

Chihuahua— Detrás de la crisis de salud, la saturación de hospitales, falta de insumos y el agotamiento físico y mental del personal médico también se encuentran casos de familias que lloran la pérdida de sus seres queridos considerando omisiones, negligencias y tratos inhumanos, negación de servicios y deficienticas en un servicio integral que va desde Pensiones Civiles, actualmente atravesando una quiebra, hasta hospitales públicos como el General. 

El caso de la familia Navarro es uno de ellos, pues según informó ha decidido levantar la voz “no porque su pariente pueda regresar”, sino para que esto no siga pasando. En su caso el jefe de familia fue trasladado de Pensiones al Hospital Central, sin que a ellos se les brindara algún tipo de actualización de su estado de salud, lo cual ocurrió hasta que se les entregó el cuerpo. 

Mientras que otro de los casos que llegaron hasta la Redacción de El Diario, fue también el de una trabajadora de la Fiscalía General, que pidió conservar su anonimato, pero denuncia le fue negada la atención a su hija pequeña por no llevar sus recibos de pago, así como trámites burocráticos como una carta de Ichisal. 

Pasaron días sin información

“Estamos muy inconformes sobre la atención que se nos brindó, en el nombre de mi padre Juan Armando Navarro Escobedo, sus hijas y su esposa, además de todas las personas que están pasando por lo mismo, debido a que mi padre fue hospitalizado el día 19 de Diciembre de 2020 en Pensiones Civiles del Estado y sin ningún tipo de autorización lo trasladaron al Hospital Central, siendo él un jubilado perteneciente a la sección 42 (magisterio) con 33 años de servicio, mi padre fue trasladado con sólo una tomografía que le realizaron, además de que los doctores del hospital central desconocían totalmente el diagnóstico de mi padre, ellos sólo comentaron el estado crítico de mi papá”, narraron familiares. 

“Por otro lado Pensiones Civiles del Estado asumió que él tenía la enfermedad Sars-Cov2 sin realizar ninguna prueba. El primer día que mi padre ingresó al hospital nosotras hicimos hincapié al personal del hospital que si necesitaban algún medicamento se nos hiciera saber, ya que sabemos de antemano que el Hospital Central carece de insumos, cabe destacar que uno de los médicos que trataba a mi padre preguntó cuál era el motivo de del traslado al Hospital Central (ya que sólo se encontraba crítico sin la afirmación de tener Covid), también nos dijo que las trabajadoras sociales nos darían información por vía telefónica. Pasaron dos días y no recibíamos información”, añadieron. 

‘Fui ignorada y mi madre humillada’

“Nuestra angustia era mucha ya que no nos llamaban constantemente, un día nos hablaban y cuatro no, entonces recurrimos humildemente a las trabajadoras sociales ya que ellas son el servidor público y son las encargadas de dar información sobre los pacientes de manera diaria, a una trabajadora social le pedimos con lágrimas en los ojos que nos brindará información sobre mi padre, y fui ignorada y mi madre humillada, se alteraron y nos trataron prepotentemente enviando al personal de vigilancia a retirarnos del lugar, además la veces que recurrimos a ellas sólo se la pasaban comiendo, viendo TV y platicando. Es evidente que el personal en está institución no está capacitado para atender este tipo de situaciones, ya que carecen de empatía y humildad, maltratando psicológicamente a la gente y no queremos que esto le pase a los demás, no queremos que nadie más sufra lo que nosotros sufrimos, mi padre lamentablemente se fue al cielo”, puntualizaron.

Por su parte en otro caso, una trabajadora de la Fiscalía General denunció ante El Diario que recientemente llevó a su hija al Hospital General, donde le negaron el servicio, según dijo, debido a que no llevó consigo su último recibo de nómina y una carta expedida por Ichisal, por lo que le dijeron que no tenía derecho a que le brindaran el servicio médico. 

Luego de que les dijera que sin importar si le hacían válida su derechohabiencia, ella pagaría, ingresó a las 2:00 de la madrugada, sin embargo después de horas no se le proporcionó información sobre su estado de salud.