Estado

Deterioro, abandono y daños en la vía corta Parral-Chihuahua

La carretera presenta tramos en deplorables condiciones y los usuarios vuelven a catalogarla como de alta peligrosidad

El Diario

Jorge Luis Salayandia Paez/El Diario

sábado, 24 abril 2021 | 15:09

Parral.- A pesar de que se generaliza al decir que la base de rodamiento está totalmente deteriorada, en la realidad, son áreas muy específicas las que presentan daños.

Antonio Cano, de oficio transportista del ramo abarrotero señaló que la carretera Vía Corta a Chihuahua tiene al menos seis años en los que no se le realiza un recarpeteo formal.

“En el sexenio de Duarte se veía a las compañías constructoras trabajando en la sustitución del asfalto y además, ampliando el ancho de la carretera”.

Los tramos donde se presentan mayores daños son de Parral a Zaragoza y en las cercanías a Satevó ya que también hay áreas donde la carretera se encuentra en buenas condiciones como el caso de Satevó a Chihuahua ya que su reparación y ampliación tiene relativamente poco tiempo de haberse realizado.

Alberto Encinas, conductor de un camión distribuidor de mercancías para una cadena de tiendas de conveniencia radicada en la capital del estado señala que su ruta es la de Parral y la utiliza, dos veces a la semana.

Coincide en que hay tramos muy dañados y argumenta que el tráfico pesado por los camiones de carga y pasajeros son los que han acelerado el deterioro del asfalto ya que la vía corta es utilizada debido a que no hay que pagar casetas.

Hay camioneros que requieren utilizar forzosamente la ruta Jiménez-Camargo-Delicias cuando van a Chihuahua, pero hay una cantidad muy alta que optan por la vía corta ya que resulta más económica en dinero y en tiempo.

Así mismo, los transportistas señalan que hace años no se realiza un recarpeteo formal en la carretera a Chihuahua y lo único que se observa es la presencia de brigadas cubriendo baches.

Para los usuarios de la carretera en vehículos particulares, la condición se torna peligrosa debido a que los automóviles vibran durante varios kilómetros y deja una apreciación similar a cuando la unidad se encuentra ponchada.

Anselmo Ramírez, trabajador de un desponchado ubicado en “Calaveras” precisa que es muy común escuchar entre los conductores que le solicitan sus servicios que el automóvil empieza a vibrar de manera similar a cuando se poncha una llanta delantera.

Esto es, porque la base de asfalto ya se encuentra demasiado deteriorada y no hay una superficie uniforme para que transiten los automóviles.

                                            

Finalmente, usuarios de la carretera vía corta coinciden en su deterioro, falta de mantenimiento y atención preventiva pero además, sin posibilidades reales de que en, al menos un corto plazo, pudiera dársele solución a los daños que se encuentran en los tramos mayormente afectados.