Estado

Disminuyen un 40 por ciento problemas estomacales por lavado de manos

También se redujo un 21 por ciento las enfermedades respiratorias

Cortesía

Alejandro Vargas
El Diario de Juárez

sábado, 03 septiembre 2022 | 16:17

Ciudad Juárez.- El lavado de manos con agua y jabón, e higiene mediante la fricción de gel con base alcohol al 70 por ciento, ha permitido disminuir la atención de cuadros diarreicos hasta en un 40 por ciento, en tanto que las enfermedades respiratorias tienen un decremento del 21 por ciento, informó la coordinadora de Programas de Enfermería del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Martha Raquel Pulido Gómez.

Destacó que al evitar ambos padecimientos con una adecuada técnica de higiene de manos, es posible disminuir hasta en 57 por ciento el ausentismo laboral y en las escuelas. En este Día Mundial de la Higiene, que se conmemora cada 3 de septiembre, explicó que es fundamental promover las dos técnicas reconocidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por su eficiencia en reducir tales afecciones.

Pulido Gómez externó que una que es el lavado con agua y jabón, que debe tener duración de 40 a 60 segundos, y la fricción con una solución base alcohol al 70 por ciento por un periodo de 30 a 40 segundos. Indicó que el Seguro Social cuenta con una plataforma donde se registra mes con mes el cumplimiento de las técnica de higiene de manos también entre su personal, garantizándose con ello atenciones de calidad.

Manifestó que hay lecciones aprendidas con la llegada de la Covid-19 al interior y exterior del Instituto: “la pandemia no vino a enseñarnos a ser enfermeros o enfermeras, pero sí a resaltar lo que nosotros hemos hecho toda la vida y que la higiene de manos ha estado con nosotros desde hace muchos años, aunque ahora resalta que con una adecuada técnica podemos evitar un contagio o un brote”, puntualizó.

Aseveró que la importancia de tener una higiene adecuada radica en que todos los días se tiene contacto con millones de gérmenes y virus que se encuentran en el medio ambiente. Ante esto, destacó que los buenos hábitos ayudan a cuidar y a valorar el cuerpo, y en el caso de la preparación de alimentos a prevenir enfermedades como hepatitis, cólera, diarreas, neumonías e infecciones en la piel, entre otras.