Estado

"Distribuidores de droga han cambiado sus métodos de entrega ante la contingencia"

El especialista en investigación criminal José Carlos Hernández dice que los malhechores no tienen barreras para actuar

El Diario

De la Redacción

sábado, 23 mayo 2020 | 17:41

El maestro José Carlos Hernández, especialista en investigación criminal, señaló que los distribuidores de enervantes han modificado rápidamente sus métodos de entrega y venta de droga ante la pandemia por el Covid-19, mientras las autoridades de los distintos niveles de gobierno tardan hasta un año para ponerse de acuerdo en cómo combatirlos. 

En entrevista con esta casa editora, el también experto en delincuencia organizada dijo que las personas que se dedican al “oscuro mundo” del crimen organizado son personas que viven con un alto nivel de miedo, lo que coloquialmente se le llama “neurosis obsesiva”, misma que transforman en compulsiva en la comisión de actos de crueldad. 

“Son miedos tan terribles que ellos tienen, que obviamente el impacto cunde y permea en las formas de delinquir, cambiando su modo de entrega de droga, modificando rituales que ellos tienen, formas en que ellos colocan la droga, todo con el fin de ganar dinero”, mencionó. 

El también académico dijo que estas personas se adaptan a todos los fenómenos sociales y cambios, siempre trabajan de una forma más organizada e inteligente para poder evadir a la autoridad. 

“Sus formas de operar cambian constantemente, de tres a cuatro meses cuando mucho, a diferencia de los cambios en las estrategias de las fuerzas del orden, que tardan hasta un año para organizarse y para ver cómo combatir los actos de la delincuencia organizada”, expresó. 

José Carlos Hernández explicó que los criminales no tienen restricciones, viven a salto de mata, no tienen muros ni barreras para actuar. Lo anterior, pues no temen incluso perder la vida, todo por la ambición del poder y el dinero fácil. 

Señaló que ante el cierre de las fronteras, principalmente el mercado norteamericano, hay un mayor volumen de narcóticos en las calles de nuestro país, incluido Chihuahua, mismo que busca ser colocado y vendido a toda costa. 

A este respecto, no se observa una estrategia del Gobierno federal, estatal o municipal para frenar estas actividades que atentan contra la salud de la población.