Estado

Divide Corral a empresarios

Busca IP que se aplique estrategia contra pandemia sin detener la economía

Silvestre Juárez/El Diario

Manuel Quezada/El Diario

viernes, 13 noviembre 2020 | 09:43

Chihuahua.- El gobernador Javier Corral dividió ayer a los empresarios de Chihuahua al optar por atender en Palacio de Gobierno sólo a siete hombres de empresa, mientras que casi al mismo tiempo la Secretaría de Innovación y Desarrollo Económico (SIDE) se ‘reunía’ virtualmente con los 18 miembros del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) que buscaban otra estrategia de atención a la contingencia. Integrantes del CCE dijeron no saber el contenido de la reunión de Corral en Palacio de Gobierno con Miguel Guerrero, expresidente de Desec-chihuahua; Luis Antonio Corral, director general de La Norteñita; Samuel Kalisch Valdez, expresidente de Fechac; Álvaro Bustillos, presidente de Desec-juárez, así como Enrique Terrazas Torres, Carlos Murguía y el presidente de la Canaco-chihuahua, Edibray Gómez Gallegos, pero recalcaron que no se puede afirmar que hubo acuerdos con la iniciativa privada porque ellos no tienen representación sectorial.

Empresarios de la frontera manifestaron que el CCE de Ciudad Juárez no fue convocado a ningún encuentro con autoridades estatales. Confirmaron que el único que sí asistió a la reunión presencial con el gobernador fue Bustillos, quien no reveló detalles de la junta.

Por separado –a través de la plataforma Zoom– y presididos por Francisco Santini, los presidentes de las 18 cámaras y asociaciones aglutinadas en el Consejo Coordinador Empresarial pidieron a la titular de la SIDE, Alejandra de la Vega Arizpe, flexibilizar las restricciones de movilización para que las empresas puedan trabajar a partir del próximo lunes.

La funcionaria sólo pidió dejar correr los 15 días del decreto de restricciones y que le presentaran una propuesta concreta de cómo reactivar la economía.

Se le propuso a De la Vega, a través de Zoom, cambios en el plan de contención de la movilización social, de contagios y decesos por el Covid-19, con una estrategia bien articulada porque, dijeron, “ya están quebrando muchas empresas y no es deseable llegar en rojo en diciembre próximo”.

El Consejo Coordinador Empresarial pidió por lo pronto que se ampliaran los horarios en que las empresas pueden laborar, ya que con los actuales a mucha gente no le alcanza el tiempo ni para hacer su mandado.

También solicitaron al gobierno presentar un escenario presente y el plan que tiene a futuro para reactivar la economía, mientras que ofrecieron su colaboración para diseñarlo.

Además se pidió tener oportunidad para que se deje trabajar a algunas empresas que adquirieron cierto ‘stock’ para la jornada de El Buen Fin. Dijeron que bajo la condición del semáforo epidemiológico actual no han podido vender nada.

Incluso se plantearon fomentar una estrategia similar a este programa nacional, pensado exclusivamente para el estado de Chihuahua.

El CCE acordó entregar sus propuestas concretas para una reactivación económica este fin de semana y manifestó esperar que el próximo lunes, el gobernador Corral anuncie una serie de ajustes a su plan de contención de la movilización social y atención al problema de la salud que genera la pandemia.

A su vez, en un pronunciamiento conjunto de la Coparmex Cuauhtémoc, Coparmex Delicias, así como Canaco y Canacintra Delicias, advirtieron que ya no queda margen para seguir castigando la actividad económica.

“Se requiere estabilizar las ventas, el flujo de efectivo y todo lo que conlleva la continuidad de las empresas operando, ya que de no ser así la crisis será más grande”, expresaron.

Manifestaron que algunas de las medidas adoptadas no han causado el efecto deseado, aunque reconocen que se han determinado en la buena voluntad y en responsabilidad.

Sin embargo, consideraron que no se han explorado nuevas alternativas de operación en el horizonte próximo de no contar con la vacuna contra el SARS-COV-2.

Enfatizaron que no será posible continuar con los cierres sin afectar la existencia de las empresas, plazas laborales y actividad que conduzca a una reactivación favorable.

“Creemos que las restricciones de operación no son más una medida de recuperación, sino una lenta agonía de nuestra actividad que se encuentra en terapia intensiva”, apuntaron.

Expresaron también que las disposiciones se han aplicado rigurosamente hacia el sector formal de la economía, y lamentablemente no en todos los casos hacia la economía informal.

Señalaron que el sector informal no adopta medidas de prevención en la mayoría de sus casos, y constituye fuentes de empleo sin condiciones de seguridad social.

Los empresarios de Cuauhtémoc y Delicias se comprometieron a reforzar los protocolos y ser más rigurosos en lo que compete a la prevención en las empresas, a explorar nuevas formas de operación horarios y jornadas laborales, y esquemas de trabajo remoto en donde sea factible.

Finalmente, apuntaron que la incidencia mayor de contagios en la región no ha sido originada en la actividad económica, y es por ello que invitan a las autoridades a reunirse para explorar las alternativas más factibles de operación continua de las empresas, en un ejercicio responsable de apertura, respeto y receptividad que nos lleve a una visión conjunta concertada y responsable.