Estado

Donan cubrebocas afuera de nosocomios

Dos empresarios locales salen a las calles para regalar el 10% de su producción de aditamentos médicos; vistan el Hospital General y el De la Mujer

Verónica Domínguez/
El Diario

miércoles, 08 abril 2020 | 21:50

Al ver que en las calles había decenas de trabajadores sin protección en el rostro, dos microempresarios que fabrican cubrebocas de tela decidieron donar el 10 por ciento de su producción como una forma de solidarizarse con los que menos tienen en plena crisis de la pandemia.

Saúl Ponce e Imelda González salieron ayer, como desde hace tres semanas, a repartir tapabocas; en esta ocasión eligieron regalar más de un centenar en el exterior del Hospital General (HG) y el Hospital de la Mujer.

“En la crisis debemos ser solidarios con las personas, casi todas las crisis se resuelven con solidaridad y trabajando mucho por los demás y sin miedo”, dijo Ponce.

A la fecha se han entregado alrededor de 300 aditamentos a parqueros, empacadores de centros comerciales, vendedores, así como a personas de la tercera edad que se encuentran desprotegidos, dijo el entrevistado

Los microempresarios cambiaron el giro de su negocio debido a la crisis que enfrentan algunos establecimientos, dijo Ponce.

Anteriormente daban servicio de planchado y tenían planeado hacer vestimenta para médicos, sin embargo, optaron por elaborar este tipo de aditamentos.

Terminan entrega en 30 minutos

“Ahorita mucha gente está desempleada no creo que tengan para comprar un kilo de frijoles, menos para comprar un cubrebocas”, dijo el entrevistado

Fue en alrededor de 30 minutos en la que la donación se terminó, pues algunas personas que se encontraban afuera de los hospitales solicitaban una pieza, aunque llevaran una puesta en el rostro.

Otros se acercaron para pedir para sus familiares en casa, o para compartirlos con los empleados de las unidades médicas.

Lidia Ortega, quien vive en la colonia Campesina se encontraba en el exterior del Hospital de la Mujer, y no portaba protección.

“Es muy bueno que nos regalen, yo la verdad no compro, no hay dinero, apenas sale para comer, los que yo use me los han regalado”, refirió Ortega.

En el taller trabajan manera diaria para elaborar los cubrebocas, pero debió a la situación hay días en que aumentan la elaboración para las donaciones.

“Estamos donando un 10 o más para las personas, nosotros cargamos en el carro con varios y cuando vemos en los cruceros o en cualquier calle gente desprotegida les regalamos uno”, añadió Ponce.

El establecimiento se ubica en la avenida Adolfo de la Huerta y Vicente Guerreo, a espaldas del centro comercial Río Grande. (Verónica Domínguez / El Diario)