Estado

‘El amor a Dios se le notaba’

En honras fúnebres, fieles recuerdan enseñanzas del padre Hesiquio Trevizo

Omar Morales / El Diario de Juárez / Ayer durante el velorio en la Parroquia Jesús Maestro

Sol Gallegos / El Diario de Juárez

martes, 03 mayo 2022 | 05:00

Ciudad Juárez.— La Parroquia Jesús Maestro, donde el padre Hesiquio Trevizo llevó a cabo su cargo como sacerdote durante más de 30 años, fue el lugar donde los fieles acudieron a dar el último adiós al presbítero, quien falleció la mañana del pasado domingo a los 76 años de edad a consecuencia de un infarto fulminante.

Con gran tristeza, pero sobre todo con anécdotas de recuerdos y las enseñanzas que el sacerdote les dejó, fue como se realizó la velación, que comenzó a las 9:00 de la mañana de ayer con un homenaje de cuerpo presente.

Luego, los servicios funerarios continuaron a las 7:00 de la tarde con una misa en honor de Trevizo Bencomo en la misma parroquia que fue su hogar por más de tres décadas.

Alejandra Tarín, quien por más de siete años ha formado parte de la comunidad católica de dicha parroquia, dijo que fue muy sorpresiva la noticia del fallecimiento del padre, a quien recuerda con gran cariño y respeto.

“Cuando empecé a venir aquí a la parroquia me gustó mucho cómo oficiaba la misa, entonces claro que vine a acompañarlo un ratito para despedirlo. El amor a Dios se le notaba y me atrapó, me gustó mucho eso y el servicio que tenía para para con nosotros, su comunidad. Ayer que asistí a la misa, me enteré de su fallecimiento, nos dio la noticia el padre Felipe y fue muy sorpresivo”, mencionó la católica.

Trevizo Bencomo nació en Matachí, Chihuahua, el 18 de diciembre de 1945. Desde muy joven tuvo el interés por pertenecer a la vida religiosa y formó parte de la comunidad Los Misioneros de la Natividad de María, pero con el tiempo se incardinó a la Diócesis de Ciudad Juárez para formarse como sacerdote diocesano, y el 29 de junio de 1975 se ordenó como presbítero en la Basílica de San Pedro del Vaticano en una misa auspiciada por el papa Pablo VI.

Durante su labor como sacerdote fue el pilar de la Diócesis de Ciudad Juárez como vocero; además, fue el primer sacerdote en oficiar la santa misa a través de la televisión, y durante más de dos décadas compartió su opinión de temas religiosos y sociales en El Diario de Juárez. 

Hoy a las 11:00 de la mañana se celebrará una misa de cuerpo presente en la parroquia El Señor de la Misericordia, donde se espera gran asistencia de fieles que darán el último adiós al padre Hesiquio Trevizo Bencomo.

Último adiós

Hoy en la parroquia El Señor de la Misericordia, a las 11:00 de la mañana, se celebrará una misa de cuerpo presente

Así opinan algunos de sus muchos amigos

"El padre Hesiquio Trevizo se convirtió en un referente en Ciudad Juárez, su don de gente y el dominio de la escena pública se combinaron con su imagen de absoluta sobriedad. Sus amigos cercanos le describen como un ameno conversador, así como un consejero dispuesto al sacrificio con tal de mantener la paz, un hombre fiel a sus pensamientos y leal a sus actos. Miles de personas que leemos la página editorial de El Diario le conocemos por sus frutos, don Hesiquio representa las letras eruditas, el manejo experto de la alegoría, el simbolismo como acto humano y la conducta social que contrasta con el bagaje histórico de profundas lecturas de filosofía y teología; estos dones del intelecto son un vacío que queda con la partida del querido padre Hesiquio Trevizo”

Carlos Murillo

"Juárez ha perdido a un gran hijo. El padre Hesiquio Trevizo era un hombre no sólo dedicado como pocos a su labor sacerdotal, culto y buen amigo, sino que fue un enamorado de esta ciudad. Siempre fue generoso con quien buscó su consejo. Por su prestigio, muchos actores políticos recurrieron a él en busca de guía, y sin importar partidos ni ideologías, don Hesiquio siempre estuvo dispuesto a apoyarlos, pensando en el bien común y sin buscar para sí protagonismos ni canonjías. 

La última vez que lo vi despedía a su amigo, don Filiberto Terrazas, en una homilía centrada en la mitológica barca de Caronte, si bien su mensaje era de una profundidad religiosa impecable. Hoy, siguiendo sus palabras, estoy seguro de que Caronte irá feliz, escuchando la generosa plática de un pasajero que ha tenido una vida plena en el desarrollo de su vocación, de sus valores y creencias”

Guillermo Dowell

"Estamos consternados, pues se nos apaga la luz de su espíritu, su mente y su misticismo, que en tantas ocasiones nos ayudaron a tomar rumbo en las procelosas aguas de la vida, en las que se ha envuelto para sumergirse finalmente en la eternidad. Nos damos el pésame”

Eduardo Romero

"El Padre Hesiquio fue un gran amigo, sin duda fue maestro y sobre todo pescador”

Ernesto Morán

"Hoy no es un día para recordar que el padre Hesiquio se fue, sino un día para recordar los buenos momentos que pasamos en su compañía, su experiencia y su legado habrán de trascender más allá. Los buenos amigos no se despiden, aguardan el nuevo encuentro. Hasta el próximo miércoles, querido padre”

Héctor Arcelúz