Estado

‘El Covid es el menor de sus problemas’

En dos semanas, 20 familias centroamericanas han sido expulsadas de EU enfermas

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez / Empleado realiza una prueba para detectar el coronavirus a una mujer

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

sábado, 04 septiembre 2021 | 08:31

Ciudad Juárez— Al menos 20 familias centroamericanas han sido expulsadas durante las últimas dos semanas de Estados Unidos a Ciudad Juárez bajo el llamado Título 42, siendo positivas a Covid-19, informó el doctor Joaquín Cervantes, subdirector médico de Clínica Médica Internacional (CMI). 

De acuerdo con el especialista en Salud Pública, los migrantes que han dado positivo a la prueba de antígenos que se les aplica al ingresar a México han presentado síntomas como fiebre, tos, dolor de cabeza y escurrimiento nasal, pero después de haber salido desde sus países con la ilusión de lograr el asilo en Estados Unidos y de ver sus sueños frustrados, “el Covid es el menor de sus problemas”. 

Se trata de familias provenientes principalmente de Guatemala y Honduras, quienes fueron llevadas por los traficantes de personas hasta la frontera entre Reynosa, Tamaulipas y McAllen, Texas, pero después de permanecer días detenidas son trasladas en los llamados “vuelos paralelos” de Brownsville a El Paso, para finalmente expulsarlas a México a través de esta frontera. 

Todos los días, de lunes a viernes, son expulsadas entre 100 y 130 personas, a través del puente internacional Stanton-Lerdo, en donde desde el 6 de agosto son atendidas en las oficinas de Grupo Beta, por autoridades y organizaciones binacionales e internacionales, además de otras instancias como Clínica Médica Internacional, la cual desde el viernes 20 de agosto dona todos los días 40 pruebas de Covid para los migrantes. 

El objetivo de apoyar es cortar la cadena de contagios en Ciudad Juárez, explicó el subdirector médico de la clínica particular, cuyo personal acude todos los días para aplicar y procesar las pruebas de hisopo en las mismas instalaciones federales. 

El 21 de marzo de 2020 el entonces presidente Donald Trump determinó de conformidad con el Título 42 de la Sección 265 del Código de los Estados Unidos, que debido a la existencia de Covid-19, existe un grave peligro de que se introduzca más coronavirus en los Estados Unidos, por lo que estableció “que la prohibición de la introducción total o parcial de personas o bienes de México y Canadá se requiere en interés de la salud pública”.

Bajo esa orden, desde entonces la Oficina de Aduana y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) prohíbe la entrada de los solicitantes de asilo, pese a que desde el pasado 20 de enero de 2021 comenzó su administración como presidente de Estados Unidos el demócrata Joe Biden. 

La medida, basada en una política sanitaria, ha propiciado el envío diario a México de decenas de niños con enfermedades respiratorias, debido a las bajas temperaturas que viven en las estaciones migratorias, además del contagio de Covid-19 a familias que son enviadas a Ciudad Juárez siendo portadoras del virus. 

De un grupo de más de 100 personas que fueron expulsadas ayer, la mitad de ellas niños menores de seis años, ayer tres familias dieron positivo a las pruebas realizadas por CMI, entre quienes se encontraban dos mamás con un hijo cada una y un papá con un hijo. 

El jueves todas las pruebas que se aplicaron dieron negativo, pero el miércoles fueron siete las familias con casos positivos que tuvieron que ser aisladas, y el miércoles 1 de septiembre también hubo casos positivos, informó. 

Quienes han dado positivo han sido el papá o mamá, pero al venir en familia tienen que ser aislados todos los integrantes. El problema es que no hay espacio en los albergues, lamentó el doctor Cervantes, quien aseguró que el apoyo en las pruebas donadas para los migrantes expulsados de Estados Unidos bajo el Título 42 será por tiempo indefinido. 

Debido a la saturación del hotel filtro para personas migrantes, desde el 20 de agosto se han tenido que aislar a migrantes positivos en espacios de la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, fuera de la Red de Albergues para Migrantes de Ciudad Juárez. 

“El hotel filtro está saturado y no hay espacios en los albergues para positivos, por lo que muy seguido tienen que esperar hasta las 8:00 ó 9:00 de la noche ser trasladados a un aislamiento”, informó uno de los activistas que colaboran en la recepción de los migrantes en junto al puente internacional. 

El viernes 20 de agosto, 11 personas positivas iban a ser trasladas a un hotel privado, con personal médico, para que se mantuvieran aisladas mientras se liberaban los espacios en el hotel filtro, pero finalmente se encontró un lugar para ellos, informó. 

El pasado miércoles 1 de septiembre, seis migrantes con Covid tuvieron que acostarse en el patio del edificio federal hasta las 12:00 de la noche, cuando las autoridades estatales y las organizaciones pudieron encontrar un espacio de aislamiento para ellos, lamentó otro activista. 

Mientras tanto, al menos un centenar de personas siguen siendo expulsadas diariamente a Ciudad Juárez, la mayoría de las veces tras creer que iban a un albergue dentro de Estados Unidos, por lo que al leer en el puente internacional “México”, muchas de ellas comienzan a llorar y algunos de los niños vomitan debido al hambre y la deshidratación. 

En un informe sobre las personas expulsadas de Estados Unidos a Ciudad Juárez bajo el Título 42, presentado hace dos semanas al Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana (Ficosec), la Organización Internacional para las Migraciones de Naciones Unidas (OIM) destaca que aunque se conoce que los gobiernos de México y Estados Unidos han sostenido reuniones al respecto de dicha política, se desconocen los acuerdos a los que han llegado.